Edinson Cavani

Cavani está de pie: historia íntima del momento más difícil

“Edi” recibió el lunes de noche las primeras noticias, pero recién ayer al mediodía la información completa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Francisco Flores

A las 10 de la mañana de ayer de lo único que se hablaba en el lobby del Hotel Intercontinental Las Condes, en voz baja, con tono confidencial, reservado era: "lo de Cavani".

Por supuesto, sin que nadie que aludiera lo ocurrido en Salto —lamentablemente, no ya para la selección, sino por lo que siempre conlleva un accidente fatal— dejara un lado la tragedia que había detrás con la pérdida de una vida, además joven, la pregunta de todos era: "¿Se irá Cavani?"

Para empezar por el final, no; no dejó la selección en Santiago de Chile para estar en su ciudad junto al padre, pero este desenlace tiene una sucesión cronológica de acontecimientos íntimos, difíciles de asumir por parte del atacante del PSG de Francia, que comenzaron muy tarde en la noche del lunes, cuando el jugador empezó a enterarse de lo que había pasado.

Esto es, en un primer momento Cavani recibió la noticia de que su padre había protagonizado un accidente en Salto, y lo que había sucedido era grave, pero nada más: Walter Guglielmone, su hermanastro y representante, lo puso en conocimiento del hecho, pero nada más, porque si le hubiera descripto la situación en su totalidad, al futbolista le hubiese sido muy difícil conciliar el sueño.

Incluso, por más que hubiera querido hacer en apoyo a su padre a la distancia, el delantero no hubiese podido hacer nada, ya que ni siquiera podía hablar con su progenitor, pues éste se encontraba detenido incomunicado.

Por todo esto, entonces, es que Tabárez y Wilmar Valdez tuvieron la dimensión real de lo que pasó en Salto antes que el propio Cavani, que descansó hasta media mañana; y, de la misma manera, debieron esperar para hablar con el jugador, con varios objetivos: ponerse a su disposición, apoyarlo y, en el caso del DT, como diría en la conferencia de prensa de la tarde, liberarlo para que adoptara la decisión que creyese necesaria: "Está afectado por una situación, en la que no estuvo involucrado, pero sí estuvo involucrado un familiar, está afectado; pero con el correr de las horas se va a ver cómo se adapta a esta situación, por eso habrá que esperar y hablar varias veces más con él".

Cavani, entonces, tomó contacto sobre el mediodía con la versión completa de lo sucedido con su padre.

A partir de ahí, pues a Cavani se le vio "afectado", como dijo Tabárez, quien luego enfatizaría acerca de la eventual determinación, en el sentido de quedarse o no con la selección, que "me parecería que no es cuestión de decir pasó tal cosa, hago tal cosa, hay muchas cosas que se encuentran; obviamente, él tiene que atender antes que nada lo personal, pero está involucrado en un grupo que vino acá a competir y esas cosas deben también estar en su mente".

Entre esas cosas a las que refirió el DT estuvieron el apoyo que recibió Cavani y que el jugador se haya enterado que Guglielmone iba en camino a Salto junto a su abogado.

Por eso, al empezar el entrenamiento en Chile se le vio serio, callado, pero sin dar la sensación de que estuviera "quebrado". Estaban corriendo las horas a las que refirió Tabárez, en las que iba a chequear las reacciones y el estado espiritual del delantero frente al problema que lo afectaba; pero, el resultado de ese examen parcial fue de que Cavani no dejaba a la selección.

Decisiones complejas de tomar.

Cuando se plantean situaciones como la de Cavani, en el seno de los equipos las decisiones a adoptar no son fáciles, porque está el plano personal —y el ámbito familiar— del jugador, pero también hay aspectos como ese de que "él está involucrado con un grupo que vino acá a competir", según precisó Tabárez.

Hay casi un "juego de poder", entre factores humanos y profesionales. Cuando Fossati dirigía a Danubio, un sábado que los de la franja vencieron a Peñarol, en el entretiempo llegó la noticia del fallecimiento del padre de Richard Núñez, pero se estimó que lo prudente era no transmitírsela al futbolista, que supo de lo ocurrido tras el final.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º