FOTOGALERÍA

El plan que no salió bien

Argentina y Estados Unidos se enfrentaron en la Copa América de 1995 y Passarella confiado puso suplentes. Los americanos golearon y condenaron a la albiceleste a cruzarse con Brasil, su verdugo en cuartos de final.

Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País
Argentina fue goleada por Estados Unidos en la Copa América de 1995. Foto: Archivo El País

La mano venía sencilla para la selección argentina. Dos victorias en las dos primeras fechas y el cruce con un rival menor le dieron razones a Daniel Passarella, entrenador en aquel momento, para animarse: al 2-1 a Bolivia se le había sumado un contundente 4-0 a Chile. así que, con el boleto en la mano para jugar los cuartos de final de la Copa América realizada en Uruguay en 1995, el entrenador argentino empezó a cambiar figuritas. Para la selección, pasar a Estados Unidos debía ser un trámite.

Al Parque Artigas de Paysandú salieron la fría noche del 14 de julio nueve jugadores que habían sido suplentes en el partido previo. Solo Roberto Ayala y Gabriel Batistuta mantuvieron su lugar. Con tanta modificación, el equipo titular tuvo a Carlos Bossio; Ricardo Altamirano, Ayala, Néstor Fabbri, Gabriel Schurrer; Marcelo Escudero, Hugo Pérez, Marcelo Espina; Marcelo Gallardo; Alberto Acosta y Batistuta. ¿Los que lo miraron de afuera? Rolando Cristante, Javier Zanetti, Fernando Cáceres, José Chamot, Diego Simeone, Leonardo Astrada, Juan José Borrelli, Ariel Ortega y Abel Balbo.

Estados Unidos tenía tres puntos, producto de un triunfo y una derrota, y nada que perder. Era su segunda participación en la Copa y en la anterior (Ecuador '93) había perdido dos partidos, empatado uno y terminado en la última posición. Ahora, con la experiencia del Mundial que había organizado un año antes, intentaba constituirse en un equipo menos ingenuo. Sus figuras, mayormente desconocidas para el público futbolístico, eran Alexi Lalas, Eric Wynalda, Tab Ramos, Cobi Jones y Paul Caligiuri. Nada para temer demasiado para el equipo albiceleste.

Pero el fútbol se dio esa noche un abrazo con la sorpresa. Desde la primera jugada -un ataque a fondo que culminó con dos remates seguidos sobre Bossio-, Estados Unidos controló el juego y mandó en la cancha. Se fue al descanso con un 2-0 (por goles de Frank Klopas y Wynalda) que podría haber sido mayor.

El riesgo de perder el liderazgo de la zona empujó a Passarella a agotar los cambios: puso en la cancha a Ortega, Simeone y Balbo, pero el trazo del partido ya estaba delineado. Wynalda empujó la pelota al tercer gol a los 58 minutos, con Bossio gateando por el área chica, para darle forma de goleada a una cachetada histórica al fútbol argentino.

La derrota obligó a Argentina a cruzarse con Brasil en cuartos de final. Fue la vez que una mano escandalosa de Tulio y la definición posterior por penales eliminaron a la selección argentina mucho antes de lo que se esperaba. Estados Unidos, claro, había hecho su parte para que se llegara a ese final abrupto. Por su lado, los norteamericanos siguieron avanzando y terminaron cuartos en el torneo.

Esta noche se volverán a cruzar en Houston, por la misma Copa, a 21 años de aquella noche increíble en Paysandú. Al ganador le espera un premio más grande que aquel: jugar la final del torneo el domingo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)