copa américa

Cien partidos de Messi con Argentina

La Pulga llegará hoy a una marca significativa en Argentina; entre tantos recuerdos, la afanosa búsqueda de un título. Repasamos los 10 mejores momentos de Lionel Messi con la albiceleste.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: La Nación - GDA.

"En lo personal pasé varias copas, varios mundiales y me tocó perder dos finales... Me gustaría conseguir algo con la selección de una vez por todas". La frase sincera, que lo moviliza y sostenida con una mirada penetrante que eriza la piel surgió desde las entrañas de Lionel Messi en tierra chilena. Desde aquel debut inolvidable ante Hungría en 2005 que su zurda endiablada propone un viaje mágico a una jugada distinta, a un momento único con los colores argentinos. Pero siempre se espera más...

Esta tarde, cuando Argentina enfrente a Jamaica, por el cierre del Grupo B de la Copa América , Messi cumplirá su partido N° 100 con el seleccionado mayor. Un recorrido de capítulos felices y no tanto, de goles fantásticos, de los imaginables y de los que no lo son, de virtuosismo y de eficacia. La historia del joven que siendo adolescente siempre tuvo claro su deseo de vestir los colores de su país. Diez momentos del N° 10 en la selección...

1) El increíble debut. Citado por José Pekerman para el amistoso con Hungría, en Budapest, el 17 de agosto de 2005, con el número 18 y en el minuto 18 del segundo tiempo, ingresó por Lisandro López. Se trató del bautismo menos pensado. Sólo 1m32s estuvo la Pulga en la cancha en ese día inicial de su relación con la selección mayor. El árbitro alemán Markus Merk se ganó un lugar para siempre en la historia: interpretó que un manotazo a la carrera ante un rival húngaro merecía la roja y lo expulsó. La primera pelota fue la última en su debut.

2) El primer gol oficial. En Basilea, Suiza, a los seis minutos, anotó el tercer tanto argentino del 3-2 sobre Croacia. Con la camiseta N° 19 le quedó en los pies una mala entrega de un defensor, inició ese arranque tan característico suyo de derecha hacia el centro y definió con un zurdazo esquinado al segundo palo. De la felicidad, saltó sobre Riquelme para festejarlo.

3) Alemania 2006, el primer Mundial. Messi sorprendió desde que se incorporó a los juveniles y ganó el Mundial Sub 20 de 2005. Por sus condiciones, Pekerman lo incluyó en el plantel para Alemania 2006. Debutó a los 18 años en el 6-0 ante Serbia y Montenegro, y ese 16 de junio de 2006 anotó en Gelsenkirchen su primer tanto en los mundiales. Argentina cayó por penales ante los germanos, en los cuartos de final, pero él no ingresó y ése fue su gran dolor.

4) Copa América 2007. Fue uno de los equipos argentinos que más disfrutó. Con Alfio Basile como DT, llegó a la final de la mano de un equipo con un aura especial a partir de esa dosis de categoría, clase y buena entrega. Estaban Riquelme, Verón, Mascherano, Cambiasso, Tevez y Aimar, entre otros. La paliza táctica del Brasil de Dunga (0-3) le arrebató el sueño.

5) De un Diez a otro. Desde la aparición de Messi, el seleccionado tiene en su figura un genio de la magnitud de lo que fue Maradona. Por eso generó tanta expectativa el ciclo que, uno como entrenador y otro como dirigido, comenzaron después la renuncia de Basile. Como todo el plantel, la Pulga no la pasó bien cuando las cosas se pusieron complicadas en las eliminatorias y hasta pensó que él era el problema. Finalmente, Argentina se clasificó y la esperanza estaba en pie?

6) Sudáfrica 2010. Con 23 años, la ansiedad era mayúscula en aquel equipo dirigido por Maradona. A pesar de que disimuló incapacidades ajenas, y tuvo un buen Mundial, se marchó sin anotar goles y con otra frustración tras el 0-4 con Alemania, en cuartos.

7) Copa América 2011. Por ser en Argentina, tenía un significado especial para Messi. De la mano del Checho Batista, se encomendó a una causa futbolística arriesgada por la intención de imitar a Barcelona. La gente le hizo sentir su demanda en la noche santafecina, en un 0-0 ante Colombia. El duro mandato de los resultados volvió a postergarlo al ser eliminado por penales ante Uruguay.

8) El reconocimiento del hincha. Las eliminatorias de la mano de Alejandro Sabella, respaldadas por la apabullante eficacia de los de delanteros, puso a Messi en el listón más alto de su relación con el hincha argentino, que de alguna manera entendió su compromiso. Los partidos de local por las eliminatorias y los cánticos en su favor fueron bienvenidos.

9) Brasil 2014. Aunque el sistema no lo favorecía del todo, sentía algo en el cuerpo. Fue importante para que Argentina llegara a la final, pero tuvo una actuación de mayor a menor. Hasta la final, sentía que podía echar por tierra el cartel hiriente de tantos años sin vueltas olímpicas. Faltaba un partido, un paso? El gol de Götze le impidió cortar la bronca contenida.

10) Copa América Chile 2015. Final abierto...
En la selección, Messi integró varios planteles, fue dirigido por seis entrenadores, participó de diferentes torneos. Siempre con un rol protagónico. Ganó en juveniles, ganó en los Juegos Olímpicos, pero la espina clavada está. Sus destacados desempeños, su talento único y su dimensión de N° 1 no pudieron rescatar a Argentina de los años de sequías. En 100 partidos se ha convertido en un actor estelar de la última era del seleccionado, en el eslabón fundamental de un fútbol distinto. Pero si a la selección le va bien, él es el responsable. Y si le va mal, también. Así es siempre desde que el conjunto albiceleste tiene en él un motivo para entusiasmarse. Para acabar con las discusiones depende de -como él dice- "levantar una copa de una vez por todas". Hay que admitirlo: es lo que esperan todos los argentinos, que aparezca alguien y les alegre la vida. Messi ha mantenido encendida esa ilusión de un tiempo mejor que quizá esté por llegar? Cien veces, es mucho y es poco a la vez. Según cómo se lo mire.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)