JOYAS DEL ARCHIVO

Moglia: La herencia de un grande

A mediados de 1972, Oscar Moglia le dijo adiós a la práctica del básquet. Más que los años, era esa rodilla izquierda que siempre le daba problemas. Quedaba atrás una trayectoria sin parangón en el básquet uruguayo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dos generaciones. Oscar y Osky Moglia juntos, con la camiseta de Welcome

Siempre ligado a Welcome, donde llegó a los 13 años luego de haber jugado al fútbol en Mar de Fondo y donde debutó a los 15 años, ganó cinco títulos federales (1953, 1956, 1957, 1966 y 1967) y fue ocho veces goleador del torneo. También tuvo un breve pasaje por Hebraica Macabi.

Con la celeste fue doble campeón sudamericano, goleador del Mundial de Río 1954 y medalla de bronce en Melbourne 1956, también goleador del certamen. Cuentan que era un jugador completo, con técnica, potencia y un espíritu sólidamente ganador. Todo eso lo volvía imparable cuando se lanzaba con la pelota buscando el aro, por más que lo marcaran de a dos y hasta de a tres.

En el momento de la despedida, quedó como símbolo esta foto con su hijo Oscar, Osky, entonces de siete años. "Algún día, hijo, todo esto será tuyo", parece decirle el padre. Y Osky fue también basquetbolista, aunque su carrera resultó diferente, porque el juego había cambiado mucho y en especial porque a cualquiera le resultaría difícil igualar lo hecho por el primero de los Moglia. Se formó en las inferiores de Cordón y Welcome, con una etapa en Obras Sanitarias de Buenos Aires.

Y en primera, pasó por esos dos clubes, Hebraica y Neptuno, más Barcelona y Gijón en España. Fue seis veces campeón federal (1986 con Cordón, 1995 con Hebraica y de 1997 a 2000 con Welcome). Estuvo en la Selección desde la categoría menores y ganó dos Sudamericanos de mayores. Los nietos de Oscar, Santiago y Martín, también siguieron el camino que siempre lleva al aro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)