NBA

Isaiah Thomas: los años más oscuros de una estrella fugaz

Era la gran ilusión de los Boston Celtics hace un par de temporadas atrás y hoy es noticia por sus acciones negativas dentro y fuera del campo.

Isaiah Thomas, jugador de los Washington Wizards. Foto: AFP
Isaiah Thomas, jugador de los Washington Wizards. Foto: AFP

Hace poco menos de tres años, por abril de 2017, había una estrella incipiente en la NBA. Todo el mundo básquetbol se preguntaba en ese momento si los Cleveland Cavaliers de LeBron James esta vez sí podrían quitarle el título que defendían los Golden State Warriors, que en la temporada pasada le habían ganado las finales al equipo de “The King”. Sin embargo, existían dudas de que Cleveland pudiera incluso ganar el Este, porque los Boston Celtics eran un muy fuerte oponente conducidos por un jugador candidato a ser MVP: Isaiah Thomas.

El base, por entonces de 28 años, había llegado a los legendarios Celtics el 19 de febrero de 2015, pero la temporada 2016-17 era la suya. El 30 de diciembre, ante Miami, lograba 52 puntos en lo que sigue siendo su máxima anotación en un partido. Tenía una particularidad: explotaba en el último cuarto, donde anotaba más puntos en esos 12 minutos finales que en los anteriores 36’.

Sacramento Kings y Phoenix Suns habían sido sus equipos anteriores sin mayor destaque, pero pareceía hecho para Boston. Las lesiones siempre habían sido su punto débil y en su mejor momento le apareció un problema en la espalda que le impidió jugar los playoff a partir de semifinales. Los Celtics lo extrañaron y los Cavaliers de LeBron se llevaron la serie final, el título del Este y luego el de la NBA ante Golden State. Ese fue el techo de Thomas, quien pasó a ser una estrella en declive. Se fue a Cleveland como parte del trueque por Kyrie Irving, luego a Los Angeles Lakers, Denver Nuggets y finalmente recaló en Washington Wizards, donde es protagonista no por las buenas acciones en la cancha, sino por las otras.

Venía de una suspensión de dos partidos por pelearse con el público y el viernes, en la derrota ante Portland, empujó a un árbitro, lo hizo caer entre el público y se fue expulsado antes de los dos minutos. Con malos números y rodeado de polémicas, Isaiah Thomas es hoy una estrella que se apaga.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)