BÁSQUETBOL

El proyecto de Peñarol para la Liga Uruguaya: plantel, Nacional y seguridad

El club planifica cómo se arma para jugar en primera, los partidos en el Palacio Peñarol y el Antel Arena. Debe considerar nueva categoría juvenil.

Alejandro "Pepusa" Pérez y Diego Álvarez en el ascenso de Peñarol.
Alejandro "Pepusa" Pérez y Diego Álvarez en el ascenso de Peñarol. Foto: Gerardo Pérez

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Peñarol
tuvo una meteórica vuelta al círculo de elite del básquetbol uruguayo. En 2018 regresó a competir en la Divisional Tercera de Ascenso tras su desafiliación en 1997, en este 2019 jugó el Torneo Metropolitano y consiguió el ascenso para la Liga Uruguaya de Básquetbol 2020-2021. Pero ello le conlleva varias responsabilidades y necesidades que deberá afrontar, aunque para cumplirlas tiene un año.

Cómo hará el plantel principal, cómo creará de cero una categoría nueva en juveniles y dónde hará uso de la localía en partidos con mucho público son algunas de las cuestiones que deberá responder.

CHOQUES

La planificación contra Nacional y Aguada.

La participación de Peñarol en la Liga Uruguaya no solo traerá un nuevo equipo con historia, poseedor de seis títulos del Campeonato Federal (1944, 1952, 1973, 1978, 1979 y 1982). También acarreará un nuevo equipo con una numerosa hinchada, con la responsabilidad en seguridad y de organizar un espectáculo de nivel.

Concretamente el clásico con Nacional, y el partido contra otro club popular como Aguada, representan nuevos desafíos para el club y para la Federación Uruguaya de Basketball (FUBB).

El festejo del ascenso de los hinchas de Peñarol en cancha de Goes.
El festejo del ascenso de los hinchas de Peñarol en cancha de Goes. Foto: Gerardo Pérez

En la elección del estadio existirá la primera decisión. En la mayoría de los partidos de local, Peñarol podrá hacer uso de su localía en el Palacio Contador Gastón Güelfi, aunque el presidente del área de básquetbol del club aseguró que van a seguir los lineamientos de la FUBB.

“Nos gustaría jugar en el Palacio, pero en algún momento va a haber gente que se sienta perjudicada. Vamos a seguir los lineamientos que marque la FUBB. Hay veces que se prioriza la seguridad, el público, el dinero y que los equipos estén de acuerdo”, le comentó el presidente Luis De María a Ovación.

LOCALÍA

Las chances de jugar en el Antel Arena.

En partidos contra Nacional o Aguada debe decidir. Peñarol siendo local, el Palacio Peñarol será la primera opción aunque es posible que quepa solo su parcialidad, lo que acerca la idea del Antel Arena. Siendo visitante, las canchas de Aguada y Nacional (en la temporada 2019-2020 utilizará la de Unión Atlética) quedan chicas para dos parcialidades grandes. La posibilidad del Antel Arena crece.

El Antel Arena al recibir su primer partido de básquetbol en noviembre de 2018 entre Uruguay y Puerto Rico.
El Antel Arena tiene una capacidad cercana a las 10.000 personas. Foto: Gerardo Pérez

Además, en los partidos contra los demás equipos puede suceder algo similar. Varios clubes han usado el Palacio Peñarol para ser locales en partidos con mucho público, pero no regalarán la localía si visitan a Peñarol. Nuevamente la chance de jugar en el Antel Arena sube.

Pero para usar el mejor estadio deportivo cerrado de Uruguay, hay algunas cuestiones. Una es su disponibilidad, ya que asiduamente está ocupado por espectáculos (ahora mismo hay confirmados nueve artistas para 2019). La otra es su precio.

GANANCIAS

El precio y viabilidad del Antel Arena comparado con el Palacio Peñarol.

Para llevar un partido a la cancha de la Avenida Centenario, debe asegurar una presencia de 4.000 personas.

El Antel Arena tiene una capacidad cercana a las 10.000 personas, pero no todos los lugares son de venta a público: el nivel 2 de palcos es de Antel (casi 1.000 lugares) y se debe considerar un sector de carnés (700 o 800 personas). Ello deja 8.000 localidades vendibles, sobre las cuales los clubes efectivamente sacarán los ingresos.

El Palacio Peñarol en el partido de Uruguay vs. México. Foto: Gerardo Pérez
El Palacio Peñarol en el partido de Uruguay vs. México. Foto: Gerardo Pérez

En el Palacio Peñarol es diferente. Si bien el lugar es menor, se puede vender casi en su totalidad. Quitando 300 acreditaciones, hay 3.700 lugares para la venta de entradas.

Ambos tienen unos costos fijos muy similares: 80.000 pesos, en materia de personal de recaudación, estadísticos, árbitros, cámaras de seguridad. Depende del operativo policial si es mayor.

Además hay que tener en cuenta el alquiler. Eso lleva a que en el Antel Arena se deba pensar en 500.000 pesos de gasto, por 450.000 de alquiler; en el Palacio Peñarol es de 100.000.

Los hinchas de Peñarol de básquetbol en cancha de Goes. Foto: Gerardo Pérez
Los hinchas de Peñarol en la noche del lunes en Goes. Foto: Gerardo Pérez

Aproximadamente, con 1.000 entradas se llega a un ingreso cercano a los 500.000 pesos que en el Antel Arena apenas llegaría a cubrir el costo. En el Palacio, los equipos tendrían ganancia.

Si bien necesita una reserva con tiempo, traería el beneficio de la amplia posibilidad de precios al tener más de 10 sectores. Podrían haber localidades más populares y otras más lujosas.

En materia de seguridad, el hecho que los hinchas que asistan a las canchas cuando jueguen de visitante sean socios permite un mayor filtro.

"Hay muchos partidos que se juegan sin público visitante. A veces por seguridad. Mucho del dinero de la Liga se nos va casi un 35% en seguridad. La podemos re invertir mejor y el cuadro no puede perder sus divisas que es vender entradas", le dijo a Ovación Sergio Benítez, gerente operativo deportivo. 

2020-2021

Cómo armará el plantel de Primera: los tres extranjeros y el rodaje de sus jugadores

“Es un retorno meteórico que nos tiene muy felices. Ayer se cumplió en anhelado ascenso y hacía solo 363 días que habíamos jugado el partido de la vuelta de Peñarol contra Welcome (la presentación el 2 de octubre de 2018). Pasamos 15 partidos de Tercera invictos, un Metro muy intenso de 26 partidos donde tuvimos unos cuantos inconvenientes. Hoy estamos en una realidad que estoy híper feliz”, dijo el presidente Luis de María, que ahora afrontará el desafío de armar el plantel para la primera Liga Uruguaya de Básquetbol.

Luis de María, presidente del Básquetbol de Peñarol con Santiago Sánchez, de la Comisión. Foto: Peñarol
Luis de María, presidente del básquet con Santiago Sánchez de la Comisión. Foto: Peñarol

“Lo primero que vamos a hacer es arreglar con el técnico. Queremos que Edgardo Kogan continúe. Tenemos que ver sus aspiraciones y proyección de proyecto. Vino porque era hincha de Peñarol y no puso ningún reparo. Si el preparador físico era yo venía igual. Agarró un Peñarol diezmado” porque se le había ido el extranjero y fue suspendido Agustín Zúvich. “A Guerrero lo trajo él. Hizo un Peñarol muy consustanciado, muy marcador. Nos dio las armas para poder llegar. Es muy meritorio lo que hicieron todos”, comentó.

Como todos los contratos terminaron “vamos a empezar por el principio a ver qué precisamos: categorías, técnicos”.

Edgardo Kogan en Peñarol
Edgardo Kogan en Peñarol. Foto: Gerardo Pérez

La mayoría de los jugadores que jugaron El Metro tendrán continuidad en otros clubes. Imanol Asaravicius y Diego Álvarez se van a Junin de Argentina, Juan Wenzel a Capitol, “Pepusa” Pérez a Urupán y Salvador Zanotta a Biguá.

Además, en Liga Uruguaya está la posibilidad de jugar con tres extranjeros, dos más que en El Metro. “No es un tema sencillo. Hay altas y bajas todo el tiempo. Pero les pasa a todos. Incluso a Malvín o Aguada. Por eso siempre dijimos, vinimos para aprender y no nos vamos a saltear nada. Pero ojo, ahora que vinimos, vinimos para quedarnos”. De las fichas de mayores, que ahora son ocho por tres extranjeros, cuatro nacionales y un U25, la FUBB tiene un proyecto que evalúa en el cual pueden subir a 10.

juveniles

El desafío de formar la nueva U23 y los jóvenes del plantel de primera

Con la vuelta del básquetbol a Peñarol, el club además de concretar jugadores necesarios para el plantel de primera hizo un llamado a aspirantes en el cual reunió los jóvenes necesarios para sus categorías inferiores. Algunos de ellos ya debutaron en primera, pero para la próxima temporada deberán contar también con una nueva categoría, la de menores de 23 años.

Para la conformación de la nueva división de juveniles el presidente dijo que “dependerá del técnico o los técnicos”. Ahora el entrenador de las formativas es Diego Rivas, ayudante de Edgardo Kogan en Primera. “Nosotros tratamos de ayudar, pero son los técnicos que eligen los jugadores”, agregó.

Cubrirán la categoría ascendiendo juveniles y con nuevos. “Haremos llamados, buscaremos refuerzos”, sumó.

“Hoy por hoy tenemos chicos de la sub 20 practicando todo el tiempo con el Primero”, comentó Luis de María en relación a Jean Paul Gardiol, Gerónimo Pazos, Martín Holm y Facundo Addesso, a quienes el capitán Alejandro “Pepusa” Pérez hizo alusión.

“Felicitaciones y un Gracias a los pibes del club... los juve. ‘Gero’, ‘Paul’, Martín, ‘Facu’, sabiendo que iban a tener pocos minutos siempre estuvieron ahí sumando para el equipo. Vamo’ arriba, esto recién comienza para ustedes”, escribió en Twitter cerrando con el hashtag #LosÑery.

“Estos chicos se tienen que pellizcar, practicar todo el tiempo en el primero con jugadores de talla como el dominicano (Juan Guerrero), con uno de trayectoria como el ‘Pepusa’ Pérez. Además los está dirigiendo el técnico de la selección. ¡Si tendrán para absorber!”, finalizó diciendo el presidente aurinegro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)