BÁSQUETBOL

García Morales tuvo un regreso de lujo

Aguada disfrutó de la vuelta del crack, venció a Olimpia y se metió en cuartos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El regreso. García Morales traslada la pelota ante la marca de San Miguel y la atenta mirada del técnico Lovera.

Intacto. Sin rastros de una lesión y con la clase de siempre. Así fue el regreso de Leandro García Morales a las canchas luego de seis meses de inactividad por una rotura de ligamentos cruzados.

El Palacio Peñarol vivió un clima de fiesta. La hinchada de Aguada tuvo otra noche para el recuerdo. La “bestia” volvió con todo, lo disfrutaron los fanáticos rojiverdes y también los del básquetbol.

Es que pocas veces se puede ver en la Liga Uruguaya a un jugador de las características de Leandro García Morales. Clase, seguridad y efectividad son de las características más destacadas del ayuda base que ayer regresó a su hábitat natural: la cancha.

Cuando Aguada salió del vestuario para hacer el calentamiento, García Morales apareció vestido con pantalón y campera blanca. Los fanáticos rojiverdes explotaron. Sabían que no era una noche más. Un triunfo los clasificaba a los cuartos de final, pero había algo especial: volvía el crack.

Germán Fernández lo puso desde el inicio y Leandro no falló. Una de las primeras pelotas que tocó la mandó a guardar y con su especialidad: el triple. Aplausos y más aplausos desde la tribuna aguatera.

El equipo rojiverde comenzó a sentirse cómodo, fue superior desde el principio y empezó a sacar diferencias ante un rival que no respondía ni defensiva ni ofensivamente.

Aguada cerró los primeros 10 minutos de jugo con una notable faena ofensiva con 31 puntos contra 20 de los dirigidos por Daniel Lovera.

Ya en el segundo período, los aguateros consolidaron lo hecho y llegaron a sacar hasta 20 puntos de diferencia para empezar a cerrar el juego a su favor y quedarse con el punto para avanzar a cuartos.

Pero se vino la reacción de Olimpia. Tiples del “Bicho” Luis Silveira y el empuje de los jóvenes pusieron en partido nuevamente al equipo de Lovera.

Antes del cierre del primer tiempo, los de Colón acortaron para irse al descanso en desventaja, pero 48 a 39 a favor de los aguateros.

Mientras el público disfrutaba de una noche de playoffs, con el retorno de García Morales incluido, Olimpia le puso un condimento especial y no se dio por vencido a pesar de un muy mal comienzo de partido en el Palacio.

Pero poco le duró la reacción a los de Lovera. Otra vez con triples de Leandro, con las asistencias de Martín Osimani y con el juego interno de Chris Moss, el equipo de Germán Fernández se despegó y empezó a sentencia el encuentro.

Un claro 82-51 para redondear el tercer período ya le daban casi que la clasificación asegurada a Aguada, algo que confirmó en los último 10 minutos de juego.

Los rojiverdes, alentados por más de 3.000 almas que decoraron el Palacio Peñarol, llegaron a sacar 37 puntos de diferencia a falta de 4’30” para el cierre del partido.

Con el juego liquidado, la rotación le volvió a dar buenos minutos de básquetbol a jugadores como Gonzalo Iglesias y Andrés Diotti, quien desde el banco aportó 12 puntos en la victoria aguatera.

El 108 a 75 final sentenció la serie. Aguada barrió a Olimpia 3-0 y se metió en los cuartos de final de la Súper Liga, instancia en la que se medirá en una llave al mejor de cinco juegos con Hebraica Macabi.

La vuelta de Leandro García Morales no pudo ser mejor. El crack aguatero jugó 22 minutos, aportó 24 puntos y demostró que su clase está intacta. Ahora, los hinchas se vuelven a ilusionar con pelear otra vez por el título de campeón de la Liga Uruguaya.

"Me sentí muy bien"

“Me sirvió mucho jugar para probarme y ver cómo estaba después de tanto tiempo sin jugar”, le dijo Leandro García Morales ni bien terminó el partido a Vtv. 

El jugador de Aguada, que colaboró con 24 puntos en el triunfo de su equipo 108 a 75 sobre Olimpia para sellar el pasaje a los cuartos de final de la Súper Liga, agregó que “me sentí muy bien, pero no pude jugar períodos largos para no arriesgar demasiado. La idea era jugar por lapsos de tres o cuatro minutos”.

García Morales estuvo más de seis meses sin jugar, agradeció a todas las personas que estuvieron con él y sentenció que “no sentí ningún tipo de miedos, esa etapa espero haberla superado ya que sino no hubiese decidido volver a jugar en este partido”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)