BÁSQUETBOL

Un sueño que está muy cerca

Argentina y Uruguay siguen trabajando para albergar el Mundial 2023.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Candidatura. Los dirigentes de Uruguay y Argentina confían en que los dos países pueden llegar a ser sede del Mundial. Foto: CABB

Con esfuerzo, planificación y sobre todo muchas ganas, Argentina y Uruguay no descansan y continúan trabajando para ser sede en conjunto del Mundial de básquetbol 2023.

Está claro que no será nada fácil, pero la candidatura de los países del Río de la Plata ya pasó el primer filtro y ahora seguirá luchando y tendrá varios oponentes de nivel.

Es que entre los países que se postulan a sede del torneo están Australia, Japón, Filipinas e Indonesia, Alemania, Turquía y Rusia.
A simple vista y como dato a tener en cuenta, para los países de Europa y Asia no sería tan accesible ser elegidos ya que el último Mundial fue en España en 2014 y el próximo será en China en 2019.

Por tal motivo, Australia aparece como el gran rival de Argentina y Uruguay, que con el apoyo de ambos gobiernos buscarán llenar el ojo de FIBA para que este torneo vuelva a Sudamérica luego de 33 años, ya que la última vez que se jugó un Mundial en tierras sudamericanas fue precisamente en Argentina 1990.

“Como paso inmediato vamos a formar un grupo de trabajo que comenzará a operar con todos los temas relacionados a la logística y los negocios que rodean a la organización del Mundial”, le explicó a Ovación Ricardo Vairo, presidente de la Federación Uruguaya de BasketBall (FUBB).

Ese grupo, que será designado en los próximos días y que tendrá integrantes de los dos países, trabajará también en la estrategia a desarrollar para captar la atención de FIBA, organismo que antes de fin de año definirá qué sede se quedará con la organización del Mundial 2023.

Como punto fundamental, el apoyo del gobierno es clave para que FIBA elija una sede y tanto Argentina como Uruguay lo tienen.

Las dos federaciones cuentan con ese respaldo gubernamental que en aspectos como los de la infraestructura será muy importante.

Y tanto en Uruguay como en Argentina se construirán estadios destinados a esa candidatura a sede del Mundial.

En la vecina orilla, la Confederación Argentina de BasketBall (CABB) junto al Gobierno comenzará a trabajar para elegir las tres sedes que presentarán, mientras que en Uruguay, la FUBB y la Secretaría Nacional del Deporte (SND), ya saben que el escenario celeste será el Antel Arena, obra que culminará el próximo año.

“Es un estadio con todas las exigencias que FIBA pide para ser sede y en eso estamos muy tranquilos. Sabemos que en Argentina también hay varios estadios prontos y otros que están en construcción que van a apostar a ser parte del torneo”, contó Vairo.

Desde la CABB dijeron a Ovación que “hay un escenario que está en construcción en Buenos Aires y que puede ser una sede, ya que el gran objetivo de Argentina es traer a la NBA a futuro, pero a su vez tenemos otros estadios en diferentes puntos del país que pueden albergar un Mundial, por eso hay que analizar todo”.

Por otra parte, contaron que “traer el Mundial sería algo magnífico para poder limpiar la imagen que dejamos en 1990, cuando se organizó acá por última vez en Sudamérica. La CABB pasó momentos muy complicados y ahora se renovó con el objetivo de crecer y lo estamos logrando. Tener el Mundial junto a Uruguay sería algo soñado y no lo vemos tan lejos”.

En Uruguay, ser sede mundialista produciría un gran impacto, no solo en lo deportivo sino también en lo social y en el turismo. “Sería una gran vidriera porque vendría gente de varios países y eso le dejaría al país mucho dinero, por eso la apuesta es fuerte y vamos a agotar recursos para que la estrategia capte la atención de FIBA”, sentenció Vairo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)