NBA

Toronto Raptors: el equipo que sacude Canadá

Un plantel internacional para una ciudad multiétnica, también muestra cómo el mundo ha terminando conquistando a la NBA.

El festejo del plantel de los Raptors junto al público. Foto: AFP
El festejo del plantel de los Raptors junto al público. Foto: AFP

Al final, los hinchas canadienses no son tan diferentes a los de otras partes del mundo. El lunes pasado, durante los festejos en las calles de Toronto por el título de la NBA obtenido días atrás por los Raptors, hubo alboroto y alegría pero también desbordes: cuatro personas resultaron heridas de bala y hubo momentos de pánico. Pero no solo por eso las celebraciones superaron todo lo pensado.

La primera consagración de un equipo no estadounidense en la historia de la principal liga profesional del básquet mundial resultó un acontecimiento que sacudió a Canadá, una nación que hasta ahora había dirigido casi toda su pasión deportiva hacia el hockey sobre hielo. Durante las finales se organizaron 56 fiestas en parques públicos del país con pantallas gigantes para seguir la retransmisión del partido.

Los Raptors tienen una trayectoria bastante corta: la franquicia surgió en 1995, cuando la NBA decidió expandirse fuera de fronteras. Al mismo tiempo surgieron los Vancouver Grizzlies, que sin embargo debieron mudarse a Memphis pocos años más tarde ante las pérdidas sufridas.

No era sencillo empezar de cero: el costo de anotarse en la liga fue de 125 millones de dólares, a lo cual los empresarios fundadores debieron sumar la construcción de un estadio y, por supuesto, la formación del plantel. Los antecedentes no eran buenos tampoco: otro equipo de Toronto, los Huskies, participó en la Basketball Association of America, una de las ligas precursores de la NBA, en la temporada 1946-47 pero enseguida desapareció.

Los jugadores de Toronto con el trofeo, tras la victoria. Foto: AFP
Los jugadores de Toronto con el trofeo, tras la victoria. Foto: AFP

Al final, los Raptors quedaron como los únicos representantes canadienses en la NBA. Y lograron consagrarse campeones mucho antes que una formación canadiense volviera a alcanzar el título en la NHL, la liga profesional norteamericana de hockey.

SIGNIFICADOS. La afición por los Raptors es una condición que une a la población de Toronto, la ciudad más multiétnica de una nación donde la cuarta parte de la población nació en otro país. La gente de Toronto eligió el nombre Raptors en una encuesta cuando se fundó la franquicia y acompañó al equipo durante sus difíciles, tambaleantes comienzos (una curiosidad es que el nombre, que recuerda a los dinosaurios velocirraptores, fue consecuencia de la dinosauriomanía registrada en los 90 debido a la película Jurassic Park). Sin embargo, la alegría de la victoria abarcó otras regiones del país. Uno de los lemas del equipo lo identifica con todo Canadá: “Nosotros (somos) el Norte”.

El triunfo de esta temporada no deja de ser una reivindicación para sus hinchas, que siempre se quejaron de las pocas retransmisiones por televisión pese a las buenas campañas de los últimos años. Los más fanáticos, además, elaboraban teorías sobre conspiraciones de los árbitros para perjudicarlos.

El triunfo de Toronto fue presentado a la vez como una derrota del nacionalismo deportivo estadounidense: el título “mundial” de la NBA, como suelen decir los locales, quedó en manos de un equipo extranjero. En realidad, los Raptors son un equipo internacional. En el plantel campeón solo hay un canadiense (Chris Boucher, en realidad nacido en la caribeña isla de Santa Lucía y nacionalizado), aunque toda su estructura está llena de nacionalidades. Para empezar, los jugadores Marc Gasol (España), Serge Ibaka (Congo y España), Pascal Siakam (Camerún) y OG Anunoby (nacido en Londres de padres nigerianos). El técnico asistente, Sergio Scariolo, es italiano. Otro de los entrenadores asistentes, Patrick Mutombo, nació en la República Democrática del Congo. El presidente del equipo, Masai Ujiri, nació en el Reino Unido y creció en Nigeria. Nick Nurse, el entrenador en jefe, hizo parte de su carrera en Europa.

Hinchas con la imagen de Nick Nurse, el técnico que llevó a la gloria a los Raptors. Foto: AFP
Hinchas con la imagen de Nick Nurse, el técnico que llevó a la gloria a los Raptors. Foto: AFP

Incluso buena parte de los hinchas estadounidenses quería el triunfo de los Raptors antes que el de sus rivales en las finales, Golden State Warriors. Según una encuesta, la mayoría de los hinchas en todos los estados, excepto California, Nevada y Hawai, prefería a los canadienses antes que un tercer título consecutivo de los californianos.

Lo que es bien canadiense es la estructura societaria de los Raptors. La franquicia pertenece a la empresa Maple Leaf Sports & Entertainment, con sede en Toronto. “Maple Leaf” significa hoja de arce, justamente el símbolo nacional canadiense. La firma posee franquicias y estadios de varios deportes profesionales de su país y Estados Unidos: los Toronto Maple Leafs de la NHL, los Argonauts de la liga canadiense de fútbol y Toronto FC de la major League Soccer, entre otros.

La victoria de los Raptors, en definitiva, es una consecuencia del plan de internacionalización llevado adelante por la NBA desde la década de 1990. En la temporada 2018-19 hubo 108 jugadores internacionales de 42 países, que representaron el 24,5% de los planteles. Cada uno de los 30 equipos tenía al menos un jugador no estadounidense. Y buena parte de ello son figuras clave. El actual draft abunda en extranjeros. Hasta están logrando hitos que los estadounidenses no han alcanzado: Marc Gasol se convirtió en el único jugador que logra el anillo de campeón con un hermano (Pau) que también lo consiguió con otro equipo y en años diferentes.

La influencia de estos foráneos elevó el nivel general de la competencia. Hay quienes dicen que la NBA podría expandirse a México. Y si no lo ha hecho a Europa es por las distancias, que obligarían a largos vuelos en medio de un apretada agenda de partidos.

En los festejos se desarrollaron ciertos disturbios que asustaron a varios. Foto: AFP
En los festejos se desarrollaron ciertos disturbios que asustaron a varios. Foto: AFP

“Este tipo de expansión hará que el deporte sea más emocionante y, al mismo tiempo, contrarrestar el tipo de caracterización negativa de otras culturas y personas que ha estado creciendo recientemente, en Estados Unidos y más allá”, comentó el exastro de los Lakers Kareem Abdul- Jabbar, en una reciente columna con su firma en el diario británico The Guardian.

Después de todo, el inventor del básquet era canadiense: James Naismith, el profesor de educación física que decidió entretener a sus alumnos con un juego en el cual había que embocar una pelota en un canasto de duraznos, nació en Almonte, a 400 kilómetros de Toronto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)