COPA AMÉRICA

Crónica de un delito por Messi

David Cárdenas saltó a la cancha durante Argentina-Panamá para conocer a su ídolo, Lionel Messi. ¿Cómo lo planeó? ¿Qué dijo la "Pulga"?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
David Cárdenas saluda a Lionel Messi durante Argentina-Panamá. Foto: EFE

Tras la goleada 5-0 de Argentina frente a Panamá, con tres tanto de Lionel Messi, David Cárdenas fue el protagonista principal de tantos artículos e informes como el propio Leo. En una corrida memorable (claro, un poco menos memorable que la de Diego Maradona contra los ingleses), alcanzó en la mitad del campo de juego al capitán de la selección, que lo rescató de la poco amabilidad natural de los agentes de seguridad y que le regaló lo que él tanto deseaba: unos segundos de su atención.

Pero eso sí, nada fue obra de la improvisación. El joven, oriundo de Iowa, Estados Unidos, tomó la decisión de hacerlo en el mismo instante en el que compró el ticket, según él reconoció en diferentes diálogos con los medios. Y lo anunció en Twitter, pocas horas antes del partido: "Seguime en Snapchat si querés ver en primera persona mi corrida en la cancha hasta Messi: dcr210 (nombre del usuario)". Pero, ¿por que arriesgarse? "Es el mejor jugador de la historia y me parece una muy buena persona. Lo sigo en el Barcelona, que es mi equipo favorito. Si vos ves mi habitación te vas a dar cuenta de que soy un fiel seguidor", explicó en una entrevista con El Gráfico, en la que publicaron las fotos del cuarto de Cárdenas.

Cárdenas se puso de pie mientras corría el tiempo adicional. Esperaba el pitazo del árbitro, la señal que lo cargaría de valor para llegar a su ídolo. Y así fue. Apenas marcaron el final del partido, emprendió la corrida que había imaginado las noches previas antes de caer vencido por el sueño. Había 53 mil espectadores y cientos de asistentes, pero él solo veía a Messi. No había ruido, ni obstáculos, sólo su ídolo a unos cuantos metros. ¡Zac! Lo sorprendió un golpe. Uno de los asistentes de seguridad lo alcanzó y lo tiró al suelo. Comenzó a retarlo en español.

-Leo, Leo, por favor, ayudame- gritó Cárdenas, que domina un limitado español.

Messi lo escuchó. Sin embargo, el primero en acercarse fue el Kun Agüero: "Hey, tengan cuidado con él". Detrás llegó Leo, y el resto es historia conocida: abrazo, foto y viralización. Aunque poco se supo qué hablaron en ese breve encuentro. El joven no se guardó el secreto. "Le dije que era mi ídolo, y que lo admiraba dentro y fuera del campo. Fui arrestrado, sí. Pero valió la pena porque pude conocerlo". ¿Y qué le respondió Leo? "Me dijo que era muy valiente por lo que estaba haciendo".

Cuando los caminos de Messi y Cárdenas se separaron, sus recorridos fueron muy diferentes. Leo fue al vestuario, se bañó, se puso rompa limpia y volvió a la comodidad de la concentración argentina. David, en cambio, quedó detenido en una celda del estadio, luego fue trasladado a una dependencia policial de Chicago y recuperó la libertad varias horas después. Ahora, debe esperar ser citado a la corte por el delito de "violación de la seguridad en un espectáculo deportivo".

Los dolores de cabeza por su corrida memorable seguirán algunos días más, incluso hasta pueden prohibirle el ingreso a los próximos partidos de la Copa América. Eso sí, no se arrepiente de nada. "Cuando estaba en el auto regresando a mi casa, pensaba sobre lo que hice... Y no me arrepiento de nada. Nadie más en mi ciudad puede decir que ha conocido Messi ".

Vea el tweet del chico tras el partido

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)