BÁSQUETBOL

La NBA está preocupada por el decreto migratorio de Trump

El mundo del deporte también responde ante las recientes decisiones migratorias del presidente, de Estados Unidos

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Thon Maker, de los Milwaukee Bucks, es de Sudán. Foto: La Nación / GDA

Las máximas autoridades de la NBA se contactaron con el Departamento de Estado para informarse sobre cómo la orden ejecutiva emitida por el presidente Donald Trump sobre la prohibición de entrada a ciudadanos musulmanes se aplicaría a los jugadores de la liga.

Mike Bass, portavoz de la NBA, recordó que la NBA es una competición "global que está muy orgullosa de atraer a los mejores jugadores de todo el mundo".

Donald Trump suspendió durante 90 días la concesión de visados y prohibió la entrada a todos los ciudadanos de Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen hasta que se adopten nuevos procesos de escrutinio, al tiempo que frenó todas las recibidas de refugiados durante 120 días y las de sirios de forma indefinida.

Con esta medida son afectados los jugadores Thon Maker, de los Milwaukee Bucks, y Luol Deng, de Los Angeles Lakers, originarios de Sudán.

Maker jugó el viernes pasado en Toronto y pudo regresar a Estados Unidos sin incidentes aunque ese día comenzó a aplicarse la orden ejecutiva, según informó su equipo. El jugador nació en Wau, Sudán, que se convirtió en parte del independiente Sudán del Sur en 2011. La familia de Maker se mudó a Australia en 2002 y él viaja con pasaporte australiano.

Además de jugadores potencialmente afectados, la liga mantiene un programa llamado Baloncesto Sin Fronteras, que identifica talentos en el extranjero y que ha facilitado por ejemplo a jóvenes sudaneses permisos para jugar en institutos y universidades dentro de Estados Unidos.

Otro que se manifestó en contra de las medidas de Donald Trump fue Stan Van Gundy, entrenador de los Detroit Pistons, que ofreció unas encendidas declaraciones a la prensa poco antes del partido contra Boston Celtics jugado el domingo en la noche.

"Ahora juzgamos a la gente por su religión y tratamos de mantener a los musulmanes fuera", decía Van Gundy. "Ninguna de esas siete naciones ha sido responsable de la muerte de algún americano, pero queremos excluir a esos siete países. Es jugar con el miedo de la gente y con los prejuicios. Estamos volviendo a los tiempos en los que teníamos japoneses en campos de prisioneros y Hitler perseguía a los judíos. Ahí nos dirigimos" dijo Van Gundy.

"No hay ninguna razón para aplicar esa ley", sentenció el técnico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º