BASQUETBOL

El conductor de la ilusión celeste

Jayson Granger volvió a la selección uruguaya y es el arma letal de Capelli.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jayson Granger. Su nivel será fundamental para las chances de Uruguay en el Preolímpico que se jugará en México. Foto: Leonardo Carreño

Está claro que me va a tocar asumir el papel en varios aspectos del juego, pero tengo la mentalidad muy positiva de ayudar a mis compañeros en lo que pueda. Esto recién empieza. Hay que conocerse unos con otros y la idea de juego del entrenador, pero esperemos que haya buena química y todos tiremos para el mismo lado", dice Jayson Granger.

Ante la baja de Esteban Batista de la selección uruguaya por no tener seguro, el base de 25 años parece ser la principal arma ofensiva de Uruguay para este Preolímpico que se jugará en México del 31 de agosto al 15 de setiembre.

Granger tuvo varias idas y vueltas con la selección uruguaya, pero pese a ello no se siente en deuda por las veces que no estuvo. "Yo soy un profesional de esto, vivo de esto y está claro que siempre hay que pensar en el bien de uno", destacó a Ovación.

Fue convocado por primera vez a la selección en 2009, cuando el entrenador era Gerardo Jauri, pero Granger no fue y fue excluido de la Celeste por ese episodio.

Volvió a ser llamado en junio de 2012 para el Sudamericano que se disputó en la ciudad de Resistencia, en Argentina, donde el jugador fue clave y Uruguay terminó ese torneo en la tercera posición.

Para el torneo Premundial, que se disputó en 2013 previo al Mundial de España el año pasado, fue citado nuevamente, cuando el entrenador era Pablo López, pero el actual jugador del Efes Pilsen de Turquía optó por quedarse realizando la pretemporada con el Unicaja Málaga, de la ACB, Primera División española.

Ahora volvió y parece estar muy motivado con esta nueva citación. "La verdad que estoy muy orgulloso de poder volver luego de tantos años sin estar. Tengo muchas ganas y mucha ilusión. Voy a intentar ayudar al equipo en lo que pueda", declaró.

Una de las personas más importantes para conseguir la vuelta de Granger a la selección, además del propio jugador, fue el seleccionador Adrián Capelli, quién viajó a Europa para tener una conversación con él y contarle el proceso. "Es la primera vez que un entrenador va para allá (España) a hablar conmigo y contarme un poco el proyecto y el proceso de selección y la verdad es que me convenció bastante. Yo creo que tiene las ideas muy claras, se armó un lindo grupo. Es una pena las bajas de Esteban (Batista) y de Panchi (Gustavo Barrera), pero somos los que estamos y hay que dar un paso adelante", aseguró.

Sobre las chances reales que tiene Uruguay de lograr la clasificación a los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en 2016, el base sostuvo que "si queremos jugar los Juegos Olímpicos hay que ganarle a los mejores, tanto en la primera como en la segunda fase, así que no hay que pensar tanto en eso. Hay que jugar cada partido como una final, como si fuera el partido de nuestras vidas y dejar todo adentro de la cancha".

La Celeste iniciará la búsqueda de los Juegos Olímpicos el 31 de agosto a las 16:30 frente a Brasil, luego jugará ante Panamá, después enfrentará a República Dominicana y cerrará la primera fase el 4 de setiembre cuando juegue contra la selección mexicana.

A propósito de los rivales, el base asegura no conocerlos mucho, pero cree que las posibilidades están más creyendo en ellos mismos y no tanto mirando al resto. "Sinceramente no conozco el nivel de Brasil o Dominicana porque hace mucho tiempo que no juego acá, pero hay que ser conscientes de nuestras limitaciones y saber hasta dónde podemos aspirar. Podemos dar una gran sorpresa", agregó.

Conociendo sus limitaciones y con mentalidad positiva, Uruguay dará pelea en México.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados