LIGA URUGUAYA

Una final sin mañana: en el último juego, Malvín y Aguada definen al campeón

El rojiverde va por su novena estrella, la primera desde 2013; el playero por la sexta y el bicampeonato.

Federico Pereiras y Nicolás Mazzarino en el Aguada vs. Malvín
Un duelo que torcerá la balanza. Mazzarino es el gran creador; lo que pueda anularlo Pereiras determinará gran parte de la final. Foto: Leonardo Mainé

Final. El 10 de mayo, Malvín y Aguada abrieron las finales de la Liga Uruguaya de Básquetbol 2018-2019 y hoy, casi un mes después, definen al campeón en partido límite: la última final. Será desde las 20:30 en un Antel Arena lleno -hoy se largaba la venta para público general-, como acostumbraron en los seis encuentros anteriores.

De un lado, está un Malvín que ha ido creciendo en las finales y hoy, luego de igualar una serie completamente desfavorable, tendrá por primera vez la chance de alcanzar su sexto título de Liga Uruguaya.

Las finales entre Malvín y Aguada en el Antel Arena
El Antel Arena lucierá repleto, al igual que en la seis finales pasadas. Foto: Leonardo Mainé

Del otro, un Aguada que comenzó a pura emoción las finales, con victorias en la hora, de atrás y para ponerse a un punto de la corona ya en la cuarta final. Debe demostrar.

Los playeros pueden hacer una histórica remontada en caso de ganar. Ningún campeón de Liga logró revertir un 3-1 en contra (desde las finales 2013 es al mejor de siete). Tenían la presión en las últimas dos noches, pero hoy le tiraron la responsabilidad a su rival. Los de Pablo López -14 años en el cargo- están en sus octavas finales, solo habiendo perdido dos. Una séptima estrella se sumaría a las de 2007, 2011, 2014, 2015 y 2018.

Diferente es el caso de Aguada. Se había puesto con la gran ventaja del 3-1 en la cuarta final, pero desde ahí cometió dos strike. Con el tercero están afuera. Los rojiverdes vienen de dos años seguidos perdiendo en finales -siempre en el séptimo partido y el año pasado contra el mismo rival enfrente- y los dos encuentros perdidos fueron golpes difíciles para cualquier equipo, pero algo destacable de este plantel es la rebeldía ante las circunstancias adversas y eso es lo que deberán mostrar hoy de noche.

Además, los de Miguel Volcan deben mostrar las virtudes que no tuvieron, al menos con constancia, en las dos noches anteriores de Liga. La solidez defensiva debe ser el bastión del equipo; parar el juego de un Malvín que tiene una base de años: Mazzarino, Cabot, Souberbielle, Santiso, Passos. El trabajo desgastante de “Andy” Feeley con Hatila, la asfixia de Pereiras a Mazzarino, la inteligencia de Bavosi.

Miguel Volcan y Pablo López
Volcan está desde febrero en Aguada; López desde 2006 en Malvín. Fotos: Leonardo Mainé

Malvín contó con la ventaja del tiempo. Mientras que Aguada —que sufrió la baja de Dwayne Davis— ha trabajado con Al Thornton y Feeley en varios meses, el playero le sirvió llegar a la sexta final para sumar minutos y partidos con DeJuan Blair y Elijah MIllsap, recién incorporados para semifinales. Hoy los dos exNBA parecen estar 100% integrados al equipo y al basquetbol uruguayo, aportando la mayoría de los puntos y al engranaje defensivo.

Hoy será una final sin mañana. López o Volcan no analizarán este juego para preparar el siguiente. Lo que pase esta noche quedará en las páginas de la gloria del básquetbol uruguayo y en los recuerdos de los hinchas del club campeón.

El juego

defensa

Pereiras clave

La diferencia en la serie. Malvín fue de menos a más con la defensa en bloque. Aguada confía en Federico Pereiras para anular a Nicolás Mazzarino. El duelo en zona pintada es de Passos con Feeley.

Federico Bavosi y Marcos Cabot en Aguada vs. Malvín
Desde Bavosi y Cabot partirá mucha de la generación de juego de la noche. Foto: Leonardo Mainé
Creación

Dominio azul

Malvín basa su juego en el control del balón, en darle la pelota a Cabot o Mazzarino y el espacio para que piense. Aguada, de transición y con Bavosi de creador, siente la comodidad en tener espacios para correr.

ataque

Peso extranjero

El máximo anotador en cada juego ha sido un extranjero. Graham, Millsap, Blair, Thornton o Feeley. Los dos equipos dependen de la confianza y la efectividad de ellos para acumular la mayoría de los puntos. Aguada necesita de los puntos del perímetro.

DeJuan Blair y Andrew Feeley en las finales 2019 entre Malvín y Aguada
De las manos de DeJuan Blair y Andrew Feeley se  esperan muchos puntos. Foto: Leonardo Mainé

Las seis finales

0-1

Aguada ganó 83-80 con triple en la hora de Al Thornton

Con 39 puntos, Thornton fue el máximo anotador de la primera final y también la pieza clave cuando Aguada la pasaba peor. En lo que fue la última posesión de Malvín, Nicolás Mazzarino marcó un doble que dejaba el juego igualado en 80 y cuando parecía que el mismo se iba al alargue apareció el “1”. Thornton tomó la pelota faltando cinco segundos. Amagó para un lado y para el otro y cuando el reloj indica que quedaba un segundo lanzó: tabla y adentro.

0-2

Aguada lo dio vuelta en el último cuarto y ganó 90-87

Aguada lo dio vuelta en el último cuarto y se lo llevó por 90-87
Malvín dominó en gran parte del partido, pero los de Miguel Volcan no se dieron por vencidos y con un gran último cuarto (un parcial de 30-14) se quedaron con el punto para poner el 2-0 en las finales. Andrew Feeley, Al Thornton y Leandro Taboada aparecieron en los momentos claves, además de Federico Bavosi que aparte de ser vital en la creación se metió entre los máximos anotadores con 14 puntos. Un punto al estilo aguatero.

1-2

Malvín lo dio vuelta en el último cuarto: 80-69

Luego de dos primeros cuartos parejos con la ventaja pasando de un lado a otro, Aguada fue el que tomó ventaja en el tercer cuarto con una máxima de 10 puntos, pero el último fue del azul de la playa. En los últimos diez minutos Malvín tuvo una defensa sólida y una buena producción ofensiva. Sacaron diferencias con los aportes de Millsap (16 puntos) y de Hatila Passos (15), que también bajó nueve rebote. El primer descuento en las finales de Malvín.

1-3

Nuevamente de atrás vino el ganador: Aguada 78-67

La cuarta final y nuevamente, como pasó en las cuatro noches anteriores, el campeón vino de atrás. Aguada tuvo que remontar 16 puntos para llevarse el duelo que le daría la gran ventaja de la serie: quedó 3-1 a un solo partido de ser campeón con un máximo de seis por jugar. Andrew Feeley fue la gran figura de la noche con 23 puntos y 14 rebotes, seis de ellos ofensivos. Joaquín Rodríguez y Sebastián izaguirre claves con su aporte desde el banco.

Hinchas de Aguada
Foto: Leonardo Mainé
2-3

Malvín se lo llevó 91-83 y descontó, no sin sufrir

Con la soga al cuello, el vigente campeón de Liga respondió y evitó por primera vez la consagración de Aguada. Marcos Cabot levantó su nivel y el de todo el equipo en un segundo tiempo donde Malvín fue netamente superior. Los aportes de DeJuan Blair y Nicolás Mazzarino secundando al base llevaron a sacar 17 puntos de ventaja a falta de seis minutos. El rojiverde no se rindió e hizo sufrir a Malvín, que se lo quedó por ocho unidades.

3-3

Apareció el mejor juego de Malvín para el 74-66.

Luego de un comienzo con muchas inseguridades en el primer tiempo donde Aguada llegó a sacar una máxima de 11 puntos, Malvín se hizo sólido en defensa y siguió concretando en ataque para ser muy superior a su rival y sacarle hasta 15 puntos de ventaja. Nicolás Mazzarino comenzó a abrir la cancha y luego le dejó la pelota a Marcos Cabot, que en gran nivel y apoyándose en Hatila Passos llevó el tres de la playa directo a la última final.

Hinchas de Malvín
Foto: Leonardo Mainé
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)