BÁSQUETBOL

El estadio estuvo al más alto nivel

El Antel Arena generaba una gran expectativa y terminó pagando con creces lo esperado por el público.

Así luce el Antel Arena que tuvo su estreno oficial deportivo. Fotos: G. Pérez.
Así luce el Antel Arena que tuvo su estreno oficial deportivo en el duelo entre Uruguay y Puerto Rico. Fotos: Gerardo Pérez.
Así luce el Antel Arena que tuvo su estreno oficial deportivo en el duelo entre Uruguay y Puerto Rico. Fotos: Gerardo Pérez.
Así luce el Antel Arena que tuvo su estreno oficial deportivo en el duelo entre Uruguay y Puerto Rico. Fotos: Gerardo Pérez.

Una gran explanada repleta de gente con sus móviles en las manos taratando de capturar el momento. Esa fue la primera imagen que uno recibió al llegar al Antel Arena. La expectativa por ingresar a este estadio a estrenar era mayúscula. Ver su arco con leds de colores que van cambiando y el imponente ingreso vidriado, al mejor estilo de los escenarios de la NBA, invita a meterse rápido. Y allá vamos.

El interior no defrauda. Uruguay se jugaba gran parte de sus posibilidades de llegar al Mundial de China 2019 ante Puerto Rico y claro que todos querían entrar para alentar, pero el Antel Arena se llenó por sí solo, por su estreno.

El cubo con ciatro pantallas flotando sobre la cancha es lo primero que se lleva la atención. Durante el partido no solo pasó la imagen del partido, sino que dio estadísticas se los jugadores en cancha.

No menos espectacular es el anillo de leds para la publicidad y que tiene incrustado, en cada una de las 4 esquinas, un tablero con marcador y tiempo. El efecto luces le da al escenario también un toque especial.

El Antel Arena no tiene nada que envidiarle a los estadios de Estados Unidos. Quizás la capacidad. Pero es acorde a las expectativas de un juego internacional de básquetbol en Uruguay. Las butacas retráctiles tienen hasta el clásico posavasos qie hay en los mejores estadios del mundo.
Casi no hay detalles que de hayan escapado en la construcción del Antel Arena. Hasta la entonación del Himno, con más orgullo del habitual, fue distinto. Y sí, no solo la Celeste emociona. También su nueva casa al estilo NBA que, como todo tenía que salir perfecto, vio cómo el primer doble celeste lo hizo Esteban Batista, un ex-NBA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)