BELO HORIZONTE

El sueño de la selfie con Cavani que se hizo realidad

El niño Héctor, fan del delantero de la selección uruguaya, lo siguió todo un día y consiguió cumplir su sueño.

Edinson Cavani junto al niño Héctor, quien consiguió la selfie tan ansiada. Foto: Gerardo Pérez.
MIRA EL VIDEO 

"Edinson Cavani es el mejor delantero que yo vi. Veo su trabajo en PSG y es mi ídolo. Miro sus videos y juego con él en el FIFA”, dice Héctor en un español que si uno no presta demasiada atención puede parecer nativo. Pero no lo es. Nacido en Sete Lagoas, a 73 kilómetros de Belo Horizonte, estudió español por internet, motivado por el interés en los idiomas y por ser la lengua nativa de uno de sus ídolos.

Héctor, junto a su madre Alessandra, viajaron en la mañana del sábado para intentar cumplir uno de los sueños del adolescente y poder sacarse una foto con el Matador. Lo que no se imaginaban era que no iba a resultar una tarea sencilla.

Cavani, escoltado por la policía y dentro del ómnibus de la selección, no reparó en Héctor que esperaba en la puerta del centro de entrenamiento de Atlético Mineiro, Cidade do Galo.

Tras la salida de los periodistas, Héctor y su madre notaron que iba a ser difícil conseguir la selfie fuera del predio. Tras algunas preguntas elevaron la apuesta y continuaron al hotel Ouro Minas.

“Tras charlar con algunos periodistas hablé con Héctor y nos aventuramos. Una madre es una madre. Yo creo que la realización de los hijos es nuestra realización”, cuenta Alessandra, que se dispuso a manejar otros 20 kilómetros hasta el hotel. Ya en el lugar, cuando la delegación llegó, Héctor esperó hasta ver a Cavani y le mostró su camiseta del PSG. El delantero frenó, le estrechó la mano y le tocó la cabeza. Tras un breve diálogo le firmó la camiseta y se tomaron una foto.

Felicidad. La de madre e hijo en el hotel. Foto: Gerardo Pérez.
Felicidad. La de madre e hijo en el hotel. Foto: Gerardo Pérez.

La cara de Héctor en algunas de las fotos que su madre le tomó muestran claramente la sorpresa y admiración por el delantero. Ojos abiertos y sonrisa pintada, aunque tiene todas las imágenes muy claras. Sabe qué jugadores pasaron antes e incluso cómo lo trató el delantero.

Cavani, vení para el Cruzeiro”, le dijo el joven, hincha de ese equipo; y Edi río. Poco le importó esa respuesta evasiva, ya que había cumplido su sueño. “Es el mejor día de mi vida, además uno de los directivos me dijo que si Uruguay gana me consigue una camiseta autografiada”, contó feliz.

“No acompaño tanto ese mundo del fútbol, pero él sabe todo de eso y cuando vi sus ojos al realizar su sueño me emocioné. Yo quedé encantada con la receptividad y simpatía de Cavani. De verdad él se ganó mi corazón”, contó Alessandra, que le dio un gran abrazo a su hijo tras las fotos.

Esta noche, en el Mineirão, Héctor y Alessandra estarán en la tribuna, hinchando por Cavani y un poco también, a pesar de ser brasileños, por Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)