BÁSQUETBOL

El retorno del Rey

Gustavo Barrera volvió al equipo de Aguada tras un tirón que lo mantuvo al margen y fue la gran figura en el triunfo rojiverde por 93 a 78 frente a Hebraica Macabi para estirar la definición de la Liga Uruguaya de Básquetbol. El actual campeón está 3-2 arriba y ahora se volverán a ver el sábado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Fernando Ponzetto.

Faltaban poco más de 7 minutos para que terminara el primer tiempo y Fernando Cabrera mandó a la cancha a Gustavo Barrera. El “Panchi” estaba desesperado por jugar. Un tirón lo había dejado afuera de la cuarta final y anoche regresó para ser clave en la victoria de Aguada.

Con 20 puntos, 9 asistencias y 5 rebotes, el base aguatero fue la gran figura de la noche en un Palacio Peñarol que lució repleto y en el que muchos esperaban un triunfo y la consagración de Hebraica Macabi, que si ayer ganaba, se quedaba con el título de campeón de la Liga Uruguaya de Básquetbol por segunda temporada consecutiva.

Pero eso no sucedió. Desde el primer segundo de juego, hubo un solo equipo que trabajó buscando una victoria y fue Aguada. Por momentos, guiado por un muy buen juego colectivo y por otros, recibiendo el aliento de su hinchada, los de Fernando Cabrera consiguieron un punto fundamental para seguir con vida.

Es que luego de un primer cuarto en el que a pesar de haber puesto un parcial de 12-5, Aguada vio cómo Hebraica Macabi se lo dio vuelta para irse al descanso chico 19-18 en ventaja, el rojiverde tomó la delantera en el marcador y no la soltó nunca más.

El ingreso del “Panchi” fue tan clave como fundamental en una noche en la que Diego García y Demian Álvarez volvieron a ser importantísimos en la defensa y la dupla extranjera, Dwayne Curtis y Jeremis Smith, vitales bajo el aro.

Fue así que Aguada comenzaba a manejar las ventajas y a jugar con la desesperación de un rival que anoche brilló por su ausencia y que solo tuvo en Leandro García Morales a su estandarte con 31 puntos intentando siempre la remontada y alentando a sus compañeros de equipo.

Aguada sacó a relucir todo su juego colectivo y de la mano de un inspiradísimo Gustavo Barrera, le impidió a Hebraica Macabi levantar la copa.

El 93-78 del final estiró la serie final de la Liga Uruguaya al mejor de siete y ahora se volverán a ver las caras el próximo sábado. La ventaja sigue siendo macabea (3-2), pero anoche el rojiverde demostró que no está muerto quien pelea.

Mirá las estadísticas del partido aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados