GRUPO C

El búnker que eligió Uruguay para evitar a los espías

La Celeste entrenó esta mañana en Cidade do Galo, el campo de entrenamiento de Atlético Mineiro, que tiene un difícil acceso.

Fernando Muslera saltando para contener un balón que fue arriba. Foto: Gerardo Pérez.
Allá abajo, entrenó la Celeste. Foto: Gerardo Pérez.
La entrada principal por la cual se accede al centro deportivo del Atlético Mineiro en Belo Horizonte. Foto: Gerardo Pérez.
Es fácil divisar el lugar en el que se encuentra la puerta de ingreso al complejo deportivo del club brasileño. Foto: Gerardo Pérez.
Todos los alrededores del centro deportivo estaban vigilados. Foto: Gerardo Pérez.
Fernando Muslera lanzándose hacia su derecha para desviar un disparo de Celso Otero. Foto: Gerardo Pérez.
Tratar de ver aunque sea un poco del entrenamiento de una selección de la Copa América siempre vale el esfuerzo. Foto: Gerardo Pérez. 

En la mañana de este viernes Uruguay realizó su segundo entrenamiento en piso brasileño. Esta vez sí se hizo en el lugar que estaba estipulado desde primera instancia: Cidade do Galo, el complejo deportivo que pertenece a Atlético Mineiro.

El lugar queda en una zona hermosa de Belo Horizonte, en medio de un morro camino al aeropuerto internacional de la ciudad. A unos 20 minutos del Hotel Ouro Minas, donde se hospeda la Celeste, y a poco más de media hora de la terminal aérea.

Uruguay practicó a puertas cerradas. Por eso, en el ingreso al complejo estaban ubicados unos 10 Policías custodiando el ingreso de la selección.

Cidade Do Galo es un verdadero búnker, inaccesible para todo aquel que quiera ver algo desde afuera. Una barrera impide el ingreso y por afuera se puede observar un escudo gigante del Galo, que en la noche de este jueves empató a uno con Sao Pablo por el Brasileirao.

Desde afuera las canchas no se ven. No hay rastro alguno. Cuando uno emprende la subida al morro, desde lo alto, bien a lo lejos se puede observar dos canchas, que son en las que habitualmente entrenan las divisiones formativas de Atlético Mineiro. De hecho, varios de los juveniles se acercaron a la cancha principal del complejo a ver el movimiento de la Celeste. El campo de juego principal casi que no se ve desde ningún lado.

También varios niños y adultos brasileños intentaron ver el entrenamiento desde lo alto del morro, metiéndose por un caminito, pero sin suerte.

“¡Quiero ver a De Arrascaeta!” comentaba uno de los niños, fanático del Cruzeiro, que recién había terminado su práctica de fútbol en una cancha sintética de fútbol 7 en lo más alto del morro. Es que el actual 10 del Flamengo es quien se lleva todas las miradas de los brasileños, casi que a la par de Luis Suárez y Edinson Cavani.

Está previsto que a primera hora de la tarde dos futbolistas de Uruguay hablen con los medios de comunicación presentes en Belo Horizonte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)