BasquetBOL

Mala liga: temporada récord en lesiones

Una decena de jugadores sufrieron lesiones graves; Malvín, Aguada y Trouville son los más afectados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Espera. La lesión de Leandro García Morales lo alejó seis meses y sacudió al básquetbol. Foto: Agustín Martínez

Martín Aguilera: Se rompió los ligamentos cruzados en un partido ante Aguada.Santiago Vidal: Cayó mal tras chocar con Colmenares y se fracturó la mano.Martín Osimani: Dos meses de inactividad por un hematoma en el cuádriceps.Mathías Calfani: Se le cayó Nicolás Mazzarino encima en una práctica.Nicolás Álvarez: Se encuentra bajo observación por cálculos renales.Marcus Goree: El foráneo de Aguada se rompió el tendón cuadricipital izquierdo. Ruben Garcés: Se lesionó en Cancún el día previo al debut del equipo. Fue otro dolor de cabeza para el cuerpo técnico.Richard Chaney: Se perdió la Liga de las Américas un día antes de viajar a México.Fernando Martínez: El “Enano” tuvo problemas en hombros y tobillos.

La presente Liga Uruguaya de básquetbol no había comenzado y ya estaba conmovida. La lesión de Leandro García Morales, a pocas semanas del arranque, trastocó los planes de Aguada, equipo del jugador, y generó distintas reacciones en el ambiente del básquetbol. Uno de los mejores deportistas de los últimos años se quedaba afuera de la actividad por un largo tiempo.

Fue en un partido militando para Capitanes de Arecibo, en Puerto Rico, donde Leandro se rompió los ligamentos cruzados, una de las lesiones más frecuentes entre los atletas de alto rendimiento, tras realizar un mal movimiento. La noticia fue impactante.

García Morales fue el mayor representante de una racha atípica de jugadores que sufrieron distintos tipos de dificultades físicas desde que comenzó la competencia hasta el día de hoy.

Prácticamente no hay club que no se haya visto afectado por asuntos sanitarios, pero algunos en especial lo sufrieron en grandes dosis.

Los casos más emblemáticos son los de Malvín, Aguada y Trouville. En el "playero", por ejemplo, un equipo completo pasó por sanidad en distintos momentos del año. Desde Federico Bavosi, pasando por Fernando Martínez, Mathías Calfani y Richard Chaney, quien, por citar un ejemplo, no pudo competir en la Liga de las Américas. Desde esguinces, tobillos afectados y rodillas complicadas, los inconvenientes físicos tuvieron distintas tónicas y procesos de recuperación.

"Es increíble la mala suerte que estamos teniendo", había manifestado Martín Osimani a Ovación algunos meses atrás, cuando se encontraba en plena recuperación de un hematoma en el cuádriceps, provocado accidentalmente en un entrenamiento. Los "aguateros" tuvieron que esperarlo más de un mes.

Además del "Oso" y Leandro, por aquellos días, una fiebre complicaba a Rodrigo Trelles, una pieza fundamental del equipo y que había estado parado en la pretemporada por un dolor en el tobillo derecho.

Casualidad, suerte, estado físico, un mal trabajo previo a la temporada o muchos partidos en el año, ¿existe una explicación uniforme al asunto? Para el preparador físico de Trouville, Marcelo Bessio, lo que le pasó a su equipo se trató, casi exclusivamente, de un tema de "fortuna".

A los dos meses del inicio de la Liga, Martín Aguilera sufrió un golpe en la rodilla que le generó rotura de ligamentos. Tiempo después, Santiago Vidal chocó con su compañero Néstor Colmenares, se apoyó mal con la mano y terminó con una fractura. Dos jugadores claves en baja.

"Tratamos de mentalizarnos en seguir adelante, sabiendo que todos los jugadores son claves y que el plantel debe afrontar el momento", señaló Bessio.

El caso de Malvín es complejo, ya que desde el 2014 tuvo jugadores que han llegado a tener hasta triple actividad. Tal fue el caso de Nicolás Mazzarino y Mathías Calfani, que dijeron presente en la liga local, compitieron por Malvín en torneos internacionales y defendieron a la selección nacional.

"Creo que no hay un factor común a todas las lesiones. Quizás sí existe acumulación de fatiga que generan contracturas, esguinces o algún tipo de lesiones", busca una explicación Néstor Lucas, encargado de la parte física en Malvín.

Como le sucedió a Osimani o Vidal, Calfani se lesionó cuando su compañero Nicolás Mazzarino se le cayó encima, otro caso de infortunio.

Las lesiones se convirtieron en un indeseado protagonista cada vez más decisivo en el desarrollo de la competencia.

En debate la cantidad de partidos por año

La discusión sobre la cantidad de partidos que se juegan o lo largas que pueden ser las temporadas, se da en casi todas las ligas deportivas del mundo. En la alta competencia, las exigencias físicas y las comerciales suelen estar enfrentadas. Al comenzar la presente edición de la NBA, por ejemplo, el debate estuvo sobre la mesa. La Liga Uruguaya de básquetbol no es ajena a esa realidad, pero además tiene otros inconvenientes que condiciona el trabajo de los cuerpos técnicos de los clubes. Para el preparador físico de Malvín, Néstor Lucas, "la planificación es muy difícil, porque no hay fechas previstas desde principio de año, las cosas no son claras" y eso trastoca el trabajo. Para Lucas, la cantidad de partidos y la competencia local o internacional sirve para "potenciar y ganar en experiencia, aunque haya que pagar algunos costos". Para Marcelo Bessio, el "profe" de Trouville, "hay que dar el debate sobre el alto rendimiento. Las lesiones forman parta del deporte y hay que contar con ellas en la temporada". Tanto para Malvín como para Trouville, esta Liga Uruguaya, por las lesiones, fue atípica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)