BÁSQUETBOL

Una victoria de oro

Uruguay se hizo fuerte en casa, cumplió con lo planificado, le ganó a México y sigue soñando con el Mundial de China.

Esteban Batista en el partido de Uruguay vs. México. Foto: Gerardo Pérez
Esteban Batista en el partido de Uruguay vs. México. Foto: Gerardo Pérez

Marcelo Signorelli diseñó un plan para la doble fecha de Eliminatorias y lo planificado se cumplió. El entrenador y el plantel le hicieron frente a las bajas previas al partido Estados Unidos y le apuntaron al juego con México. El técnico uruguayo dejó en Montevideo a Bruno Fitipaldo y a Esteban Batista para encarar de mejor forma este encuentro junto a Luciano Parodi, que solamente podía jugar ayer.

Y, sufrimiento mediante, todo salió bien. La Celeste ganó un partido clave, de esos que quedarán en el recuerdo del camino al Mundial, en esos en los que el equipo no brilló en el juego, pero en el que se puso el corazón en cada pelota. Los aztecas comenzaron mejor, encontraron gol de todos lados y con Paul Stoll, Gabriel Girón y Gustavo Ayón, complicaron mucho a una defensa que no podía contener las ofensivas.

Uruguay, por el contrario, arrancó con mucho nerviosismo en ataque, la pelota no entraba y las diferencias en el marcador se agrandaban.

Tras un primer cuarto en el que México ganó 19-9, en el segundo la visita llegó a estar 15 arriba (27-12), pero la Celeste empezó a defender mejor, a cortarle el circuito a los aztecas y a jugar con el corazón, alentada por el público que se arrimó al Palacio Peñarol con una gran ilusión.

Es que el equipo de Signorelli se lució en lo colectivo, pero aparecieron varias individualidades como las de Luciano Parodi, Esteban Batista, Kiril Wachsmann y Hatila Passos, el desparpajo de Joaquín Rodríguez entrando en el segundo cuarto a tirar de tres y metiendo. Esos aspectos le cambiaron la cara a un equipo que nunca se dio por vencido. Con esas armas Uruguay creció, hizo un segundo tiempo muy bueno en lo defensivo, aparecieron los puntos en ofensiva y la Celeste se quedó con el triunfo por 63 a 60 para mantener la ilusión intacta pensando en la clasificación al Mundial de China 2019.

Ahora se vendrá la próxima ventana en la que Uruguay recibirá a Puerto Rico (29 de noviembre) y Estados Unidos (1 de diciembre) con el objetivo de sumar, pero hoy el sueño sigue vivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)