BÁSQUETBOL

El rompecabezas de Capelli

Uruguay no tendrá a Batista, su mejor pívot para jugar en el Preolímpico

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uruguay

El juego interno es uno de los aspectos fundamentales en el básquetbol, y los jugadores en la zona pintada suelen ser determinantes muchas veces para resolver partidos. En ese contexto, a Uruguay se le presenta un gran problema de cara al Preolímpico que comenzará el 31 de agosto y clasificará a dos selecciones a Rio 2016.

Esteban Batista, el líder basquetbolístico natural que ha tenido la selección en este último tiempo y también el máximo referente en el puesto, no podrá estar por no tener seguro.

El jugador y la Federación Uruguaya de Básquetbol hicieron esfuerzos para solucionar el tema, pero finalmente no lo consiguieron y el pívot no podrá ser parte del plantel.

En el lugar de Batista fue citado Nicolás Borsellino (Trouville), quien en principio no fue tenido en cuenta por el entrenador Adrián Capelli, pero ya se incorporó a los entrenamientos y viajará.

Los otros tres jugadores que integran el juego interior de la selección son Reque Newsome (Malvín), Kiril Wachsmann (Defensor Sporting) y Mathías Calfani (Malvín), quien se está recuperando de un desgarro sufrido en Argentina cuando la selección fue a jugar dos amistosos.

Estos cuatro jugadores, si bien tienen presencia y aportan centímetros, no tienen la característica de ser pívots naturales, son jugadores que más bien acompañan de buena forma a un interno dominante, y parecen ser más defensivos que ofensivos.

La tarea de disimular la falta de Batista no es fácil, pero tampoco imposible en el torneo en el que Uruguay compartirá grupo con Brasil, México, Panamá y República Dominicana. Generar buenos sistemas de juego colectivo y resolver cerca del aro ayudarán mucho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados