SUEÑO CUMPLIDO

Rodrigo, el artista que esperó 12 horas para darle un dibujo a Suárez

Esperó todo el día en la puerta del hotel donde se aloja Uruguay para darle un dibujo a Luis Suárez y cumplió un sueño de su vida cuando estaba a punto de renunciar.

El artista e hincha de Luis Suárez, Rodrigo Leroy Da Silva, consigue una foto con su ídolo luego de esperar 12 horas.
VEA EL VIDEO 

Rodrigo Leroy Da Silva estaba sentado, con la cabeza entre las manos y un portarretrato con un dibujo de Luis Suárez junto a Sofía Balbi y sus tres hijos entre las manos. Tras 12 horas frente al hotel Ouro Minas, Rodrigo había fracasado en su objetivo: darle un regalo al "Pistolero".

Trabaja como portero y en su tiempo libre tiene dos pasiones, dibujar y darle regalos a famosos. Sus trabajos, que suelen llevarle 4 o 5 horas y los hace con lapicera y lápiz, suelen ser bien recibidos por los famosos. Ronaldinho, Carlos Tévez y Silvio Santos, entre otros.

Tras cumplir sus horas laborales, cerca de las 06:00 de la mañana se fue al hotel Ouro Preto para esperar a Luis Suárez. "No sabía la hora así que vine y esperé", contó el artista a Ovación.

Hinchas de la selección uruguaya con una imagen de Luis Suárez junto a su familia. Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.


Cerca de las 14:00 el ómnibus de la selección uruguaya llegó al hotel. Rodrigo se colgó de la valla, dibujo en mano y espero a que Suárez pasara por el corredor de dos metros de ancho que separaba la valla de la pared.

El delantero uruguayo apareció, Rodrigo gritó y Suárez lo miró. "Estaba cansado del viaje, no fue por mala onda", explicó el fanático para justificar que el salteño hubiera seguido su camino.

Rodrigo, sin ganas de volver a casa con el dibujo, se trazó otro objetivo: esperar a Suárez hasta las 17:00, ya que a esa hora saldría del hotel al entrenamiento.

El artista e hincha de Luis Suárez, Rodrigo Leroy Da Silva, consigue una foto con su ídolo luego de esperar 12 horas.
El artista e hincha de Luis Suárez, Rodrigo Leroy Da Silva, consigue una foto con su ídolo luego de esperar 12 horas.

"Amigo, estoy llorando de la emoción, lo conseguí, Suárez se llevó el dibujo y me regaló una foto", avisó el artista cerca de las 18:00.

Su camino al éxito estuvo entre la perseverancia, la solidaridad y un poco de lástima. Los guardias de seguridad, al ver su esfuerzo durante todo el día, lo colocaron en un lugar privilegiado al lado de la puerta del ómnibus.

Suárez, ya descansado y sin tanta prisa, frenó, aceptó el dibujo, posó para una foto y le regaló a Rodrigo uno de los días más felices de su vida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)