COPA AMÉRICA

De esta no se salva: el malestar con Messi es enorme

Conmebol abrirá un expediente disciplinario contra el futbolista argentino por sus acusaciones

Pulga
Messi quedó expuesto a graves sanciones tras sus dichos.

Caras de pocos amigos, evitando los gestos ampulosos, pero marcando sus dichos con manos acusadoras. Pautando las violaciones al reglamento cometidas por la estrella argentina Lionel Messi.

Señales contundentes. Reveladoras de lo que se viene. Mucho más claras cuando el enojo no se oculta, porque los intercambios finales entre dirigentes sudamericanos en Río de Janeiro fueron ampliamente confirmatorios de la acción que emprenderá la Conmebol tras los dichos del crack.

Messi habló de la existencia de corrupción en el organismo rector del fútbol continental, de una “copa arreglada para Brasil” y hasta cometió la falta grave de no asistir a la premiación en la que se entregó al plantel argentino la medalla por el tercer lugar logrado en la Copa América. Las tres cosas juntas forman un bloque muy fuerte que obligatoriamente demanda una respuesta. De hecho, todo eso es lo que no le permitirá salvarse de una apertura de un expediente disciplinario, mucho más cuando las actuales normativas son más rigurosas que las que existían en el pasado y ante una Conmebol que se quiere jactar de su “transparencia”.

Un exmiembro de la Unidad Disciplinaria de Conmebol opinó en su diálogo con Ovación que “no hay camino de escape para Messi”, porque es “muy duro lo que dijo” y permitirlo “sentaría un precedente grave”.

El dirigente subrayó que “no actuar en consecuencia sería permitir que en el futuro cualquiera diga lo que quiera”. Además, señaló que los dichos de Messi son perfectamente considerables difamatorios y en la órbita judicial merecedores de una acción legal.

Recordó, también, que hay un principio básico en la órbita de Conmebol que es el que establece que no se puede “inferir dichos que puedan afectar la honorabilidad y transparencia”.

Explicó, también, que estas acusaciones de Messi están claramente “sancionadas por la Conmebol según establece su reglamento disciplinario”.

Dicho reglamento en su artículo 7 incisos B, D y F dice que es pasible de sanción:

-Comportarse de manera ofensiva, insultante o realizar manifestaciones difamatorias de cualquier índole

-Insultar de cualquier manera y por cualquier medio a la Conmebol, sus autoridades, oficiales, etc

-Comportarse de manera tal que el fútbol como deporte en general y la Conmebol en particular, pudiera verse desacreditados como consecuencia de ese comportamiento.

Está previsto hasta una pena máxima de dos años, lo que dejaría a Messi fuera de la próxima Copa América 2020 y también de las Eliminatorias de Catar 2022.

La propia reacción de Argentina, a través de su presidente Claudio Tapia y las supuestas decisiones que podrían adoptar si se aplica una sanción rigurosa para Messi son esclarecedoras del actual panorama.

En Twitter Tapia escribió: “Como presidente de AFA estoy convencido de la búsqueda de la transparencia, la profesionalización y el desarrollo del fútbol. Es por eso que deseo una profunda reflexión sobre lo sucedido, a fines de trabajar juntos por un fútbol sudamericano limpio, justo y libre de sospechas”.

Además, se hizo correr la insólita versión -puro humo, dirían en el barrio- de que la AFA se desafiliaría de Conmebol y se sumaría a la UEFA (desmentido de manera enérgica por el organismo europeo).

Lo que busca el presidente de la AFA es aplacar los ánimos, llevar el tema de la discusión a la mala utilización del VAR en el torneo continental y a la mala actuación de los árbitros.

Quizás sus mecanismos de presión terminen jugando un partido vital en el análisis posterior del tema, que consiga hacer entender que Messi tiene un peso mayúsculo para que las competencias sudamericanas sean apetecibles para los sponsors, situación que ya se vivió en el pasado (ver nota aparte), pero le va a resulta imposible evitar la apertura del expediente.

No hacerlo, como indicó el exmiembro de la Unidad Disciplinaria de Conmebol, sería avalar los dichos del futbolista.

“No sé si el tema lo tomará la Unidad Disciplinaria o el Comité de Ética, pero no tomar cartas en el asunto sería una mancha muy grande para Conmebol y para su presidente Alejandro Domínguez”.

Un dato importante y que no puede soslayarse es que no hay fecha límite para que se abra un expediente contra Messi. Un dirigente uruguayo evocó que en el pasado a Peñarol le aplicaron una sanción por los incidentes con Palmeiras mucho tiempo después de disputado el partido.

insultos

Cuando el TAS le redujo la sanción

En 2017, después de constatarse los insultos de Lionel Messi al línea brasileño Emerson Augusto do Carvalho en la victoria de Argentina sobre Chile por las Eliminatorias del Mundial de Rusia, la FIFA actuó de oficio y sancionó al futbolista argentino por cuatro fechas. La sanción se aplicó por violar el artículo 57 del Código de Disciplina. Messi se perdió el cotejo ante Bolivia pero pudo jugar ante Uruguay, Venezuela y Perú. Eso ocurrió porque el TAS revirtió la sanción por un vicio en el procedimiento. En sus descargos, y con la defensa coordinada con la AFA, el futbolista aseguró que “mis dichos jamás fueron dirigidos al asistente 1, sino que fueron dichos al aire”. Aparentemente, el árbitro agregó los insultos en su informe y la excusa de que eran palabras utilizadas en el vocabulario popular terminaron colaborando para la modificación de la sanción. Un dato: Alejandro Domínguez ya era el presidente de la Confederación Sudamericana.

norteño

Gabriel Jesús está en la mira

Dirigentes uruguayos aseguraron a Ovación que el caso de Lionel Messi no es el único que está en el ojo de la tormenta. Por la forma en la que se comenzó a poner el foco en lo ocurrido en la final disputada entre Brasil y Perú es altamente posible que también haya una apertura de expediente para el futbolista brasileño Gabriel Jesús. Aunque el delantero reaccionó pidiendo disculpas en la mañana posterior al cotejo definitorio del título continental, su gesto tras recibir la tarjeta roja en la que hacía referencia a “un robo” y el golpe que le propinó a la cabina del VAR lo dejaron en una situación muy complicada. Eludir la acción de la Unidad Disciplinaria también se presenta como poco viable, dado que también pone en tela de juicio la honorabilidad de los árbitros y de los funcionarios de la Conmebol. Un accionar firme de la dirigencia continental en este caso también ayudaría a derrumbar las sospechas sobre algunas preferencias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)