SELECCIÓN

Fieles celestes: el amor pudo más que la lluvia

Muchos niños y jóvenes se hicieron presentes en Carrasco para despedir a la selección a pasar del mal tiempo. Nahuel es un adolescente que vive en Colón y llegó al aeropuerto la noche anterior para estar en primera fila. Carolina preparó con amor un cartel para “Josema” que el zaguero ni vio.

Hinchas
Apoyo. "Que hayan venido en un día como hoy nos llena de ilusión", dijo Fernando Muslera. Foto: Leonardo Mainé.

Nahuel, un adolescente que vive en Colón y es fanático de Luis Suárez, estaba desde la noche anterior en la terminal aérea. Pasó horas en el aeropuerto porque quería ocupar uno de los primeros lugares contra las vallas donde debían ubicarse los hinchas. Como Suárez y Cavani fueron los futbolistas que salieron para saludar a la gente, pudo ver a su ídolo de bastante cerca.

Tiziano tiene seis años y es hincha de Cavani. A su lado estaba una adolescente con un cartel amarillo que rezaba “Cavani te amo”. Y acompañaba la leyenda con varios corazones. Sin embargo, el que se acercó a firmarle a Tiziano fue Suárez, pero el pequeño igual se quedó contento.

La que se fue bastante decepcionada fue Carolina, una jovencita que se vino junto a sus padres desde Las Brujas en Canelones. Cursa tercero de liceo y no faltó a clase, porque va de tarde. Había confeccionado un cartel dedicado a José María Giménez que decía “Josema sos lo mejor”. El zaguero bajó del ómnibus, saludó levantando su brazo y entró rápidamente al aeropuerto sin ver el cartel. Además, el ómnibus que los trajo desde el complejo estacionó bien cerca de la puerta y tapó a parte de los hinchas.

Algo parecido le pasó a Juan Ignacio, de seis años, quien vive bastante cerca del aeropuerto y faltó a la escuela para despedir a la selección. Estuvo desde temprano agitando su banderita de Uruguay, mientras esperaba la llegada del ómnibus de la selección. Pero llegado el momento, mucha gente se le puso adelante y casi no pudo ver a los jugadores.

La selección viajó ayer hacia Brasil para jugar una nueva Copa América. Y como sucede siempre, partió envuelta en el calor popular. A pesar de la mañana fría, lluviosa y con una espesa niebla que recién permitió ver la luz cerca de las 8:00 horas, un buen grupo de uruguayos dijo presente en el aeropuerto. Y lo hizo con banderas, muchas de las cuales terminaron chorreando agua, gorros, camisetas y carteles.

Entre los presentes había bastantes niños. Seguramente, esta vez a los pequeños no les había costado madrugar, porque no se trataba de concurrir a clase, sino de estar cerca de sus ídolos celestes. Algunos habían confeccionado carteles para sus jugadores preferidos.

Apenas se escucharon las sirenas policiales que anunciaban la llegada del bus que había recorrido los pocos kilómetros desde el Complejo Celeste, la gente comenzó a aplaudir. Y cuando bajaron los primeros futbolistas, elegantemente vestidos por Muto Magazzino como antes de viajar a Rusia, el griterío fue infernal. Tanto que constaba escuchar lo que decían el arquero Fernando Muslera y el volante Nahitan Nández, quienes dialogaron brevemente con todos los periodistas.

Tesoro
Tesoro. Llevarse la firma del "Pistolero" Luis Suárez no tiene precio. Valió la pena mojarse. Foto: Leonardo Mainé. 

“Vamos con las mismas ilusiones de siempre, felices de jugar este torneo que históricamente es de Uruguay y con la presión que es linda, de traernos una copa más”, dijo Muslera. “El sueño de ser campeón está siempre. Ya tuve la suerte de vivirlo y no se puede explicar”.

Nández, por su parte, se refirió a la integración del mediocampo, donde será titular. “Siento felicidad y orgullo, pero hay una competencia muy sana que nos permite plantear de diferentes maneras cada partido. Trataré de disfrutar a pleno, porque es mi primera Copa. Hay equipo para traer la Copa, es la ilusión de todos nosotros”.

Amor
Amor. El de la joven por el "Matador". Foto: Leonardo Mainé.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)