COPA AMÉRICA

El balance de la Celeste: las razones de la despedida

Decisiones equivocadas, falta de definición y la mochila del favoritismo le pasaron factura a Uruguay en la Copa América 

Josema
Poder aéreo.  Giménez, de gran torneo, y el festejo de su gol ante Japón luego de ganar por arriba. Fue el 2-2 definitivo en un partido difícil.  Foto: Gerardo Pérez.

Ya pasadas unas cuantas horas de la eliminación de Uruguay de la Copa América a manos de Perú, se puede ir más allá y encontrar los motivos que llevaron a este sorpresivo resultado. Está claro que son varios los factores que generaron el desenlace del sábado.

Lo primero que hay que establecer es que Uruguay hizo los méritos durante los 90 minutos para quedarse con el triunfo. Los dirigidos por Oscar Tabárez fueron de menos a más en el partido y terminaron generando varias situaciones de gol sobre el arco de Pedro Gallese, que se constituyó en una de las figuras del partido. En cuanto al juego, Uruguay fue mucho más que Perú, que en el segundo tiempo apenas se limitó a defenderse con uñas y dientes para llegar a los penales.

¿Dónde estuvo la falencia de Uruguay? En la definición y en el último pase. Uruguay tomó malas decisiones a la hora de definir. Hubo jugadas en las que la incidencia pedía un pase más, pero la ansiedad por el gol llevó a equivocar los procedimientos.

Es imposible no hacer referencia a las jugadas que fueron revisadas por el VAR. Uruguay hizo tres goles que fueron anulados. En este sentido, hay que subrayar que los goles fueron anulados por los líneas; lo que hizo el VAR fue corroborar la determinación de los asistentes. El tanto de Edinson Cavani sigue dejando muchas dudas, en menor medida el de Luis Suárez, que parece ser algo más claro.

Mentalización. En la conferencia de prensa previa al partido, Tabárez había manifestado que era de los que pensaba que cada vez era más importante la cabeza que cualquier otra parte del cuerpo en el fútbol, haciendo referencia a la importancia de la mentalización en este tipo de partidos decisivos y más en un equipo como Uruguay, que todo el ambiente lo daba como favorito contra los incaicos.

Durante el partido dio la sensación que, si Uruguay apretaba el acelerador, lo ganaba cuando quería. Porque, además, el trámite marcaba que la Celeste estaba siendo superior. No logró plasmar ese hecho en el marcador, los minutos fueron pasando y se llegó a la instancia de los penales. Inconscientemente este factor le jugó una mala pasada a la selección, que salvo promediando el segundo tiempo, cuando fueron anulados los goles a Suárez y Cavani, pareció que no puso el pie en el acelerador.

Edi
Golazo. Cavani metió y su pirueta para el 2-0 sobre Ecuador. El inicio de la Celeste ratificó su condición de candidato. Entonces, era todo ilusión. Foto:  Gerardo Pérez.

Decisiones. Continuando con el razonamiento del punto anterior, Tabárez tuvo cierta responsabilidad en ese sentido, porque no reaccionó a tiempo con los cambios. De hecho, sólo se dio el ingreso de Lucas Torreira (también entró Cristhian Stuani, pero en el último minuto de adición y para tirar un penal), sacó a Nahitan Nández y con esa variante armó un rombo en el que el jugador del Arsenal quedó como volante tapón, con Valverde a la derecha, Rodrigo Bentancur a la izquierda y Giorgian De Arrascaeta como enganche, la posición en la que ha demostrado una y otra vez que es donde más rinde, aunque fue en la que jugó menos minutos.

Revolucionar el equipo con Jonathan Rodríguez por la banda (su ingreso fue importante en el 1-0 a Chile) o con Gastón Pereiro, que es un jugador capaz de dar ese último pase, también podrían haber sido pruebas que quedaron en la nada. Más aún considerando que el propio Tabárez señaló que en los últimos minutos algunos de sus jugadores estaban cansados.

Presión. Es difícil afirmarlo, pero da la impresión que la condición de candidato para la Copa América le terminó jugando en contra a Uruguay, que llegó con un plantel rico en potencial, con una mixtura exacta entre futbolistas de primer nivel, referentes con experiencia y jugadores jóvenes que se acoplaron muy bien y que están jugando en equipos de primer orden mundial. Por eso era uno de los favoritos al título.

En cada una de las conferencias, más que nada al principio de la Copa, el favoritismo fue un tema recurrente. Sin dudas, la Copa América dejó sabor a muy poco, todavía más después de haber hecho todos los méritos para vencer a Perú en los 90 minutos.

Bentancur
De frac.Así jugó Rodrigo Bentancur durante todo el torneo. Orden táctico, manejo elegante de pelota y claridad para salir jugando. Es titular indiscutido.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)