EN RÍO DE JANEIRO

Argentina aprovechó sus chances ante Venezuela y jugará con Brasil

Lautaro Martínez le dio tranquilidad con el gol a los 9' y Giovanni Lo Celso amplió a los 74', para que la Albiceleste juegue sus terceras semifinales consecutivas de Copa América.

Lautaro Martínez y Sergio Agüero en Argentina
Foto: AFP

Cinco años después, Argentina volvió a Maracaná, donde el 13 de julio de 2014 perdió la primera de la serie de finales en tres años seguidos, que derivaron en el “no se me da” de Messi tras la última, contra Chile en la Copa Centenario. Ayer la Albiceleste llegaba con dudas, pero se fue con más certezas y su tercera presencia consecutiva en unas semifinales de Copa América.

La clave de la clasificación la tuvo Lautaro Martínez y su nuevo gol en los primeros minutos, como había sucedido cinco días antes contra Catar. Remate de Agüero y desvío de taco del goleador del Inter de Milán para el 1-0 en 9’. Argentina rápidamente lograba romper el bloque de Venezuela, que se había mantenido invicto contra Brasil en la fase de grupos y solo había recibido un gol (Bolivia). Pero aún más importante, se sacaba un peso de encima y así jugó tranquilo, tirándole la presión al rival.

Venezuela no pateó al arco en toda la primera mitad y solo lo hizo una vez en el complemento. Una buena sincronización entre los zagueros —Nicolás Otamendi y Germán Pezzella— con el cinco ‘tapón’ —Leandro Paredes— fue decisiva para que Rondón, Machís o Murillo nunca lleguen a tener una posición cómoda para patear, cubriendo espacios y depejando en situaciones justas. Solo el lateral Roberto Hernández se les escapó en esa única chance venezolana, pero su definición fue al cuerpo de Franco Armani, que respondió acorde a la situación y la rechazó.

Leandro Paredes y Germán Pezzella en el tiro de Junior Moreno en el Argentina vs. Venezuela
Leandro Paredes y Germán Pezzella en el tiro de Junior Moreno. Foto: EFE

Messi no aparecía en su mejor nivel. “No está siendo mi mejor Copa América”, admitió luego del partido en la zona mixta. Y Argentina se iba decantando por cuidar su arco, retrasando las líneas y dejando que la Vinotinto dejara espacios atrás. Así fue que primero Martínez avisó con un fuerte remate al palo y luego Giovanni Lo Celso amplió. Agüero nuevamente fue el generador de la jugada: media vuelta y tiro de afuera del área para el rebote demasiado corto de Wuilker Faríñez, uno de los arqueros de mejores números en la fase de grupos la Brasil 2019. Lo Celso la “pescó” al lado del arco y puso el 2-0.

Eso significó tener el partido prácticamente cerrado para los de Lionel Scaloni, quien con los partidos fue encontrándole la vuelta al equipo y también contando con los goles en los momentos justos. Ayer incluso nuevamente con su arco en cero y con la carta debajo de la manga de su 10, que en el momento que aparezca en toda su capacidad podrá hacer la diferencia.

En tres días, la Albiceleste tiene una prueba de fuego, un rival a medirse para saber concretamente dónde está parado y a qué puede aspirar. En un partido sin chances de fallar, en semifinales lo espera un Brasil que además de ser local aún no ha recibido goles en la Copa América. Su golero Alisson es el que menos ha tenido que trabajar en el torneo, pues solo recibió cinco tiros al arco en cuatro encuentros.

Messi en el Argentina vs. Venezuela
Foto: AFP

Será un reencuentro entre dos selecciones que no se ven las caras en la Copa América desde la final jugada en la edición de Venezuela 2007. Desde aquella oportunidad, cuando la Verdeamarela venció por 3 a 0, solo quedan dos jugadores, justo los ahora capitanes de sus selecciones: Dani Alves y Lionel Messi. Desde entonces el lateral ha estado en los tres títulos que la Canarinha sumó en estos años (junto a la Copa Confederaciones de 2009 y la de 2013), mientras que la “Pulga” solo tiene las tres finales perdidas en los años 2014, 2015 y 2016.

¿El escenario para el clásico de América? Nada menos que el Mineirão de Belo Horizonte, donde también hace cinco años la selección y todo el fútbol brasileño tuvo uno de sus episodios más oscuros con el 7-1 que le propinó Alemania.

El premio para el ganador será nada menos que la presencia en la final de América y la oportunidad de conseguir un título que les es esquivo hace varios años, en el caso argentino desde 1993.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)