BÁSQUETBOL

Uruguay hizo soñar hasta el final, pero perdió y quedó afuera del Mundial

La selección uruguaya jugó un partido inteligente con garra y lucha, pero igual le faltó muy poco para alcanzar el sueño de la Copa del Mundo de China. Sin puntos desde el banco, con el 100% de unidades de sus cinco titulares, la Celeste tuvo ahí su gran debe.

Uruguay vs. Puerto Rico
Foto: FIBA

PRIMER CUARTO: Uruguay 19-9

Los primeros 10 minutos comenzaron como la Celeste tiene que jugar los 40': bajó el porcentaje de acierto de Puerto Rico, les impidió penetrar en el área y anotar en la zona pintada, se hizo fuerte en rebotes y Esteban Batista apareció con toda su dimensión con puntos y recibiendo faltas.

Luego de algunas distracciones en los primeros minutos permitiendo varios de los puntos de los locales en el primer cuarto, los de Rubén Magnano se hicieron fuertes en defensa y le cortaron los circuitos para dejarlos con apenas nueve unidades.

Los rendimientos individuales comenzaron de forma alta, apenas teniendo rotación con el banco en los momentos finales del cuarto. Luciano Parodi, Bruno Fitipaldo, Gustavo Barrera, Mathías Calfani y Esteban Batista sumaron la mayoría de los minutos.

SEGUNDO CUARTO: Puerto Rico 32-26

Con un parcial de 10-0 en cuatro minutos principalmente por los ocho puntos del experiente (36 años) Carlos Rivera (5/5 en libres más un triple), Puerto Rico se puso rápidamente en partido y generó que Uruguay la protesta y recriminación de los celestes al juez candiense para cortar el encuentro en su momento más caliente.

Magnano no encontró soluciones en la rotación, dándole minutos a Hatila Passos, Santiago Vidal, Marcel Souberbielle y Joaquín Rodríguez, ninguno de ellos logrando sumar unidades. Solo Parodi, Barrera, Calfani y Batista fueron los responsables de los 26 puntos del primer tiempo.

Un demoledor parcial del cuarto de 23-7 le dio la ventaja por seis unidades a los boricuas, que se fueron al descanso con viento en la camiseta, el estadio en ebullición y con una efectividad alta.

TERCER CUARTO: Puerto Rico 46-41

Fueron los 10' minutos más parejos de todo el partido. Uruguay apenas tuvo un parcial ventajoso por 15-14, aunque sumando muchos minutos de los titulares mientras que los boricuas tuvieron mucha rotación y con resultados desde el banco.

La gran preocupación fue la de Esteban Batista, que siendo el máximo anotador del juego de Uruguay (así como en toda la Eliminatoria) sufrió una dolencia en el posterior de su pierna. Aguantó en cancha más minutos y para el cierre descansó, entrando Hatila Passos.

Sorprende la cantidad de minutos del joven Joaquín Rodríguez (19 años), un suplente habitual en su equipo (Aguada). En la rotación, solo "Pepo" Vidal tuvo más minutos que él. 

La falla en la culminación de las jugadas de la Celeste, exceptuando cuando Batista aporta soluciones abajo del aro, es el principal debe de Uruguay. Los suplentes siguen sin marcar.

Último cuarto: 65-61

Puerto Rico inició mejor el cierre del encuentro, con más efectividad que Uruguay como sucedió en todo el encuentro. La defensa uruguaya se comprometió y bajó el porcentaje de acierto de los boricuas, pero teniendo el debe de la efectividad sobre el aro rival.

Los celestes pelearon, aguantaron en defensa y sacaron puntos de abajo de la manga para ponerse a tres puntos con con la pelota en mano. Pero con menos de un minuto para el final los boricuas dieron un gran cachetazo.

Clavell cuando el reloj ya dejó de mostrar los minutos y comenzó a comerse los últimos 60 segundos, encestó un tremendo triple lejano para tirarle un baldazo de agua fría a la Celeste frente a la baja marca de Parodi. Una muestra del acierto de Puerto Rico que no había tenido en los minutos anteriores.

Luciano Parodi, el mejor tirador de tres puntos de Uruguay (promedio de 40%, lejos del 20% del resto del equipo), le dio las esperanzas finales a los celestes con un triple a segundos del final y dejando el score apenas con tres puntos por debajo. Sin embargo, en la siguiente que tuvo, también de tres, no la logró anotar en lo que hubiese sido el empate y alargue.

Tras el intento de Parodi, el rebote fue boricua así como las últimas esperanzas celestes. Con menos de tres segundos por jugarse, Puerto Rico se quedó con la pelota y también la clasificación a su octavo Mundial consecutivo: desde España 1986 no queda afuera, los mismos en los que Uruguay no logra la clasificación. 

Un aspecto positivo y uno negativo.

Bueno: lucha, garra y esperanza hasta el final, pese a tener todas las para perder y de visitante. 

Malo: la falta de acierto de los suplentes. Ninguno de los que ingresó logró anotar, el debe de Uruguay en el partido decisivo para la clasificación a la Copa del Mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)