EN LA SERENA

Una caída que duele

Con Argentina no se puede pestañear en defensa, ni en ataque.

Ah…no. A este nivel no se puede pestañear. Ni un segundo. Ni en defensa, ni en ataque.

En el primer caso porque puede costar un gol, y un partido, como pasó con ese tanto que Agüero metió de cabeza al anticipar a Giménez, zambulléndose cerca del primer palo; y en el segundo porque puede representar el desaprovechamiento de las situaciones propicias que fabricó un equipo que, es cierto, planteó un fútbol “de respuesta”, como suele definir Tabárez, pero que –tanto cuando le dejó la posesión de la pelota al rival como al soltarse más en la segunda parte- generó chances para alcanzar el empate.

Así, entonces, y por eso, perdió Uruguay con Argentina, y quedó tercero, en una posición incómoda para el partido ante un crecido Paraguay el próximo sábado.

El partido en sí mismo no ofreció sorpresas, ni siquiera que lo definiera Agüero, porque si algo estaba claro era que Uruguay no jugaba sólo contra Messi: aunque es el mejor delantero del mundo, podía no bastar con limitarlo como lo hizo Uruguay, escalonándolo y poniendo uno o dos celestes cerca suyo para que llegaran siempre justo a trancarlo, marcarlo, molestarlo, tocarlo, o no dejar que hiciera esos pases limpios que mete como con la mano.

Con ese dispositivo desplegado por una línea de cuatro casi siempre atenta, bien parada; Arévalo Ríos como tapón por detrás de Rolan, el “Tata” –que a veces se recostaba a formar el “doble 5” a la derecha del “Cacha”- y el “Cebolla”; Lodeiro un poco más adelante, soltándose para ir a tapar la salida del mediocampo adversario; y con Cavani en el ataque, Uruguay se recostó, dejó que Mascherano, Biglia y Pastore manejaran la pelota, y no sólo la fue llevando: en un centro que mandó el “Cebolla” desde la izquierda y no logró conectar Rolan, en un córner que Godín cabeceó apenas afuera contra el segundo palo, y en otro centro que hizo “Maxi” Pereira desde la derecha para que Rolan metiera el cabezazo forzado, Uruguay le infundió respeto a Argentina, que nunca quiso arriesgar ni regalarse.

El partido, pues, muy de ajedrez, parecía ir camino a las tablas; porque Uruguay no daba espacios para la definición rival y, a su vez, no conseguía que Lodeiro, Rolan y Cavani se armaran en la faz atacante, hasta que apareció esa jugada a espaldas de “Palito”, en la que Godín deja su posición y se cruza a tratar de tapar el centro sobre el fondo de la cancha, Zabaleta mete el pase a media altura y Agüero se zambulle desde atrás de Giménez, lo anticipa y cabecea contra el primer palo.

Después, con Argentina primero recostado y luego cansado, acorralado, Uruguay –ya con Sánchez por “Cebolla” y Hernández por Lodeiro jugando en punta junto a Cavani- creció y pudo igualar, medio a la fuerza, con el alma; pero Rolan erró un gol, Cavani definió mal un par de jugadas y…se sabe: ante un rival como Argentina, no se puede pestañear; ni en defensa ni en ataque. Uruguay lo hizo y le costó un partido que pudo haber empatado.

El gol de Agüero dio paso a los minutos más emocionantes del partido de ayer, pero también a los más tensos. Fueron los momentos más calientes del partido, en los que cada choque terminaba en un roce posterior. Así ocurrió con Marcos Rojo, que fue a encarar a Muslera y terminó provocando un tumulto. Exactamente lo mismo que después ocurrió entre Messi, al que se hace extraño ver en esas actitudes, y Arévalo Ríos. Por otra parte, Uruguay disputará el último partido del grupo el sábado a las 16:00 horas en el estadio La Portada de La Serena, el mismo donde jugó ayer. Los albicelestes, mientras tanto, se enfrentarán a Jamaica ese mimso día a las 18 y 30 horas en el estadio Sausalito de Viña del Mar. Contra los de Ramón Díaz, Uruguay debe, ante todo, no perder, ya que el empate le daría chances de clasificar a cuartos de final como uno de los dos mejores terceros. Incluso una derrota podría valer si acompañan los resultados de los otros grupos.

La Celeste acudirá a ese partido sin su capitán, Diego Godín, que recibió frente a los argentinos su segunda tarjeta amarilla cuando se había mandando al ataque e iba cuerpeando con Mascherano, que le hizo falta. Pero el juez Ricci la cobró al revés y Godín lo aplaudió lo que le valió la segunda amarilla de la Copa y la suspensión.

URUGUAY 0 - 1 ARGENTINA

Uruguay: F. Muslera, M.Pereira, J. Giménez, D. Godín, A. Pereira, A. Ríos, Á. González, N. Lodeiro (68' A. Hernández), C. Rodríguez (63' C. Sánchez), D. Rolan y E. Cavani.

DT: Óscar Tabárez.

Argentina: S. Romero, P. Zabaleta, E. Garay, N. Otamendi, M. Rojo, L. Biglia, J. Mascherano, J. Pastore (77' E. Banega), A. Di María (88' R. Pereyra), L. Messi, S. Agüero (81' C. Tévez).

DT: Gerardo Martino

Gol: 56' Agüero (A)

Árbitro: Sandro Ricci (Brasil), asistido por Emerson De Carvalho y Fabio Pereira.

Roja: 30' Martino (Seleccionador argentino)

Amarillas: Lodeiro (U), Mascherano (A), Godín (U), Rojo (A), Romero (A) 

Estadio: La Portada (La Serena)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º