Copa América

La alegría de Bobadilla

El paraguayo confesó su felicidad por la baja de Godín; “Es una ventaja que tenemos que aprovechar”, dijo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mano a mano. Julio Dos Santos y el técnico Ramón Díaz. Foto: EFE

Raúl Bobadilla "está grande", como suelen decir los jóvenes en la actualidad para referirse a alguien cuya corpulencia no pasa desapercibida; como en el caso del delantero nacido en Formosa, Argentina, y formado futbolísticamente en las divisiones juveniles de River Plate, pero que a principios de este año comenzó a tramitar la nacionalidad de su abuela y su madre: la paraguaya.

"Yo dije que para nosotros el partido contra Argentina iba a ser un muy importante y, por suerte, tuve razón, sobre todo porque fue muy lindo el resultado que sacamos. Aparte, ese punto y los tres que ganamos contra Jamaica, pueden pesar mucho en un partido donde nos jugamos la clasificación, como es éste que viene frente a los uruguayos".

Alto, de espalda ancha y brazos que parecen troncos, podría asegurarse que el jugador que precisamente ayer cumplió 28 años, fue fortaleciendo su físico con el transcurso de su trayectoria: jugó en Basel y Gasshopper y young Boys de Suiza, Borussia Moenchegladbach de Alemania y Aris de Grecia, y ahora lo hace en el Ausburgo germano.

A Bobadilla, además, se le nota la carrera que ha trazado en las canchas de Europa en la soltura y fluidez de su lenguaje, que no es de pocas palabras, sino al contrario; como cuando se refirió a la circunstancia de que ayer la delegación guaraní festejó su cumpleaños: "Pasé un día muy lindo, porque a la hora del almuerzo cortaron una torta y me cantaron que los cumplas feliz, lo que agradezco mucho porque hizo que lo pasara en familia, como quien dice, algo que valoro mucho porque yo estoy acostumbrado a pasar sin la familia al lado desde hace muchos años".

Con esa misma versatilidad para expresarse, el atacante no eludió hacer referencia a Uruguay: "Sabemos la clase de jugadores que tiene, que son de mucha calidad. A Uruguay le tenemos mucho respeto, pero también sabemos cómo está nuestro equipo y, sinceramente, tenemos mucha confianza".

Más aún, el formoseño mostró que es de los jugadores a los que les gusta informarse y, habló Diego Godín y, más concretamente, en lo que puede representar, su baja: "Pienso que su ausencia puede influir mucho, no sólo porque es un gran jugador, sino porque por algo es el capitán, ¿no? Uruguay lo puede sentir, lo puede extrañar, y yo creo que esa es una ventaja que nosotros tenemos que aprovechar. Yo, personalmente, como delantero, me alegro de que no juegue Godín (risas); y lo digo tranquilo, porque no va a estar porque está suspendido, no porque se encuentre lesionado. Yo soy futbolista y eso es algo que nunca se lo deseo a nadie".

Derlis no elige rivales.

Derlis González, que defendió a Rubio Ñu, Benfica, Olimpia y Basel habló con firmeza, y por pasajes en forma poco menos que desafiante: "Nosotros queremos ganar y salir primeros del grupo, si queremos llegar a la final no vamos a andar eligiendo rivales; si contra Uruguay fuésemos a asegurar la clasificación con un empate para jugar con un rival supuestamente menor, es mejor irnos para casa. Tenemos cuatro puntos; por eso saldremos a ganar contra los uruguayos. Sabemos que vamos a enfrentar a una gran selección, pero vamos hacer nuestro juego".

Mientras gane, nadie abre la boca, en guaraní ni en español.

Café. Sobres de té. Masas secas. Agua. Como es lógico, mientras no llegan Bobadilla y Derlis González (foto), el guaraní, inconfundible, intrincado, preside el 90% de las conversaciones y los diálogos; pero, igual, es posible palpar el relativo desconcierto que hay en los periodistas paraguayos. Es que ellos pensaron lo mismo que uno a la distancia; con muchísima mayor propiedad, claro: Ramón Díaz, DT que gusta del fútbol ofensivo y no se caracteriza por trabajar demasiado adentro de la cancha, no se avenía al tradicional estilo guaraní, de fuerza, velocidad, garra y…contraataque.

Sin embargo, jugando al ataque, se llevó a Argentina por delante. Así que el aparente contrasentido está dando resultado; y el periodismo no abre la boca: ni en guaraní ni en español; mientras la selección gane.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º