BÁSQUETBOL

Zion Williamson: es el futuro de la NBA, pero juega con restricción de minutos por partido

Los New Orleans Pelicans ya no pueden acceder a playoffs este año, pero cuentan entre sus filas con el jugador que muchos afirman será la próxima estrella de la NBA, en la estela de LeBron James. 

Zion Williamson, el futuro de la NBA, juega con restricción de minutos.
Zion Williamson, el futuro de la NBA, juega con restricción de minutos. Foto: Archivo.

En plan de disminuir riesgos en la burbuja de Orlando de la NBA, las transmisiones cuentan con una gran cantidad de cámaras robóticas automatizadas, sin la intervención de personas. Aunque está claro que enfocar a David Griffin luego de una caída natural de Zion Williamson, tras resbalar por ir a buscar un rebote, fue una decisión humana (hasta con cierta malicia), del director de TV en el partido entre Memphis y New Orleans. 

Griffin es el vicepresidente ejecutivo de los New Orleans Pelicans que, un día antes, ante la insistencia de la prensa por la restricción de minutos que el equipo le impuso a su figura, comentó tajante: "Si alguno esperaba otra cosa es porque tal vez no fui lo suficientemente claro. Zion es el futuro de nuestra franquicia y deberá atravesar ese proceso. No hay otra alternativa".

Zion Williamson tiene apenas 20 años (los cumplió el 6 de julio) y es el hombre que todo el ambiente de la NBA eligió como el sucesor de LeBron James. No porque juegue parecido. Pero es un diamante en bruto. Por fuerza, agresividad y determinación, nadie duda de que es potencialmente una súper estrella. Es el nombre llamado a dominar la próxima década de la NBA. Eso sí: sus frágiles rodillas hacen juegue con limitación de minutos por partido y el cuerpo técnico está obligado a brindarle atenciones como si se tratara de un veterano. 

La rodilla derecha del novato maravilla comenzó a sufrir en su última temporada con Duke, en la NCAA. Primero fue un esguince. Luego, durante la Summer League de la NBA, ya con los Pelicans, sufrió un golpe que lo dejó fuera de los partidos de preparación. Y en plena pretemporada para su temporada inicial, sufrió la rotura parcial del menisco lateral derecho.

La lesión puede demandar hasta cuatro meses de recuperación. Esos plazos se cumplieron cuando volvió a jugar en enero (se perdió los primeros 44 encuentros), pero lo hizo con un estricto control por parte de los médicos. No más de tres minutos por cuarto. Un total de 12 minutos por partido. Una verdadera decepción para el jugador y para los fanáticos que están deseosos de ver a la futura mega figura de la competencia.

En febrero empezaron a liberar un poco más su participación. Empezó a jugar un promedio de 30 minutos por partido y, cuando parecía que se iba a ver lo mejor, llegó la pandemia. Lo negativo fue que perdió ritmo de juego. Lo positivo, que sumó otros cinco meses extra para recuperarse de su lesión y volver mejor físicamente.

Sin embargo, nada cambió. Zion es una mole que mide 2,01 metros y pesa 130 kilos, aunque hay quienes consideran que incluso puede haber excedido ese peso después de la interrupción. Alvin Gentry, su entrenador, tiene a cargo la dirección de todos sus jugadores, menos la del hombre clave: "Los médicos nos dijeron los minutos que debía jugar y simplemente sigo la orden", ha dicho.

Además, el jugador se vio afectado por un problema personal que no le permitió jugar los amistosos en la burbuja. "Había un plan muy claro diseñado para cada miembro del equipo", explicó Griffin. "Zion fue llamado por su situación familiar y salió del campus por una razón más que real. Estuvo 13 días alejado del grupo a la hora de seguir el plan después de cuatro meses sin jugar al básquetbol. Entiendo que todos quieren que juegue 40 minutos por partido, pero les aseguro que no lo hará. Le llevará tiempo retomar su ritmo. Tenemos que subir la carga de manera progresiva. No hay otra alternativa para él".

Altas expectativas para Zion

Se espera demasiado de él y lo que se ve cuando está sobre el parquet es impresionante. Pero llega en dosis reducidas e insuficientes. "La restricción de minutos es un infierno para mí", ha dicho el jugador. "Cuando empiezo a transpirar escucho la bocina y sé que tengo que volver al banco. Lo tengo que aceptar, pero no deja de ser frustrante. Soy un competidor y me gusta estar el máximo tiempo que pueda en la cancha, así que cuando tengo que salir me molesta, por supuesto". Y lo hace saber cada vez que sale, meneando la cabeza y con un rostro de enojo que no disimula ni por un instante.

Los médicos dicen que si su rodilla pierde una porción de ese menisco que se desgarró, puede sufrir cambios degenerativos y artritis. El sobrepeso, por supuesto, puede ser un problema. Pero si se alineara desde lo físico, algunos creen que podría perder esa potencia que lo hace tan dominante debajo del aro. Como sea, la situación es muy traumática.

Sus 130 kilos lo convierten en el tercer jugador más pesado de la competencia y los dos únicos que lo pasan, también lo superan por más de 20 centímetros de altura cada uno: Tacko Fall (2,26 metros y 141 kilos) y Boban Marjanovic (2,24 metros y 132 kilos).

"Es desafortunado lo que está viviendo, pero es un jugador de los que aparece sólo uno por generación. Tenemos que mirar a largo plazo con él. Si tiene tres o cuatro minutos por cuarto, debemos aprovercharlos", afirma su compañero Josh Hart.

New Orleans ya no tiene posibilidades este año y, a pesar de que su próxima estrella tuvo un tiempo de recuperación más que suficiente, no logró ponerse en forma. Por ahora, habrá que seguir esperando para el despegue definitivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados