LUTO

Kobe Bryant: disfrutado y sufrido por la selección uruguaya

Protagonistas de la única vez que la infortunada estrella estadounidense enfrentó a la Celeste solo tienen palabras de elogio para "Mamba".

Kobe Bryant marcado por Emilio Taboada en 2007
Kobe Bryant marcado por Emilio Taboada en 2007. Foto: Archivo El País

El 29 de agosto de 2007 Uruguay tuvo la única posibilidad de disfrutar y sufrir a Kobe Bryant. La leyenda del básquetbol fallecida el domingo enfrentó con el Dream Team a la selección uruguaya en la segunda fase del Torneo Preolímpico en el estadio Thomas & Mack Center de Las Vegas.

“Hay que recordar que Estados Unidos tenía que afrontar ese campeonato con la necesidad de ganarlo porque venía de perder los Juegos Olímpicos anteriores. Para clasificar a Beijing 2008 tenía que ganarlo”, recuerda el profesor Alberto Espasandín, actual coordinador del área Deporte Federado en la Secretaría Nacional del Deporte y, por aquel entonces, entrenador de la selección nacional.

“Era un partido que no se podía ganar. Era la primera vez que Uruguay se enfrentaba a una selección soñada de Estados Unidos, de Dream Team. Vino con todo, con una selección formidable entre la que estaba Kobe Bryant”, agrega.

Dirigido por el histórico entrenador Mike Krzyzewski, Estados Unidos tenía en el equipo a Kobe Bryant, Chauncey Billups, Deron Williams, Michael Redd, Tayshaun Prince, Dwight Howard, Amar’e Stoudemire, Mike Miller, Tyson Chandler, Jason Kidd, LeBron James y Carmelo Anthony, que contra Uruguay no jugó.

“Lo tomamos como una fiesta que nuestros jugadores pudieran jugar con esos fenómenos por 40 minutos. Nos hicieron precio. Uruguay no trató de desmerecer el espectáculo, defendimos a hombre todo el partido”, afirma Espasandín.

En Uruguay jugaron Fernando Martínez, Emilio Taboada, Mauricio Aguiar, Omar Galeano, Nicolás Mazzarino, Claudio Charquero, Leandro García Morales, Martín Osimani, Gastón Páez, Luis Silveira, Sebastián Izaguirre y Esteban Batista.

El entrenador también asegura que “no hubo planificación” porque “era ilógico enfrentar un partido de esos con chance de ganar. Era imposible para Uruguay en ese momento hacerlo. Era la primera vez que jugábamos contra un equipo así, lo único que intentamos fue disfrutar, ser respetuosos de no provocar ninguna lesión. Y fue así, lo disfrutaron, jugaron todos”.

Kobe Bryant vs. Uruguay en Las Vegas 2007
Kobe Bryant superando a Batista y Osimani. Foto: Archivo El País

En el juego no hubo mucho que hacer por Uruguay, que sorprendió en los primeros minutos incluso ganando por 14-12 hasta el minuto de tiempo de EE.UU. tras el cual sacó la diferencia para el 118-79 final. Kobe dejó varias hundidas para el recuerdo de los uruguayos y cerró con 13 puntos.

Incluso, el técnico recuerda una anécdota durante el partido. “En un momento que Emilio Taboada debía marcar a Kobe le pidió a los suplentes que por favor le saquen una foto. Era un recuerdo para todos. Seguramente todos recuerdan ese partido de manera imborrable”.

Espasandín recuerda a Bryant como jugador y persona. “Junto con Michael Jordan y otros grandes que ha tenido la NBA en los últimos 30 años, Kobe ocupa un lugar privilegiado. Además por su don de gente, de todos los deportes se han unido. Era muy abierto, muy humilde. Era un embajador de la NBA en el mundo. Escuchar la noticia de su muerte tan prematura, con 41 años y tanta vida para dar y para seguir regalando su don de gente, es realmente muy doloroso para el básquetbol y el deporte en general”.

Por su parte, el “Bicho” Silveira recuerda que “era el Dream Team con más renombre de los que enfrenté. En ese momento Kobe Bryant era el jugador estrella. Si bien estaban LeBron James y Jason Kidd, Kidd estaba en el final de su carrera y LeBron era joven todavía. Las miradas eran todas para Kobe”, reafirma.

“Lo que me llamó la atención de él y lo mantuvo en toda la carrera fue esa simpatía y don de gente. Ese día se tuvo que sacar un millón de fotos y nunca perdió la sonrisa. Era un tipo siempre amable. En todo el torneo fue igual. En toda su carrera fue igual. Por eso creo que genera un sentimiento de familiaridad en el mundo. Es como si hubieras perdido a un familiar o un amigo. Vivió dejando todo. Es un ejemplo”, asegura.

Finalizado el partido fueron al vestuario de Estados Unidos. “Cuando nosotros fuimos al vestuario nos paramos en la puerta como niños de escuela esperando que salieran. Salió el técnico y nos dice ‘¡muchachos, qué hacen acá!’. Estamos esperando porque nos prometieron esto y lo otro’, le respondimos ‘No, no, ustedes no pueden estar acá, ustedes pasen’. Y nos hizo pasar. Recuerdo que estaba Howard porque nos pregunta por (Omar) Galeano y nos dice: ‘al número 7 le prometí las zapatillas’. Yo quedé con Chauncey Billups que me iba a dar una remera de entrenamiento firmada por él. Hasta el día de hoy mi hijo me reclama esa camiseta”.

por horacio abadie

Lo disfruté por 10 partidos

Miércoles 29 de Agosto de 2007 en el Thomas & Mack Center de Las Vegas. Uruguay se enfrentaba al Dream Team por el Preolímpico de básquetbol en lo que sería el preámbulo de la primera medalla dorada de las dos que cosecharía Kobe Bryant en Juegos Olímpicos. Esta maravillosa profesión y la confianza de El País me permitían ser testigo presencial de un evento sensacional y de analizar en vivo al Dream Team enfrentando a nuestra querida Celeste.

Kobe llegaba con 29 años de edad y tres anillos de la NBA. Si bien ante Uruguay no fue su mejor noche (13 puntos, con 5 dobles y 3 libres) ante una férrea defensa de Emilio Taboada, en el balance final del torneo fue figura junto a Carmelo Anthony y LeBron James.

No me sorprendió su juego, pero sí su actitud, respondiendo incluso en español alguna de las preguntas. ¿Por qué hablaba tan bien nuestro idioma? La respuesta refleja el respeto y profesionalismo que profesaba. Dijo que sus mayores fans en su llegada a los Lakers eran latinos, que su esposa tenía también sangre latina y que el se había propuesto en dos años hablar en español en gratitud al amor que recibía de sus fans.

La noticia el domingo por la tarde me provocó una profunda tristeza. Con el paso de las horas se tradujo en agradecimiento a la vida y al periodismo por la posibilidad de haber podido disfrutar en vivo, durante 10 partidos, de uno de los más grandes basquetbolistas de todos los tiempos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)