GRUPO A

¿Pidieron a Coutinho? Apareció en el momento justo

Philippe Coutinho se llevó todos los aplausos en la victoria de Brasil frente a Bolivia ante la ausencia de Neymar.

Foto: Reuters
El saludo de los jugadores brasileños a Philippe Coutinho quien inició el triunfo con un doblete. Foto: Reuters

Sin Neymar, una de las grandes incógnitas era saber cómo iba a reaccionar Brasil. No solo el plantel, también el equipo, ese que entra a la cancha en busca de los tres puntos y que en la pasada jornada lo hacía con la presión de sus hinchas frente a Bolivia en el Morumbí en lo que era el debut de la “Canarinha” en la Copa América.

Lo cierto es que más allá de la baja siempre importante de quien es la figura estelar de Brasil, el scratch no lo extrañó porque apareció aquel al que consideraban como el indicado para comandar a este equipo dentro de la cancha: Philippe Coutinho.

El jugador del Barcelona, que muchas veces fue criticado por esa falta de liderazgo que podía tener sin Neymar a su lado, hizo su trabajo en silencio, pero a la perfección. Anotó los dos goles que iniciaron el triunfo 3-0 de Brasil en el debut e hizo que la gente se fuera un poco más tranquila.

En el primer tiempo el volante que usa la camiseta 11 no influyó tanto sobre el área boliviana, pero se encargó de habilitar a sus compañeros que en más de una ocasión estuvieron cerca de poner el gol de apertura, que si no llegó fue por la mala puntería que tuvieron los dueños de casa en los primeros 45’. Bolivia veía la pelota pasar de un lado al otro y la única forma de ataque que encontraba era con pelotazos para Marcelo Moreno Martins, que fue toda la noche bien controlado por los zagueros brasileños.

Cuando la impaciencia empezaba a caer desde las tribunas, Pitana indicó el final del primer tiempo y el murmullo inició. El equipo saltó al campo en el complemento y los aplausos fueron tímidos, casi como dejando en claro que los hinchas no querían una sorpresa ante una selección que hizo poco durante toda la noche de San Pablo.

Y esos murmullos y la impaciencia desaparecieron precisamente gracias a ese hombre del que tanto se esperaba y que sin duda estaba bajo los ojos de todos: Coutinho.

Una mano dentro del área -que cobró Néstor Pitana mediante el VAR- le permitió al mediocampista poner el gol que le dio tranquilidad a Brasil y además adelantaba a los brasileños, lo que significaba que el triunfo estaba casi sentenciado por lo poco que mostraban los del altiplano.

Pero no fue suficiente para el pequeño volante, pues tres minutos más tarde apareció en otra faceta: como 9. Cambiaron roles con Roberto Firmino, que salió hacia la banda y mandó un centro que encontró la cabeza del 11 para estirar la ventaja.

En ese momento el partido se terminó, pero no se cerró el marcador porque Everton ingresó y le dio forma de goleada a un partido en el que apareció al que todos pidieron: Philippe Coutinho.

Primer tiempo.

Brasil empezó con todo la Copa América. O casi todo, porque el gol les faltó. Bolivia se cerró en bloque, como estaba previsto, pero sin dejar jugar a la selección local cerca del área propia y evitando la caída del arco.

La selección del altiplano ya venía con antecedentes de ser el rival del anfitrión en la inauguración de una Copa América y cerrando el juego con un empate. Lo sufrió Argentina en 2011 (1-1) y, por el momento, lo está padeciendo la Verdeamarela en el Morumbí de San Pablo.

Los dirigidos por Tite encontraron por centros sus jugadas más peligrosas. La más clara en la cabeza de su zaguero Thiago Silva, que apareció en un córner para cabecear muy solo y ver cómo el tiro pasaba apenas afuera del vertical derecho del arquero boliviano Lampe.

Nestor Pitana debió recurrir al VAR por una posible expulsión. Fue amonestación. Foto: Reuters
Nestor Pitana debió recurrir al VAR por una posible expulsión. Fue amonestación. Foto: Reuters

El VAR apareció por primera vez en un torneo de selecciones de sudamérica en un acción de falta de Fernando Saucedo que podría ser expulsión (por ello Néstor Pitana la observó el la pantalla del videoarbitraje al costado de la cancha). Finalmente el juez argentino determinó la amonestación. 

El señalado como armador de Brasil, Philippe Coutinho no apareció en su capacidad, Dani Alves buscó con sus esperadas subidas por el carril derecho y los extramos Richarlison y David Neres buscaron desbordar. Pero en cada caso los dirigidos por Eduardo Villegas cerraron filas y descontaron 45 minutos para rescatar su primer punto en Brasil 2019.

Segundo tiempo.

La solución para Tite y todo Brasil estaba al llegar. No duró ni cinco minutos el juego del complemento cuando los árbitros del VAR volvieron a llamar a Pitana. El árbitro principal observó la jugada, vio la mano por la cual lo habían llamado y señaló el penal para el local. Philippe Coutinho fue el encargado de ejecutarlo, haciéndolo abajo a su izquierda, al mismo lugar al que se tiró Carlos Lampe sin éxito por lo esquinado del remate.

Festejo de la Canarinha, saque del medio y unos segundos más de juego antes de la llegada del segundo. Roberto Firmino picó al hueco atrás del lateral izquierdo y asistió a quien entraba solo para el medio, Coutinho, que de cabeza y con el arco vacío puso el 2-0 en 52'. 

Momento de tranquilidad para los locales, de jugar cómodos y buscar con paciencia el tercero. Hubo tiempo para los cambios de Tite, que sacó a sus tres delanteros —Neres, Firmino y Richarlison— para darle ingreso a otros tres: Everton, Gabriel Jesús y Willian

Ya cuando el reloj iniciaba la cuenta final de los últimos 10 minutos reglamentarios, uno de los recién ingresados hizo la jugada del partido. Everton, jugador de Gremio, en una personal de izquierda al centro la puso contra un ángulo para el mejor gol de la noche del Morumbí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)