BÁSQUETBOL

Vairo: "Apostamos a recuperar el sentido de pertenencia que se perdió"

Su nombre comenzó a sonar fuerte hace más de un año en los pasillos de la FUBB, cuando se supo que el Dr. Luis Alberto Castillo dejaría el sillón presidencial.En la Asamblea de Clubes, Ricardo Vairo fue postulado y obtuvo una inmensa mayoría para ser el nuevo presidente de un organismo que apunta a crecer.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ricardo Vairo

—¿Esperaba ser el presidente de la FUBB?

Si me preguntás en el corto plazo, sí. Porque hace ya un tiempo que en el ambiente del básquetbol se empezó a decir que éste era año de elecciones y sobre todo a nivel de dirigentes mi nombre comenzó a manejarse y me lo hacían llegar. Entonces, algo esperaba, pero años atrás cuando recién había empezado en este mundo siendo dirigente de Welcome ni se me había ocurrido terminar siendo el presidente de la federación.

—¿Cómo comenzó su carrera en el básquetbol?

Siempre me gustó el básquetbol. Hice juveniles en Welcome y después por estudios o trabajo abandoné y por ahí la vida te aleja un poco del barrio y de los amigos; pero seguí jugando. Estuve en Neptuno, Banco República y Biguá, pero seguí siendo socio de Welcome e iba a verlo, aunque no estaba en la interna. Hasta que un día Alfredo Godoy me vino a buscar para que diera una mano en el club. Me atrajo la invitación y lo tomé más que nada como una posibilidad de reencuentro con amigos. Llegué y al año fui presidente. Entre 2004 y 2010 estuve en tres períodos.

—¿Y su llegada a la Liga Uruguaya de Básquetbol?

En 2011 me llamó Fernando Stagnari (en ese entonces presidente de la LUB) para ser neutral de la Liga. Era algo interesante. Fue como conocer algo nuevo. Ya conocía el tema a nivel de clubes, pero es cierto que cuando entrás a la federación te lleva unos cuantos meses ver cómo funciona ese mundo. Pero al año siguiente, en 2012, Fernando (Stagnari) renunció y me eligieron presidente de la LUB. Eso coincidió con las elecciones de la FUBB, en las que quedé como Secretario General

—¿Cómo manejó el tema del apoyo de los clubes?

Lo que hice y me ocupé de hacer fue no ser proactivo por este tema y cada vez que alguien lo mencionaba yo lo tiraba para adelante, para focalizarme en la Liga porque no quise politizar el ambiente, sobre todo porque estaba en el torneo más importante que tenemos. En ningún momento hice política y jamás dije con quien iba a ir si me postulaba. Tampoco fue necesario porque en ningún momento se habló de otro candidato, pero me preocupé de no politizar y eso fue muy importante para el básquetbol.

—Tuvo 13 votos de 14 de la LUB. Eso es muy bueno, ¿no?

Sí. Y me sorprendió. Más que nada porque yo tengo un estilo de trabajo de mucho involucramiento, de escuchar, de hablar, de ver y definir objetivos, pero siempre separando los problemas con las personas. En la LUB siempre trabajamos con todos los clubes, pero justo se dio que en las últimas semanas teníamos que votar la forma de disputa que yo era partidario de mantener, pero varios no. Tratamos de no politizar el asunto y en las elecciones se notó. Eso habla bien de mí, pero más aún de los clubes que a pesar de pasar por esas cosas ponen una elección por encima y no se quedaron con lo anterior.

—¿Qué significa ser el presidente de la FUBB?

Lo veo más como un medio que como un fin. Yo no entré al básquetbol para ser presidente de nada, sino para trabajar. Mi ansiedad hace que quiera hacer cosas, cambiar cosas. Mi vida laboral también siempre fue así y hoy me siento con un a responsabilidad muy grande porque accedí a un cargo que lo han tenido personas que han sido ejemplos en la vida del país y por lo tanto es un honor. Pero a mí me gustan los desafíos, me gusta plantear objetivos y aspiro, hoy que tenemos una muy buena federación en muchos aspectos, a que esté mucho mejor dentro de cuatro años. No me gusta estar en un lado para hacer más de lo mismo.

—Si bien usted ya era parte, ¿cómo encuentra a la FUBB y cómo la imagina a futuro?

La FUBB es muy fuerte en muchos aspectos y no lo digo yo ni "Ney" Castillo, ni sus empleados. Lo dice la FIBA que la tiene entre las tres mejores de América, incluyendo la de Estados Unidos. Tenemos una organización que compite en todos los niveles en todos los campeonatos. Somos el país que participa en todos los ámbitos. Además se viene trabajando muy bien con la violencia, la federación es transparente y creíble. Todos esos valores trataremos de mantenerlos, pero tenemos el desafío de agiornarnos a los cambios en la sociedad y por eso nos vamos a centrar en la masificación del básquetbol, no solo en Montevideo sino también en el interior del país. A nivel de selecciones queremos estructurarnos y aprovechar este cambio en el sistema de disputa de torneos internacionales. Por eso apostamos por un cuerpo técnico estable con una política definida y que trabaje en conjunto con todos los clubes en el proyecto.

—¿La selección mayor es una vidriera para el gran cambio?

Por supuesto. Yo creo que el hecho de que la selección no juegue en Uruguay es un handicap importante. En los últimos años no logramos conseguir algo clave: conformar un grupo. Apostamos a recuperar el sentido de pertenencia que se perdió y para eso necesitamos que todos los estamentos del básquetbol se involucren: jugadores, entrenadores, dirigentes y periodistas. Eso es clave y más en un país como el nuestro en el que cada uno se caracteriza por cuidar su chacrita, hablar mal del otro y separarse. Si no cambiamos eso, por más plata que se pueda poner, objetivos y estrategias, no lo vamos a lograr. Y por mi modalidad de trabajo, esa va a ser una de las principales tareas que entiendo debo hacer ya para que todos estemos involucrados en el proyecto que tiene como objetivo hacer crecer a este deporte que tanto queremos.

El básquetbol como ámbito de enseñanza para todos los jóvenes.

"Tengo muchos sueños como presidente de la FUBB, pero el más grande es que el básquetbol se convierta en una disciplina en la que se encuentre un ámbito natural de enseñanza de valores para la juventud", dijo Ricardo Vairo, quien el miércoles, tras ser electo presidente, pasó a designar su Consejo de Neutrales para los próximos cuatro años de mandato.

Álvaro Abdala será el vicepresidente, Oscar Grecco el Secretario General, Fernando Coelho el Tesorero y Oscar Avegno el Contador. Solo resta definir un segundo vicepresidente que será un representante del interior. "Después del Sudamericano nos vamos a reunir con los clubes del interior para proponer un nombre y designarlo", explicó Vairo.

El flamante presidente de la FUBB hizo hincapié en que se debe apostar a la formación de jugadores desde la raíz y agregó que "uno de los grandes objetivos es poder tener cada día más y mejores jugadores de básquetbol y espero que esta disciplina sea un medio de transmisión de valores que son inherentes al mismo y que hacen cambiar a las personas".

Por otra parte, Vairo remarcó la importancia de la lucha contra la violencia en el deporte y dijo que "si bien es un problema de la sociedad, nosotros hemos trabajado y mucho en este aspecto. Fuimos reconocidos por el Ministerio del Interior y la Secretaría Nacional del Deporte".

El presidente de la FUBB expresó que "no debemos descuidarnos ni un momento y es por eso que apostamos a evaluar y reanalizar las cosas que se pueden mejorar. Por ejemplo, lo próximo es poder tecnificar el sistema de ingreso a las canchas. Eso tiene un alto costo de inversión y es por eso que lo estamos evaluando con diferentes autoridades para poder generar un derecho de admisión creíble. Ya contamos con la filmación de todos los partidos que se juegan y trabajamos con seguridad general de espectáculos y privada de los clubes. Por suerte los hechos vienen siendo mínimos, pero tenemos que seguir trabajando para que no sucedan cosas lamentables como las de los últimos años".

LA TRAYECTORIA.

Trabajador desde los 12.

Ricardo Vairo es CEO de la agencia DDB Uruguay, tiene 59 años y cuatro hijos. A los 12 años, mientras su familia se fue de vacaciones a Dolores como de costumbre, él decidió quedarse en Montevideo. "Terminé 1° de Liceo y quería trabajar. Lo encontré en una pizzería: me pagaban sueldo y comida. Ahí empecé y no paré más", cuenta. Hincha y socio de Welcome de toda su vida, fue secretario del club primero, presidente después y luego comenzó su camino en la FUBB. Presidió la LUB y después fue Secretario General.

Tres puntales para la gestión del básquetbol uruguayo.

1 - Recuperar la identidad del básquetbol nacional y el objetivo es que los más chicos, niños y niñas, tengan a este deporte en la enseñanza primaria. "Estamos en los primeros intercambios con el equipo de Neutrales y los Gerentes. Lo hablé internamente y no definimos nada aún, pero hay una herramienta que para mí es muy interesante: 3x3. Es una disciplina en la que FIBA puso mucho foco, tiene un lenguaje juvenil, nace del básquetbol callejero y ese puede ser un buen camino", dijo Vairo.

2 - El proyecto de selecciones nacionales que busca tener un grupo que entrene durante todo el año y que sienta las ganas de defender a Uruguay. "Estoy convencido de que lo vamos a lograr. La realidad nos va a poner piedras en el camino, pero está en nosotros ir superándolas. El nivel del básquetbol uruguayo a nivel de jugadores, entrenadores y dirigentes es muy bueno y hay capacidad. Tenemos que ver el medio vaso lleno y no el medio vaso vacío", explicó Ricardo Vairo al respecto.

3 - Sistematizar y tecnificar los fichajes y el uso de la información de los jugadores. "Estamos en el Siglo XXI y no puede haber una persona en la FUBB que ingrese los formularios a mano. Tenemos entre 200 y 300 partidos. Eso se tiene que realizar mediante un software. La FIBA lo tiene y está en nosotros capacitar y mejorar", contó Vairo. El presidente remarcó que "tiene que llegar el oficial de mesa con una tablet y con un botón ya ingresar los datos del jugador y ver si tiene la ficha médica al día y demás".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)