BÁSQUETBOL

Héctor Da Prá: tres décadas de aprendizaje

Cumplió 30 años como entrenador y aún tiene mucho para dar.

El homenaje que recibió Héctor Da Prá por sus 30 años como entrenador. 
El homenaje que recibió Héctor Da Prá por sus 30 años como entrenador. Foto: Marcelo Bonjour.
El homenaje que recibió Héctor Da Prá por sus 30 años como entrenador. Foto: Marcelo Bonjour.
El homenaje que recibió Héctor Da Prá por sus 30 años como entrenador. Foto: Marcelo Bonjour.
El homenaje que recibió Héctor Da Prá por sus 30 años como entrenador. Foto: Marcelo Bonjour.

Urunday Universitario y Trouville jugaban el jueves por la noche un amistoso de pretemporada en el Prado y para Héctor Da Prá (63) el partido no era más que eso. Sin embargo, terminó siendo una noche tan especial como emocionante para el entrenador que cumplió 30 años de manera ininterrumpida llevando a cabo la función que más le gusta: dirigir a un equipo.

Fue jugador y ni bien se retiró, Tabaré le ofreció el cargo de asistente en el torneo de ascenso. Lo aceptó para empezar su carrera. En las últimas fechas del certamen suspendieron a Eve Acosta, entrenador en jefe, y Da Prá quedó al mando. El equipo ascendió y ahí, en 1988, empezó una carrera que como todas, tuvo de las buenas y de las malas.

“Después de ese ascenso me llamó Jorge Bartesaghi, presidente de Trouville, para decirme que tenía que ser el técnico y dije que sí porque ese club representa una parte importante de mi vida. Ese año ganamos el título frente a Olimpia con un Cilindro repleto. No me olvido más de eso. Fue como el gran puntapié de una carrera en la que hasta el día de hoy sigo aprendiendo mucho. Pasaron muchos equipos con experiencias buenas, muy buenas y de las otras, pero todos los clubes me han dejado algo en mi vida”, le contó Héctor Da Prá a Ovación.

Van tres décadas de labor ininterrumpida en la que el técnico cosechó ocho ascensos logrando cinco como campeón.

El jueves en Urunday Universitario, club al que llegó en 2014 y hasta el día de hoy se mantiene como entrenador, le prepararon un homenaje sorpresa. Lo llamaron a pasar al centro de la cancha, se proyectó un video que repasaba lo más destacado de su trayectoria, muchos clubes por los que tuvo pasajes como entrenador se acercaron a entregarle una plaqueta alusiva a esta conmemoración y como por si fuera poco, su nieta Juliana fue la encargada de darle una placa con forma de cancha de básquetbol con los nombres de todas las instituciones que dirigió: “Fue un momento emocionante. Cuando la vi venir a mi nieta con la plaqueta tuve que contener las lágrimas porque fue algo hermoso. Además se me vinieron muchos recuerdos con la presencia de gente amiga de otros clubes porque más allá de tomar buenas o malas decisiones a lo largo de mi carrera, el respeto que me tienen es lo que más me reconforta”, remarcó.

Aceptó dirigir a Urunday Universitario después de decirle a su hijo Juan Pablo que no quería hacerlo más en el “Metro”. “Hicimos una excepción. Acá hay un proyecto serio, el club está ordenado y apuesta a la formación. Yo aún tengo mucho para dar y acá encontré el club en el que quiero estar”.

La carrera.

Héctor Da Prá dirigió a Tabaré, Trouville, Malvín, Goes, Aguada, Bohemios, Sayago, Neptuno, Atenas, Welcome, Hebraica, U. Atlética, Larrañaga y Urunday.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º