Basquetbol

Malvín sufrió turbulencias

El campeón uruguayo juega con la presión de ser el favorito; los cambios de extranjeros le pasaron factura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fundamental. Nicolás Mazzarino es una de las piezas claves de Malvín.

Malvín puso la vara tan alta en los últimos años que seguramente se lo mida distinto al resto de los equipos de la Liga Uruguaya. La temporada que viene realizando el "playero" sería más que satisfactoria para cualquier club, pero por haber sido el mejor de los últimos tiempos, el team que dirige Pablo López tuvo un año de turbulencias. Partidos que se le complicaron, terminar segundos en la fase clasificatoria, lesiones determinantes y un playoffs desgastante en cuartos de final frente a Goes.

Sin embargo, Nicolás Mazzarino, una de las figuras preponderantes del equipo, prefiere mirar las cosas desde un punto de vista positivo. En diálogo con Ovación, el jugador enumera los hechos concretos que hacen que, según él, Malvín "hasta el momento tuvo una muy buena temporada". "Tuvimos un año de competencia internacional donde disputamos un Final Four por primera vez en la historia del club en la Liga Sudamericana y otra gran actuación en la Liga de las Américas. Esos viajes y la doble actividad pudo llevar a que a nivel local perdiéramos algunos partidos. A pesar de todo terminamos segundos la fase regular y ahora estamos en semifinales", analizó Mazzarino.

Es verdad. Malvín apostó fuerte por la actividad fuera de fronteras y vivió momentos que bien valieron la pena resignar la excelencia a nivel local. El cansancio de los viajes y el haberse enfocado en dos torneos, hicieron que los rivales aprovecharan la pasajera debilidad del último campeón.

Otra cruz que vivió el equipo en el 2014/2015 fueron las lesiones, que lo obligaron, entre otras cosas, a cambiar extranjeros y a no contar con actores fundamentales, como ser Mathías Calfani o Federico Bavosi, por extensos períodos de tiempo.

La temporada pasada, cuando el equipo se consagró campeón, recién tuvo que realizar un cambio de foráneos en las finales. En la presente edición, los cambios perjudicaron al "playero", porque, como indica Nicolás Mazzarino, "cada vez que llega alguien nuevo, debe acoplarse a un estilo de trabajo y juego". Eso, claramente, conspira con la perfección y la construcción de una identidad. No es el Malvín vistoso y demoledor del pasado, pero sí es el mismo equipo efectivo. A pesar de todo, está en semifinales y mantiene la condición de favorito al título.

El freno de más de 10 días que tuvo la competencia por no contar con el Palacio Peñarol, le sirvió al plantel para ajustar detalles e integrar a Terence Dials, el nuevo extranjero, que llegó al lugar que dejó vacante Ruben Garcés y que tendrá su debut frente a Hebraica Macabi.

Las cartas están vistas: la instancia semifinal entre "playeros" y "macabeos" va a ser emocionante y más de uno cree que de aquí saldrá el nuevo rey del básquetbol uruguayo.

"Va a ser muy dura la serie porque Hebraica fue el equipo que mejor jugó en los cuartos de final y demostró que está para pelear. Por otro lado, nosotros también tenemos un gran equipo", aseguró Mazzarino.

Si lo comparáramos con un vuelo, Malvín viaja nuevamente al título, pero con un poco más de turbulencias de las que tuvo el año pasado.

M. calfani.

Se convirtió en uno de los pilares en los que se sustenta el equipo. Jugador que aporta en distintos rubros y siempre se destaca.

R. newsome

El jugador nacionalizado suele aportar dinamismo y puntos desde el banco. Se desdobla en actuaciones defensivas y ofensivas.

G. silvarrey

nOtro hombre que se consolidó en el esquema estratégico de Malvín. Conductor del equipo, que aporta orden y pienso al juego.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)