COPA AMÉRICA

El sustituto de Messi: fue Pastore

Uruguay controló al 10 pero a las sombras apareció el “Mago” y manejó los hilos; en el final la celeste se animó y complicó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Messi

ENVIADO

Lionel Messi tiene ese imán: cada vez que juega, las miradas se posan sobre él. Hinchas, cámaras, prensa... todos lo siguen. Se transforma en la referencia para propios y extraños, y la gran prueba para todos sus rivales. Ayer Óscar Washington Tabárez y sus alumnos celestes lograron algo que parece imposible, controlar al 10 albiceleste.

La celeste salió al terreno con un 4-1-4-1. Entre la línea defensiva y una línea de cuatro mediocampistas se plantó Egidio Arévalo Ríos. La celeste resignó juego ofensivo pero pudo contrarrestar el ataque rival.

En la primera jugada relevante que participó Messi, se vio cómo iba a ser la tónica del encuentro. Angel Di María se la pasó en el vértice del área y Álvaro González, de gran partido, anticipó y cortó. El equipo no lo dejó respirar, cada vez que recibió la pelota, uno o dos jugadores le cortaban las opciones. Esta situación se vio reflejada en las estadísticas del encuentro, de la empresa Opta: Di María fue el jugador que más veces perdió el balón, con 24. Segundo Messi, con 23.

A pesar de la marcación férrea, Messi recibió solo tres faltas en todo el encuentro. También varió su posición en el terreno. Comenzó jugando en el centro del campo y luego se volcó a la banda derecha, donde suele jugar. El marcaje no fue perfecto, es muy difícil que Messi juegue y no genere chances. Ante los problemas defensivos apareció Muslera salvando el arco.

Uruguay tuvo chances, esporádicas, pero que pasaron cerca. Es que el juego de Uruguay fue de respuesta. Evitar que lo ataquen y salir de contraataque.

Mientras todos miraban a Messi, a las sombras apareció Javier Pastore. Desde los espacios entre la defensa y la línea de mediocampistas tomó los hilos y manejó el ataque argentino. Fue el que más ocasiones de gol creó para los albicelestes: cinco.

En el segundo tiempo, en el mejor momento de Uruguay, Pastore realizó un movimiento y demostró por qué le dicen "Mago". El gol argentino nació en un movimiento suyo. Recibió de Messi, de espaldas al arco. Los jugadores celestes esperaban la devolución a "Lio", pero Pastore giró rápidamente y se sacó de arriba a Pereira, Rodríguez salió a cubrir y la pelota fue para Zabaleta que levantó un centro. Godín salió a suplir al lateral y Giménez no realizó bien la cobertura. Agüero se anticipó y marcó el 1-0.

Abajo en el marcador, Tabárez envió a la cancha a Carlos Sánchez y Abel Hernández. Rolan pasó al sector izquierdo y el "Pato" por derecha, con Cavani y la "Joya" en ataque.

Uruguay generó chances y tuvo varias oportunidades para el empate. La pelota no entró y Argentina se quedó con los tres puntos, en una noche en la que el "Mago" no fue el de siempre, sino Javier Pastore.

Messi siempre se las arregla.

Aunque Messi sea bien marcado, siempre se las ingenia para generar alguna chance. Lo pueden marcar dos, tres, pegarle, pero en algún momento, aparece. A los 17 tomó el balón y encaró en diagonal. "Palito" lo bajó, cerca del área.

A los 24, en una jugada similar, puso una pelota al segundo palo, que Agüero cabeceó pero atajó Muslera. En el segundo tiempo remató un par de veces a las manos del golero. En otra ocasión tomó cerca del área y en una baldosa se sacó a "Palito". Cruzó pero la defensa desactivó la bomba dentro del área chica.

Para fortuna uruguaya las veces que Messi demostró su clase, la suerte no estuvo de su lado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º