COPA AMÉRICA 2019

Salvador de Bahía, fútbol, música y un pasado que no olvidan

Uruguay juega en una ciudad futbolera y marcada por sus orígenes afros, que apuntan a no olvidar en especial en su barrio histórico, Pelourinho.

Bahía y su histórico barrio Pelourinho. Foto: Gerardo Pérez
Bahía y su histórico barrio Pelourinho. Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
 Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez
 Foto: Gerardo Pérez
 Foto: Gerardo Pérez

Caminar por Pelourinho, el barrio histórico de Salvador de Bahía, da un reflejo de lo que es la ciudad aunque un poco modificada para los visitantes y enfocado en el turismo. Al hablar con los locales uno puede ver características que definen a esta ciudad: fútbol, cultura y alegría que también esconde una memoria dolorosa.

Uruguay jugará esta tarde, desde las 16:00 ante Perú, para buscar un lugar en las semifinales de la Copa América. Seguro desde temprano más de un uruguayo recorrerá las calles típicas de Salvador, llenas de casas coloridas y música alegre pero que se niegan a olvidar hechos que marcaron su historia.

“Hay muchos esclavos muertos bajo nuestros pies”, cuenta Gabriel, un ciudadano que trabaja en el barrio de Pelourinho haciendo pintadas corporales que son típicas de su cultura. Es que Salvador, la ciudad más antigua del Brasil, tiene raíces muy fuertes en la cultura africana y es la ciudad con mayor cantidad de pobladores de raza negra en el mundo fuera de África. En sus orígenes la mayoría eran esclavos, ya que fue el principal puerto de ingreso al país, y eso es lo que Gabriel se niega a olvidar.

Quién llega a Salvador puede suponer que es una ciudad alegre y viva. En Pelourinho se transmite esa energía desde las casas, pintadas de vividos colores, hasta en cada esquina con conjuntos musicales que tocan axé o samba, estilos típicos de la zona.

Pero desde el nombre de este barrio se transmite esa memoria que desean no dejar de lado. Pelourinho se llamaba a unos postes de piedra con cadenas de metal en los que los colonizadores portugueses ataban a los esclavos y los torturaban, golpeándolos como castigo.

La apuesta en Salvador apunta a fomentar también un turismo consciente sobre algunos aspectos que marcaron su historia. El dominio portugués, la esclavitud y sus consecuencias e incluso el machismo aún predominante y que intentan erradicar mediante una campaña que comenzó en carnaval y se extendió al año entero.

En la comida, las costumbres y la música se pueden palpar vividas las raíces africanas de esta ciudad. Trenzas y rastas son hechas a turistas que adoptan costumbres de culturas ajenas. Olodum, un grupo musical que tiene destaque internacional, tiene su sede y ensaya semanalmente en las calles. Incluso en esporádicas bandas que se arman en las esquinas y tocan a la gorra suele decirse que uno de los miembros también forma parte de ese grupo, algo difícil de chequear.

El fútbol tampoco es ajeno y hay dos clubes que se dividen la ciudad: Bahía y Vitoria.  El primero es el más popular, al menos por encuestas informales en las calles, aunque ambos han tenido deportistas destacados en sus filas. Dani Alves, Serginho, Bebeto y Dida, entre otros, vistieron las camisetas de estos clubes.

Pelourinho, de apariencia alegre pero con un trasfondo no tan brillante y que no debe evadirse, cobijará gran cantidad de uruguayos en la mañana de hoy, antes de emprender viaje hasta el Arena Fonte Nova para alentar a la celeste frente a Perú, buscando el último lugar entre los cuatro mejores de América.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)