básquetbol

Empieza el camino a Río

Uruguay se mide frente Brasil por la primera fecha del Preolímpico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uruguay Basquetbol

Rebeldía, compromiso, intensidad, buen juego colectivo, unidad y una defensa dura, son algunas de las cualidades que han caracterizado a Uruguay en los partidos amistosos que jugó como preparación del Preolímpico, que comienza hoy en el Palacio de Deportes de Ciudad de México.

Todas esas cualidades son las que debe mostrar esta selección a partir de hoy, a las 16:30 cuando se enfrente por la primera fecha del certamen a Brasil, un rival conocido por los uruguayos en la preparación previa, que ya está clasificado para los Juegos Olímpicos de 2016 por ser anfitrión (se disputarán en Rio de Janeiro) y que afrontará el torneo con un equipo joven, probablemente pensando más en el año que viene que en este.

Los problemas en la preparación que tuvo la selección ya pasaron y ahora el enfoque está en este campeonato, que puede volver a colocar a Uruguay en un Juego Olímpico 31 años después (Los Ángeles 1984).

Celestes y "verdeamarelos" ya se vieron las caras en un amistoso disputado en Brasilia. La victoria fue para los norteños 83-81, tras dos alargues.

Aquel día, Bruno Fitipaldo fue el goleador de los dirigidos por Adrián Capelli al terminar con 21 puntos y Reque Newsome con 20, mientras que en los dirigidos por Ruben Magnano, Vitor Benite fue el máximo anotador con 15 unidades.

El Preolímpico es un torneo muy corto, por lo que ganar el primer partido significaría un empujón anímico importantísimo para la selección a la hora de afrontar los próximos compromisos.

Brasil será un escollo muy difícil, pero siempre es una motivación extra jugar contra este tipo de rivales en el inicio de una competencia tan importante.

Además, pese a que el entrenador Magnano declaró que no cambia el hecho de estar clasificado a la hora de afrontar el certamen, el hecho de ya estar clasificado y no tener todo su potencial puede debilitar emocionalmente a los brasileños, y eso Uruguay tiene que aprovecharlo y usarlo a su favor.

También se puede mirar por el lado contrario; el hecho de tener muchos jugadores jóvenes con ganas de mostrarse en la selección puede hacer que sea un extra y la motivación aumente exponencialmente.

Son 40 minutos de máxima intensidad y el básquetbol es tan cambiante que todo puede pasar. Uruguay ya mostró en la previa que tiene argumentos, pero Brasil también los tiene.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)