TRAGEDIA

Por qué el helicóptero de Kobe Bryant cayó en picada: la gran incógnita

La investigación sobre las causas del accidente aún no culminó, pero no quedan dudas de que la niebla fue una. Sin embargo, aún hay otras interrogantes.

¨Restos del helicóptero de Kobe Bryant
Los restos del helicóptero de Kobe Bryant esparcidos en la ladera de la colina en Calabasas. Foto: AFP

Domingo por la mañana en Los Ángeles. La ciudad está invadida por una espesa niebla que lleva a la unidad de apoyo aéreo de la policía de la ciudad a dejar sus helicópteros en tierra en virtud de lo peligroso que es volar con tan poca visibilidad.

Algunos kilómetros más al sur de la ciudad, en el condado de Orange, el piloto Ara Zobayan decide despegar el helicóptero Sikorsky S-76 desde el aeropuerto John Wayne en el que viaja Kobe Bryant (quien habitualmente lo alquila) junto a su hija Gianna y a otras siete personas, incluido el piloto.

Todos se dirigen hacia Thousand Oaks, al norte de Los Ángeles, donde se ubica la Mamba Academy fundada por Bryant, pues allí el equipo femenino en el que juega Gigi disputará un partido. Por eso entre los pasajeros están Alyssa Altobelli (junto a sus padres) y Payton Chester (junto a su madre), compañeras de la chica de 13 años. El helicóptero nunca llegará, porque unos 41 minutos después de despegar se estrellaría en las montañas cercanas a la localidad de Calabasas.

Ya se conocen los nombres de los nueve pasajeros fallecidos, los cuerpos ya fueron recuperados e incluso algunos como el de Bryant fueron identificados oficialmente. La investigación continúa, pero no hay dudas de que la niebla jugó un papel preponderante. Sin embargo, quedan otras interrogantes por explicar, sobre todo una que es en la que se centran las indagatorias: ¿por qué el helicóptero subió hasta 2.600 metros e instantes después cayó en picada?

Diferentes medios estadounidenses han consultado a pilotos para que especulen con lo que pudo haber ocurrido y todos coinciden en algo: lo más probable es que Zobayan se topara con un banco de niebla que quiso evadir, elevara bruscamente la aeronave y al momento de nivelarla se desorientó al ver montañas y niebla. Eso lo habría llevado a perder sustentabilidad y por eso el helicóptero cayó en picada hasta estrellarse en las montañas.

Hasta ese momento era todo lo contrario, la aeronave volaba muy bajo, al punto que el controlador aéreo que se contacta por última vez con el piloto le avisa que está demasiado bajo como para hacerle un seguimiento al vuelo.

Lo que ha llamado la atención a otros pilotos es que Zobayan tenía muchísimas horas de vuelo y conocía muy bien la ruta, pero la teoría de la desorientación gana terreno si se tiene en cuenta que, segundos antes de estrellarse, el helicóptero da un giro brusco hacia la izquierda, abandonando el camino de la ruta 101 que el piloto había anunciado seguiría para dirigirse hacia Thousand Oaks, distante del lugar del accidente unos 23 kilómetros, es decir que estaban a unos cinco o seis minutos de aterrizar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados