BÁSQUETBOL

Hebraica acaricia la gloria

El macabeo está 3-1 arriba en la serie al mejor de siete y si gana esta noche será el bicampeón de la Liga Uruguaya.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hebraica

Un equipo está al borde de la celebración de un nuevo título de campeón y el otro sabe que no tiene mañana. Así está planteado el escenario para la quinta final de la Liga Uruguaya de Básquetbol 2016-2017.

Hebraica Macabi, que lidera la llave 3-1, está a un triunfo de la coronación, mientras que Aguada no tiene otra opción que la victoria para estirar la definición. De lo contrario, se quedará con las manos vacías.

Está todo dado para que el macabeo se lleve la copa esta noche, sobre todo por el triunfo que obtuvo el viernes ya que sin jugar bien, la experiencia y la jerarquía de varios de sus hombres, le permitieron quedarse con un punto clave que seguramente haya calado hondo en filas del equipo aguatero.

Es que el rojiverde fue dominador durante gran parte del encuentro y sobre el final, por malas decisiones, apresuradas y confusas, vio cómo el actual campeón se llevaba la victoria en alargue.

Fue sin lugar a dudas el partido más apasionante que han disputado hasta el momento, ya que en el primero, el equipo de Leonardo Zylbersztein fue superior, en el segundo los de Fernando Cabrera se quedaron con una justa victoria y en el tercero, los macabeos pasaron por arriba a su rival.

Hebraica, sin jugar al nivel de otros encuentros, el viernes encontró sobre el final, guiado por una figura clave como Leandro García Morales, un triunfo que lo dejó en match point de Liga y esta noche podrá jugar con la tranquilidad de la ventaja en la serie y además, con la desesperación de un Aguada que necesita imperiosamente una victoria.

El clima.

A lo largo de los cuatro encuentros, las finales se jugaron como tal y hubo de todo: polémicas con los árbitros, cruces entre los jugadores adentro de la cancha y también afuera.

Los dos equipos se han encargado de ponerle varios condimentos a una serie que si en lo previo prometía, en su desarrolló lo está terminando de demostrar.

En el primer encuentro se dio el cruce de palabras entre Salvador Zanotta y Demian Álvarez. Eso calentó el clima para la segunda noche de finales, pero nada pasó a mayores.

El viernes, Jeremis Smith pudo ser expulsado por una agresión a Luciano Parodi, pero los árbitros solo le sancionaron una falta antideportiva al extranjero de Aguada.

Como por si eso fuera poco, la gente le recriminó a los árbitros por las reiteradas ocasiones en las que recurrieron a la televisión para apoyarse en jugadas polémicas, pero el colegiado estaba en todo su derecho de hacerlo.

También la gente jugó su papel. La hinchada de Aguada se ha encargado de llenar en cada uno de los partidos su sector y la de Hebraica no fue menos, pero hoy tendrá una noche especial ya que puede festejar un nuevo título.

Las claves.

El juego colectivo es vital para los dos, pero sobre todo para el equipo de Fernando Cabrera.

Ya quedó demostrado que por más que Aguada tenga excelentes actuaciones individuales como por ejemplo la de Demian Álvarez el viernes con 30 puntos, 7 rebotes y la misma cantidad de asistencias, si lo colectivo no funciona casi que a la perfección, es difícil ganar.

Diferente fue el caso de Hebraica Macabi, que no tuvo una noche inspirada en el juego asociado, pero que se mantuvo en partido con puntos importantes de Leandro García Morales y el panameño Michael Hicks, y que en el cierre sacó la carpeta de la jerarquía y lo ganó.

La experiencia de hombres como García Morales, Hicks, Jaime Lloreda y Sebastián Izaguirre fue un aspecto determinante a favor del macabeo.

Más allá de eso, el de esta noche promete ser otro gran partido porque Hebraica está a un paso del título y si gana lo conseguirá, pero Aguada seguramente salga a jugar con los dientes apretados, tratando de repetir lo hecho en la segunda final para lograr una victoria que estire la definición de una Liga Uruguaya que en su cierre de temporada ofrece verdaderos espectáculos, tanto adentro como afuera de la cancha en el Palacio Peñarol.

Final 1.

Hebraica Macabi dominó de principio a fin el partido y llegó a sacar hasta 21 puntos de diferencia, pero tuvo en Luciano Parodi a la gran figura, sobre todo en el tercer cuarto. El sanducero anotó 26 puntos y dio ocho asistencias.

Final 2.

Gustavo Barrera no había tenido un buen partido en la primera final, pero en la segunda sacó a relucir todo su juego, guió a Aguada al triunfo y fue clave con 20 puntos y 6 asistencias para que el rojiverde igualara la serie.

Final 3.

Superioridad absoluta de Hebraica Macabi, que arrancó con un 11-0, llegó a sacar 26 de diferencia y luego 37 para liquidar a un Aguada que sufrió la baja de Barrera por lesión y que jamás le encontró la vuelta al partido.

Final 4.

Emoción pura, algo de básquetbol por momentos y un final de infarto marcaron la cuarta final. Aguada fue arriba durante más de 35, pero no lo supo cerrar y se le escapó el punto de las manos. Hebraica quedó a un paso del título.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados