ANTECEDENTE

Un Brasil-Perú con escaso fútbol y mucho lío

Los incaicos y la selección que sería campeón mundial de 1970 con Pelé, protagonizaron una batalla campal en Maracaná

Pelea. Los casi 90 mil espectadores del Maracaná fueron testigos de los incidentes.
Pelea. Los casi 90 mil espectadores del Maracaná fueron testigos de los incidentes. Foto: Globo

En julio de 1968 Brasil jugó y le ganó dos amistosos a Perú en Lima, el segundo con goleada. En Abril de 1969 la selección incaica fue la que viajó, buscando revancha. Se jugaron dos partidos, uno el 7 en Porto Alegre y otro el 9 en el Maracaná de Río.

“Poco podía decirse de fútbol sobre el partido anoche en Maracanã, con Brasil venciendo a Perú 3-2. Todo porque el juego de pelota fue lo que menos sucedió en el estadio más grande del mundo, escenario de escenas lamentables, (...) que obligaron a detener el partido por 40 minutos”, dijo la crónica de O Globo de la época.

El equipo andino soñó con una revancha a base de buen fútbol y el juego en Porto Alegre fue en paz con victoria 2-1 para Brasil, que el año siguiente en México (Perú clasificó) lograría su tercer título mundial. Los goles fueron de Jairzinho y Gerson para los locales, mientras que Gallardo descontó para Perú.

Pero al Brasil de Carlos Alberto, Gerson, Tostão, Jairzinho y Pelé, todos querían ganarle, era una obsesión. Y Perú no era la excepción.

El segundo fue pactado para las 7:30 p.m. El tráfico fue caótico en las cercanías al estadio, que tuvo 80.302 entradas vendidas y varios miles más que entraron gratis.

Vergüenza.

La confianza peruana sale en el primer gol, de Gallardo a los 4 minutos. A los 7’ Baylón en un contraataque a toda velocidad anota el 2-0. Maracaná enmudece.

Brasil responde. Dos minutos después, Pelé hizo el 2-1. El empate surge del error del árbitro peruano Alberto Tejada a los 35’: Dirceu golpea a Cubillas, pero el juez confunde la situación. Pelé juega para Tostão, quien anota. Con el 2-2, todo vuelve a una calma aparente hasta los 41 minutos.

Según El Comercio, Gerson llega con una fuerza excesiva sobre Chito de La Torre. El peruano González reacciona y golpea a Gerson, que no demora la respuesta. Los dos son expulsados. Chito tuvo que salir, iba a recibir cuatro puntos en la pierna. Gerson diría más tarde que estaba tomando represalias de una agresión anterior. “Sería un cobarde si no reaccionara como reaccioné. Tuve un golpe en el cuello y uno en la espalda, mas cuando me levanto pateo al primero que encuentro, sin saber quién era”, dijo Gerson a O Globo.

El ex árbitro Arnaldo Cezar Coelho dice que tuvo una vista privilegiada.

Pelé. El 10 puso el primer descuento a los nueve minutos.
Pelé. El 10 puso el primer descuento a los nueve minutos. Foto: Globo

“Fui el asistente de línea de este juego, ese movimiento pasó frente a mí. El juego estaba caliente. En ese momento, vi cuando Gerson se acercó a De La Torre. Por el ruido del golpe, pensé que se había fracturado la pierna”.

El árbitro intenta volver al final de la primera mitad, cuando Jairzinho, sin balón, golpea a Chumpitaz. Luego comenzó una batalla campal que, según El Comercio, también involucraba periodistas.

“No fue así”, dice el línea Arnaldo. “En ese momento, los reporteros de radio llevaban un micrófono resistente, era un ladrillo. Cuando ocurrieron estas confusiones, invadieron el terreno de juego para entrevistar a los jugadores”.

“Fue un espectáculo deplorable causado por una entrada maliciosa de Gerson. En ese momento, al ver el campo invadido y el entorno tumultuoso, me avergonzaba de ser brasileño”, dijo Didi, DT de Perú.

Gustavo Escudero y João Havelange, presidentes de las federaciones de Perú y Brasil, van al vestuario peruano y Didi exige la salida de los reporteros de atrás del arco. El partido se reanuda. A los 35 minutos de la etapa final, Edu domina un rebote y dispara a Sartor: 3 a 2. Al final, los jugadores se toman de las manos y sellan la paz. Chito, sin embargo, juró vengarse de Gerson: no resistiría “siquiera 15 minutos” el próximo partido.

Revancha en cuartos del Mundial de México 70’

El destino los cruzó en cuartos de final del Mundial 1970. Didi -técnico peruano- dijo en el equipo titular que Chito no iba a jugar por los tres goles de Müller en el 3-1 de Alemania. Para Chito, Didi favoreció a Brasil. “Era brasileño. Quedé loco cuando supe que no iba a jugar. Chumpitaz me miró como diciendo ‘no hagas nada’: sabía que estaba a punto de darle un puñetazo. Perdimos y fui tras Didi. Los recuerdos difieren. Chale en 2014 dijo: “Didi no quería enfrentarse a Brasil, prefería enfrentarse a los europeos “cinturas duras”. Tuvimos que ganar de Alemania, pero perdimos. Didi entró en el vestuario y nos maldijo a todos los ‘maricones’. Chito quería golpearlo. Lo detuvimos. Cuando llegamos al hotel, escuchamos un ruido: Chito golpeó a Didi. Por eso no jugó”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)