COPA AMÉRICA

Historias de los 200 partidos de Uruguay en el certamen

La Celeste se convirtió, ante Chile, en la primera selección en alcanzar esta cantidad de juegos en el torneo continental.

El equipo de Uruguay ante Argentina en la Copa América 1987. Eduardo Pereira, Obdulio Trasante, Nelson Gutierrez, Pintos Saldanha, Jose Perdomo, Alfonso Dominguez, Antonio Alzamendi, Gustavo Matosas, Pablo Bengoechea, Enzo Francescoli, Ruben Sosa. Foto: a
El equipo de Uruguay ante Argentina en la Copa América 1987. Foto: archivo El País.

Edinson Cavani estaba allí, en el lugar justo del área penal de Maracaná, para recibir el centro de Jonathan Rodríguez. Sacudiendo la melena, como el león, aplicó el cabezazo inatajable en su vuelo a centímetros del palo del arco chileno. Fue la mejor forma de celebrar los 200 partidos de Uruguay por la Copa América, el torneo que hace más de 100 años dio origen a la leyenda de la Celeste y que lo tiene como el mayor ganador.

Nadie diputó tantos partidos por el torneo continental como la Selección uruguaya, que además tuvo el honor de inaugurarlo. El encuentro 1 de esa trayectoria celeste (2 de julio de 1916, frente a Chile en Palermo, Buenos Aires, victoria por 4 a 0) fue además el primero de todos los disputados por cualquier seleccionado en el Sudamericano.

Uruguay participó en 44 de las 46 ediciones del certamen. Solo faltó en 1925, cuando el fútbol interno salía del cisma y una de las estipulaciones del Laudo Serrato, que permitió la reunificación, fue precisamente suspender las confrontaciones internacionales durante ese año, y en 1963, cuando la AUF reclamó, sin éxito, que la Copa de América de Bolivia no tuviera partidos en la altura de La Paz. Ante la negativa de la Conmebol se prefirió no viajar a Bolivia.

Después de todo, Uruguay fue pionero de la Copa América y su principal impulsor a través de sus dirigentes encabezados por Héctor R. Gómez.

Por todo eso, siempre fue cuestión prácticamente de honor tomar parte de la Copa América e ir por el triunfo. Eso incluso determinó la participación con un equipo entre juvenil e improvisado en Brasil 1949, cuando los futbolistas profesionales se encontraban en huelga, una decisión errónea de la AUF. Pero se volvió actitud firme para concurrir pese a todo, cuando el temor a la violencia política en Colombia hizo peligrar la edición 2001 y motivó la deserción de otros seleccionados.

En esa trayectoria de 103 años y ahora 200 partidos exactos hay espacio para victorias inolvidables y 15 títulos, más varios torneos que se perdieron por escaso margen y también algunas campañas olvidables.

La primera consagración llegó en el tercer encuentro, contra Argentina en Buenos Aires. El segundo título, en el sexto partido (Montevideo, 1917). La primera derrota, en el décimo (Brasil, 1919). Eran torneos con apenas cuatro participantes.

Imposible olvidar el partido número 12, cuando se le ganó a Brasil por 6 a 0 en Viña del Mar 1920, la mayor goleada sufrida por los brasileños en un siglo. Lo peor fue el encuentro 93, cuando se perdió 6-1 ante Argentina, el 27 de marzo de 1955 en Santiago. Pero llegaría la revancha, en el juego 114, con el 5-0 sobre los vecinos del Plata, el 16 de diciembre de 1959 en Guayaquil.

Ya había unos cuantos partidos acumulados cuando Pedro Rocha definió el Sudamericano de 1967 con un gol a Argentina en el arco de la tribuna Colombes, la noche del encuentro número 120. Carlos Aguilera le ganó en su salto a los gigantes brasileños el día 134 de esta historia para empatar en Salvador y traer la Copa en 1983. Imposible olvidar los goles de Antonio Alzamendi y Pablo Bengoechea, para ganar los partidos 135 y 136 ante Argentina y Chile, respectivamente, en el Monumental de Núñez, por otro campeonato para la vitrina (1987).

El encuentro 148 marcó el primer enfrentamiento con un rival no sudamericano (Estados Unidos en Ambato, triunfo por 1 a 0 en 1993. Y la noche del 199 fue contra el primer adversario extracontinental, Japón, que terminó 2 a 2 en Porto Alegre.

La competencia visitó por última vez canchas uruguayas entre los encuentros 152 y 157, por la Copa América de 1995, que para variar quedó en casa.

El Monumental volvió a parecer uruguayo en el juego 190, el 24 de julio de 2011, con el 3 a 0 sobre Paraguay y el décimo quinto título asegurado.

Las cifras son siempre frías, pero van cobrando temperatura a medida que se identifican con alegrías celestes.

En las dos puntas del camino aparece el seleccionado chileno como rival. La primera vez obligó a los hinchas uruguayos a concurrir a la puerta de los diarios para enterarse, a través del telégrafo, de las escuetas noticias que llegaban desde Buenos Aires. La última desplegó el gol de Cavani al instante en miles de pantallas de todos los tamaños: televisores, cumputadoras, tabletas, teléfonos celulares. Sin olvidar la presencia de miles de compatriotas en las tribunas de Maracaná, un turismo futbolero que no se imaginaba en aquel 1916.

Pero en el horizonte ya se avizora el partido 201 frente a Perú, por los cuartos de final de Brasil 2019: la historia sigue.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)