SELECCIÓN

Las causas de una nueva ausencia de Uruguay en un Mundial

Los jugadores que estuvieron en España 1986 opinan sobre cómo se manejó el proceso de estas Eliminatorias rumbo a China 2019 y además, hablaron de lo que debe pasar para que la celeste pueda volver a la gran cita del básquetbol.

Uruguay en las Eliminatorias rumbo al Mundial de China 2019. Foto: Gerardo Pérez.
Uruguay en las Eliminatorias rumbo al Mundial de China 2019. Foto: Gerardo Pérez.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La institucionalización de los procesos de selecciones nacionales y formación de sus jugadores fue una de las grandes premisas del trabajo del Maestro Óscar Washington Tabárez cuando fue contratado en 2006 por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Fue el comienzo de un proceso que dio sus frutos y que le cambió la cara al fútbol uruguayo a nivel internacional. Los resultados están a la vista.

En 2013, la Unión de Rugby del Uruguay (URU) designó a Pablo Lemoine como head coach para encabezar un proyecto que tenía como principal objetivo la formación de jugadores en el Centro Charrúa. Dos años más tarde Los Teros regresaron a un Mundial después de 12 años y hoy se preparan para disputar su segunda Copa del Mundo de manera consecutiva.

Dos deportes diferentes apostaron a un mismo camino: un proceso. Sentar las bases, generar una identidad de juego, formar personas y jugadores representaron la grandes premisas.

En 2016, la Federación Uruguaya de BasketBall (FUBB) contrató a Marcelo Signorelli con ese mismo objetivo: tener un entrenador “full time” que se encargara de todas las selecciones nacionales, comenzando un proceso que abarcaba pelear por un lugar en el Mundial de China 2019 a nivel de mayores, pero además, recobrar la identidad del básquetbol uruguayo a partir de las formativas.

Uruguay festeja una histórica victoria ante Argentina. Foto: FIBA
Uruguay festejando una histórica victoria ante Argentina en Olavarría. Foto: FIBA

Todo iba bien. Se regresó a un podio juvenil Sudamericano en Sub 21 en Argentina y la Sub 15 fue subcampeona en Montevideo. A nivel mayor, la Celeste fue medalla de bronce en el Sudamericano 2016 de Venezuela, cumplió una muy buena labor en la AmeriCup 2017 en Montevideo (fue segunda detrás de Estados Unidos en el grupo) y la clasificación al Mundial estaba latente con resultados históricos como el triunfo ante Argentina en Olavarría el 23 de febrero de 2018.

Pero todo cambió el 1 de octubre de ese año. Signorelli fue cesado a falta de cuatro partidos para conseguir el objetivo mundialista y la FUBB, en un comunicado, alegó que la resolución se debía a que “el proyecto, si bien ha tenido una evaluación positiva en sus resultados deportivos, debió ser revisado en lo que refiere a su sustentabilidad organizacional”.

El cambio de timón

Foto: Leonardo Mainé
La FUBB y un giro de 180 gradosEn octubre de 2018 la FUBB cesó a Marcelo Signorelli, cortó ese proceso y apostó a la contratación del argentino Ruben Magnano.

La apuesta de la FUBB fue por el argentino Ruben Magnano, galardonado entrenador que llegó a Montevideo con el objetivo de poner a Uruguay en el Mundial después de 33 años.

Y no lo consiguió. Si bien el equipo uruguayo luchó hasta los últimos segundos en el partido frente a Puerto Rico en San Juan, la derrota dejó a la Celeste con las manos vacías.

Magnano no seguirá al frente del seleccionado de básquetbol y la federación deberá buscar otro rumbo, pero en el medio deberá replantearse muchas cosas para poder encarar un proceso serio y sobre todo, respetarlo.

Más de tres décadas 

España 1986 marcó la última aparición de Uruguay en un Mundial. Aquel equipo que dirigía Ramón Etchamendi tenía en el plantel a jugadores de la talla de Horacio “Tato” López, Luis Eduardo Pierri, Carlos Peinado, Álvaro Tito, Ramiro Cortés, Horacio Perdomo, Hebert Núñez, Joe Mc Call, Gustavo Szczygielski, Luis Larrosa, Gabriel Waiter y Juan Carlos Mignone.

“Esa fue una época hermosa del básquetbol uruguayo. Con varios de ese plantel nos tocó jugar el Mundial de Colombia 1982, el de España 1986 y los Juegos Olímpicos de Los Ángeles”, le contó a Ovación Álvaro Tito.

Álvaro Tito
Álvaro Tito: Entrenador de Trouville y exjugador de la selección uruguaya“Con una Liga local floja se hace difícil competir después en el plano internacional y cada vez va a ser más bravo clasificar a un Mundial”.

El ahora entrenador de Trouville resaltó el esfuerzo de la selección uruguaya en el camino a China 2019: “Dejaron todo y no se les puede reprochar nada. El plantel dio lo que podía dar. El tema es que muchos pensamos que se podía dar un poquito más y ahí creo que está el error, pero se pelearon todos los partidos, hubo un triunfo histórico contra Argentina y se hizo todo para clasificar, pero hay límites”.

Uruguay
Uruguay cayó el lunes con Puerto Rico y no logró la clasificación al Mundial de China.

Respecto a las chances de clasificación, Tito remarcó que “cada vez va a ser más complicado poder ir a un Mundial. A mí no me sorprendió perder con Puerto Rico porque teníamos mucho más parar perder que para ganar, pero lo rescatable es que se llegó al último partido con chances. Ahora hay que saber dónde estamos parados, cuáles son nuestras limitaciones, cómo es nuestra competencia interna y ver cómo se hace para ser competitivos otra vez. Uruguay estuvo pelo a pelo con todos, pero a la seriedad y el trabajo que tuvieron los entrenadores que encabezaron este proceso, hay que sumarle otras cosas, porque se mejoró en instalaciones para las selecciones pero no se puede medir todo desde el ganar porque no es ese el camino. Hay todo un contexto que el básquetbol uruguayo debe replantearse”.

La formación

Luis Eduardo Pierri fue otro de los mundialistas en 1986 y hoy se desempeña como coordinador de todo el básquetbol de Peñarol. “Estuvimos ahí pero a mí no me va el consuelo porque siempre fui muy autocrítico y me hacía responsable de cada circunstancia. Esta clasificación estábamos en condiciones de lograrla porque no era una utopía. Este grupo tenía todo para ir al Mundial. Puerto Rico me pareció el más suave de los últimos 20 años y no se pudo. Evidentemente fue un fracaso y ahora hay que pasar raya, hacer evaluaciones y cambiar. Acá generalmente se hace la fácil de modificar los entrenadores, pero lo que realmente hay que cambiar es el estilo del básquetbol uruguayo”, apuntó.

Luis Eduardo Pierri. Foto: Archivo El País.
Luis Eduardo Pierri: Mundialista en 1986 y Coordinador del básquetbol de Peñarol“Este grupo tenía todo como para ir al Mundial. Fue un fracaso y ahora hay que pasar raya. Hay que cambiar el estilo de nuestro básquetbol”.

El exjugador fue un poco más allá y analizó en profundidad: “Nos está faltando recambio y hay posiciones que adolecemos. No tenemos tiradores naturales y no tiene sentido que Uruguay no pueda formar un 3. Se complica no tener un nuevo Esteban Batista, pero un 3 hay que tener y si no lo tenemos, hay que formarlo, por eso digo que hay que replantearse muchas cosas. Esta eliminación es un mensaje para el básquetbol de formación, es un mensaje para rever cosas y cambiar. No podemos seguir en la locura de hacer siempre lo mismo porque quedó demostrado que los resultados no cambian. Hay que pasar raya, hacer autocrítica y que alguien levante la mano y diga ‘vamos a ir por un camino diferente a este’ porque se está construyendo sobre algo que está mal cimentado. Hay una base que no es sólida, que se cae, se cambia de entrenador para buscar soluciones y no va por ahí la cuestión”.

Carlos Peinado también estuvo en esa última selección mundialista y hoy se desempeña como comentarista en transmisiones de radio y televisión. Su opinión va de la mano con lo que dijo Pierri: “Con tener algunos buenos jugadores no alcanza. Hay que respetar los trabajos también. Hubo una buena generación con jugadores como Martín Osimani, Leandro García Morales y Esteban Batista que no pudo conseguir la clasificación y es un proceso que no se da de un día para el otro. Tenemos una carencia importante en la formación de jugadores y por eso cuesta una enormidad la renovación”.

Carlos Peinado. Foto: Archivo El País.
Carlos Peinado: Exjugador de la selección y actual comentarista“Hay una carencia importante en la generación de nuevos jugadores y eso complica los procesos de renovación que son muy difíciles”.

Pierri, por su parte, habló de la floja competencia interna y remarcó que “no es solamente eso”. “Tampoco se trata de un entrenador porque pusieron a un técnico para bajar líneas en todas las selecciones nacionales y por un problema con un jugador, lo sacaron. Hay un error y tal vez sea el momento de poner a un coordinador de selecciones que no dependa de una discusión y que tenga el apoyo y la confianza necesaria para trabajar tranquilo por lo menos durante un ciclo olímpico”.

Un mal manejo

Horacio Perdomo hoy se desempeña como entrenador y fue otro de los que estuvo como jugador en España 1986. El “Gato” fue crítico con el accionar de la FUBB y dijo que “el manejo terminó siendo muy malo. Sacaron a un entrenador faltando cuatro fechas por un problema que ya se sabe y se trajo a Magnano, que es de los mejores de América, pero que no dejó nada de enseñanza porque no solamente no logramos la clasificación sino que tampoco se podía asistir a sus prácticas ya que eran todas a puertas cerradas. Su ayudante era argentino y había un desconocimiento importante de los jugadores uruguayos. Quizá era una linda chance de aprendizaje para otros técnicos de acá y no se supo aprovechar como correspondía”.

Horacio Perdomo. Foto: Archivo El País.
Horacio Perdomo: Actual entrenador y mundialista en 1986“El cambio de entrenador no fue beneficioso para Uruguay y quedó demostrado que el problema no son los técnicos uruguayos”.

Perdomo pasó raya y cerró diciendo: “Hay que analizar por qué se llegar a tomar esas decisiones erróneas, estudiar bien qué se pretende hacer y tratar de tomar un buen camino”.

Uruguay verá otra vez el Mundial por televisión y ahora, la mira estará en llegar a Japón-Indonesia-Filipinas 2023. ¿Se podrá clasificar?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)