GRUPO A

Brasil goleó a Perú 5-0, recuperó la confianza y se reconcilió con su público

El dueño de casa pasó por arriba al conjunto incaico, al que dejó al borde de la eliminación. Casemiro, Firmino y Everton liquidaron el partido en 31 minutos. Dani Alves y William, con dos golazos, cerraron el marcador y desataron la fiesta en San Pablo.

Casemiro grita su gol a Perú. Foto: Reuters
Firmino define, sin mirar, para el 2-0 a Perú. Foto: Reuters
Everton inicia el festejo luego de anotar el 3-0 a Perú. Foto: Reuters
El remate de Dani Alves para el 4-0. Foto: Reuters

Primer tiempo.

Cargando una mochila muy pesada luego del empate 0-0 ante Venezuela que sumió a sus hinchas en el descreimiento, Brasil afrontó el partido ante Perú con más obligación de dejar contento a su público que de ganar.

Estaba en juego el primer lugar, pero eso era lo de menos. Había que hacer buena letra con la gente, que en San Pablo llenó el Arena Cotinhtians como no había ocurrido en los dos compromisos anteriores. Y el equipo de Tite respondió.

A los 12' un doble cabezazo en el área terminó con el resultado que es ley en el fútbol cuando ello ocurre: gol. Casemiro puso el 1-0 y Brasil, que presentó a Everton como titular, siguió de largo.

Ante un Perú desorientado y desbordado, Brasil llegó al segundo ya a los 18' encontró el 2-0. Sí, lo encontró, porque el arquero peruano Gallese quiso despejar, Firmino bloqueó el disparo y aprovechó para marcar luego que el balón diera en el palo y le cayera en los pies.

Claramente Perú quedó muy golpeado luego de absorber dos tantos en menos de 20 minutos y, para peor, de la manera en que se los anotaron. Brasil, en cambio, era puro inspiración y por eso no extrañó que cayera el 3-0. Fue a los 31', lo anotó Everton y de una jugada ya patentada por él: avance por la izquierda, enganche hacia el medio a las puertas del área y derechazo potente. Ante Bolivia en el debut había puesto el balón contra el segundo palo; en esta ocasión lo hizo en el primero.

Segundo tiempo.

Ricardo Gareca mandó un cambio para encarar el segundo tiempo, pero nada cambió en Perú. Siguió sin poder generar peligro sobre el arco de Allison y sufriendo cada embate brasileño. El cuarto gol rondó hasta que cayó. Jugada a puro toque por el flanco derecho, con Dani Alves como protatonista desde el inicio y definición cruzada y potente del capitán para convertir y hacer delirar al Arena do Corinthians.

Luego de eso definitivamente Perú tiró la toalla. Gareca hizo cambios preservando a sus figuras para los eventuales cuartos de final, posiblemente ante Uruguay si los celestes vencen a Chile. Sacó a Paolo Guerrero primero (se fue con cara de pocos amigos) y a Christian Cueva luego.

Brasil, a su vez, sacó el pie del acelerador, Tite refrescó al equipo, puso a Allan (en señal de que es el candidato a reemplazar a Casemiro en cuartos, ya que recibió la segunda amarilla y quedó suspendido) y manejó el trámite sin pasar sobresaltos. Aun así, logró un tanto más con otro golazo de Willian y pudo haber conseguido otro, pero Pedro Gallese le atajó un penal de Gabriel Jesús.

Goleó Brasil, dio un festival de fútbol, se reconcilió con su público y recuperó la confianza. Perú es todo lo contrario. Quedó al borde de la eliminación (con un saldo de -3) y dejó una muy mala imagen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)