DESDE EL ARCO

El discurso de “Memo” López

JOSÉ MASTANDREA

JOSÉ MASTANDREA

Diego López no cambió una sola palabra de su discurso. Desde que llegó a Peñarol (con críticas de todos lados) solo habló de “trabajo” y hoy, después de haber quedado líder de la tabla Anual y de haberse afirmado como puntero absoluto del Clausura, sigue hablando de “trabajo” de que “hay que empezar de nuevo el martes porque se ganó un partido y nada más”.

Los mensajes del entrenador siempre han sido de ese tenor. Jamás se refirió a los insultos despiadados de los propios hinchas de Peñarol que lo maltrataron en el Saroldi y en Belvedere, ni tampoco a los arbitrajes cuando en alguna oportunidad su equipo fue perjudicado. El “Memo” siempre siguió por el camino trazado. Nunca se desvió ni se distrajo ante los micrófonos. Analiza cada partido, explica las variantes, lo que hizo y lo que pensaba hacer sin problemas ni tapujos. Desdramatiza el fútbol y sus palabras simplifican muchas cosas.

Recién llegado de Europa, casi sin tiempo para adaptarse a la realidad de nuestro fútbol, se puso al hombro la gran responsabilidad de dirigir a Peñarol sabiendo que iba a ser una tarea más que complicada. Hoy está arriba de todos, pero sigue manteniendo su bajo perfil aun en lo más alto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º