PERÚ

Ricardo Gareca, el reino del "Tigre" en el que “nada es imposible cuando uno cree”

Cuatro años después de asumir como DT de Perú, Ricardo Gareca se sigue metiendo en la historia de los incaicos.

Foto: AFP
Foto: AFP

"Acepto este desafío, sabiendo que nos espera una tarea dura, complicada, pero no imposible”, respondió Ricardo Gareca, el técnico de Perú, a la primera pregunta que le hicieron en la conferencia de prensa de su asunción el 2 de marzo de 2015. Cuatro años después, el “Tigre” seguramente diría que fue así. Que la tarea no fue sencilla, pero que estaba al alcance. Así como ahora tiene adelante suyo un enorme objetivo: alzar la Copa América.

Claro está que el reto no es sencillo porque se cruzará con el local y que, además de local, es Brasil, pero tras eliminar a Uruguay y Chile ¿quién le saca la ilusión al plantel, a los hinchas y al propio Ricardo Gareca de no salir campeón?

Sacó lo mejor de cada uno de los jugadores de la Blanquirroja y eso no dio otra cosa que frutos que hoy lo llevan a ser considerado uno de los técnicos más importantes de la historia del fútbol peruano.

Una de las mejores pruebas fue el nivel demostrado por sus dirigidos en el choque de semifinales ante Chile, cuando muchos ya lo daban por eliminado y presagiaban un duelo entre norteños y trasandinos en la definición, pero el trabajo de Gareca no es cosa de hoy, sino que comenzó hace 1.586 días.

Foto: AFP
Foto: Reuters

BATACAZO. Con solo unos meses en el cargo y dos amistosos, Gareca afrontó el desafío de la Copa América de Chile en 2015. Su debut fue con derrota, ante Brasil por 2-1, aunque luego de ganarle a Venezuela e igualar con Colombia, la selección incaica terminó clasificando en el segundo lugar del grupo. Eliminó a Bolivia en los cuartos de final, pero cayó ante Chile en semis, lo que le valió jugar el duelo por el tercer puesto que terminó ganando ante Paraguay.

Mezcla de asombro y admiración fue lo que generó Perú y sobre todo Gareca, quien con muy poco tiempo había puesto a los incaicos entre los tres mejores del certamen. “La selección mostró la idea del Perú que quiere Gareca: competir, siempre competir, competir con la pelota, con atrevimiento, sin sentirse menos que nadie”, expresó el medio Depor tras ese certamen, dejando en claro que el “Tigre” empezaba a mostrar sus garras.

SORPRESA. Es cierto, su segunda participación en Copa América al frente de Perú tuvo un peor final que la de 2015, pero de todas maneras la selección de Gareca supo complicar a varios rivales. Tras vencer a Haití e igualar con Ecuador llegaba al último partido de grupo ante Brasil. Victoria 1-0 para clasificar como líder y eliminar a la Canarinha del certamen.

Luego llegó Colombia en cuartos y por penales eliminó a los muchachos de Gareca que de todas maneras tuvieron una actuación destacada finalizando en la quinta posición por detrás de los cuatro semifinalistas.

“Me dejó la tranquilidad de ser un equipo que, de continuar con esta intensidad, va a ser una selección que puede aspirar a mejorar y a ponerse grandes metas”, expresó Gareca en la conferencia de prensa tras la eliminación de la Copa América Centenario y realmente esas metas fueron alcanzadas.

Foto: Reuters
Foto: AFP

HISTÓRICO. El “Tigre” Gareca le puso punto final a un desafío que él mismo había iniciado. Que comenzó con una derrota y terminó con el empate más eufórico que Perú vivió en los últimos 36 años. Un desafío que asumió y que cumplió: meter a la selección incaica en una Copa del Mundo luego de casi cuatro décadas.

Y como si eso fuera poco, aunque no logró clasificar a los octavos de final, le dio a la Blanquirroja un triunfo en una Copa del Mundo, algo que no conseguía desde el 11 de junio de 1978. Sí, 40 años debieron pasar para que Perú gane un juego en un Mundial y lo consiguió de la mano del “Tigre” que, aunque estuvo cerca, no le puso punto final a su trabajo lo que este domingo le podría dar un rédito enorme.

EVOLUCIÓN. Algunos consideran que no es la mejor forma de mostrar el nivel de una selección, pero está claro que presenta al menos un panorama de cómo ha evolucionado o involucionado un plantel en los últimos años.

Estamos hablando del famoso ranking FIFA, que hoy tiene a Perú en el puesto 21, pero que cuando Gareca asumió el cargo de técnico se encontraba 40 lugares más abajo. Cabe recordar que no debe extrañar a nadie que en la próxima edición de la clasificación los incaicos se ubiquen incluso un par de escalones más arriba como resultado de su excelente desempeño en la Copa América.

Esto no hace más que seguir confirmando el gran trabajo del argentino al frente de una selección que por mucho tiempo estuvo muy abajo en la consideración mundial y sudamericana, aunque con esfuerzo y un cuerpo técnico que creyó consiguió cosas, tal vez, impensadas.

“Nada es imposible cuando uno cree. Y yo creo en el futbolista peruano, por eso estoy sentado aquí y acepté el cargo de la selección peruana”, finalizó Gareca aquel 2 de junio cuando todo comenzó cuando el “Tigre” mostró su mejor versión y se metió en la historia del Perú.

Gareca esperó por Argentina, pero el llamado no llegó.

Pasó el Mundial 2018 y desde la Federación Peruana de Fútbol no dudaron ni un instante en renovarle el contrato a Ricardo Gareca. Lo que había logrado con la selección incaica ya había sido muy importante y eso motivó a los directivos de seguir apostando por el “Tigre” para lo que venía, que se trataba de la actual Copa América, la que vendrá en 2020 y las Eliminatorias para el Mundial de Catar 2022.

Aunque para Gareca la situación no era la misma. Pese a que el entrenador nunca negó su deseo de continuar, sí decidió tomarse un tiempo para pensar sobre seguir al mando de la Blanquirroja. ¿Cuál era el principal motivo de ese tiempo? Aguardar por un posible llamado de la Selección argentina que había destituido a Jorge Sampaoli luego del certamen disputado en Rusia con todo lo que eso representaba. Para un técnico pocas cosas deben llenarlo más de satisfacción que dirigir a su propio país y con eso en la cabeza, el “Tigre” le puso un freno a la renovación.

“Negociaciones no hay porque pedí tiempo. Eso se le informó al presidente de la Federación. Sí hubo una reunión con mi abogado. Hay una relación excelente con la Federación. Necesito tiempo para pensar. No voy a tomar una decisión hasta que no tenga un descanso necesario”, alegó luego de la Copa del Mundo el entrenador en conferencia de prensa.

“En este momento soy un técnico libre con todo el poder de decisión de nuestra parte como comando técnico. El tiempo no es algo que lo tomo por la selección peruana. Es mi vida y me tomo la posibilidad de pensar. Siempre le he pedido a las instituciones tomarme mi tiempo”, agregó.

Pero la única oferta que le llegó desde Argentina no fue desde la AFA, sino desde Boca Juniors. Luego de la salida de Guillermo Barros Schelotto, el equipo xeneize se interesó en el entrenador, pero el “Tigre” finalmente declinó la propuesta. La oferta de Argentina no llegó y el resto de la historia, se está viviendo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)