BASQUETBOL

Carlos Morales: “Si Durant e Irving se juntan, será la novela del siglo”

El analista histórico de la NBA y exentrenador de la selección de Puerto Rico habla de todo en entrevista con Ovación

Basquet

Desde que en 1891 un profesor de educación física llamado James Naismith inventó el básquetbol para disciplinar a los alumnos del Springfield College, la pasión por ese juego noble y adictivo se ha diseminado por el mundo de una manera inexplicable. Resulta difícil encontrar mejor muestra de su adrenalina que las finales de la NBA, algunos de cuyos partidos se juegan por primera vez en Canadá, lugar del que Naismith es originario.

Para analizarlas, pero también para hablar de las figuras de la mejor liga del mundo, Ovación dialogó hace pocas horas con el coach Carlos Morales, exdirector técnico de la selección de Puerto Rico y comentarista histórico de NBA por ESPN, cadena en la que este hombre radicado en Estados Unidos, pero orgullosamente puertorriqueño, ha formado un dúo fabuloso junto a su compatriota Álvaro Martín.

El siguiente es un resumen de la entrevista que Morales mantuvo con Ovación pocas horas antes del encuentro que disputarán hoy, domingo 2, a las 21 horas de Uruguay, los Toronto Raptors y los Golden State Warriors.

-¿Qué lo sorprendió más del primer partido de las finales y cuán efusivo diría que es el público canadiense?

-En las previas se había hablado mucho de que a Toronto le convenía plantear un esquema de menos posesiones para sacar de ritmo a Golden State, que juega muy rápidamente. Pero el que salió contragolpeando de inmediato, especialmente después de canastas hechas, fue Toronto. Y eso no solo me sorprendió a mí y a todos los que estaban viendo el partido, sino a Golden State. Respecto a la afición, te diría que aquí la situación es de locura. Lo que llaman el “Jurassic Park”, es decir las personas que se quedan en un área fuera del estadio porque no consiguieron boletos para entrar, consta de casi dos cuadras de pura fiesta. Luego, dentro del estadio hubo casa llena total, el público comenzó a hacer bulla una hora antes de que empezara el partido y nadie se quedó callado hasta que terminó.

-¿Qué méritos tienen los entrenadores de cada finalista? Por un lado, Nick Nurse, un debutante que parece desempeñarse tan bien en defensa y, en general, dentro de la cancha a la hora de hacer ajustes. Y, por otro, Steve Kerr, que es muy cercano personalmente a Gregg Popovich pero tiene un estilo más ofensivo y una forma de relacionarse con los jugadores más propia de Phil Jackson.

-En el caso de Nurse, está pasando la prueba con honores. Una de las cosas que debe tener un técnico en la postemporada es la capacidad de ajuste, algo que el ex entrenador de Toronto, Dwane Casey, con todo el respeto que se merece, no había demostrado. Kerr tiene una forma de dirigir que es un híbrido: se parece defensivamente y en términos de control del grupo a Popovich, aunque ofensivamente es similar a Mike D’Antoni, pues le da mucha libertad y apertura al juego tanto de transición como de media cancha. Finalmente, por su filosofía zen y su trato a los jugadores, tiene cosas de Phil Jackson. No me sorprendería para nada que Nurse pudiera ganar un campeonato en su primer año, porque además se está enfrentando a un entrenador que ya salió campeón cuando debutó.

-Parecería que los analistas subvaloraran permanentemente a Toronto. ¿Qué cuadro tiene un plantel más hiriente para quedarse con el anillo, considerando que Durant es una incógnita?

-Así es, lo subvaloran. Me llama la atención el modo en que está marcando Toronto, un equipo que cuenta con dos ex jugadores defensivos del año, como Marc Gasol y Kawhi Leonard, y con otros especialistas como Serge Ibaka -que fue parte de un equipo defensivo ideal de temporada-, Pascal Siakam -que tiene una longitud, una flexibilidad y una capacidad atlética notables-, Fred VanVleet -que pone presión sobre el balón cuando sale a la cancha- y Danny Green, un auténtico experto. Siempre se ha hablado de la buena defensiva de Golden State, pero uno se queda corto hablando de la de Toronto. Quizás, la estrategia de Steve Kerr en el primer partido haya sido frenar a Leonard, cosa que consiguió. Pero se encontró con una sorprendente versatilidad del contrario en ataque. Considerando que no se sabe cuándo volverá Durant, la respuesta a tu pregunta sería: en caso de que Golden State tenga ventaja, es mínima.

-¿Tiene algún sentido preguntarse si es mejor Durant, Leonard o LeBron James, cuando cumplen funciones distintas y muchas veces son comparados con estrellas que ocupan otra posición en la cancha?

-Es una costumbre muy estadounidense tratar de establecer quién es el mejor individualmente dentro de los deportes colectivos, cuando quizás lo más apropiado sería saber cuál es el mejor equipo y punto. Pero no nos engañemos: para el fanático casual esa costumbre vende bastante. Por eso hay hinchas que cambian de equipo según adonde vaya su ídolo. La NBA lo tiene bastante claro y le saca punta desde que llegaron a la liga al mismo tiempo Magic Johnson y Larry Bird y, más tarde, Michael Jordan. El comisionado David Stern hizo mucho por valorar al individuo por sobre el equipo, lo cual trajo enorme atención mediática. Pero a mí hablar del mejor jugador no me hace demasiado sentido.

-¿Por eso es tan raro que figuras como Manu Ginóbili o Andre Iguodala -que llegó a Golden State tras ser una estrella en Philadelphia- hayan resignado la titularidad y un rol más protagónico en pos del bien común?

-Sin lugar a dudas, ambos rompieron el molde. Al principio no aceptaron ese rol con gusto, porque seguramente pensaron que podían dar más. Pero trascendieron pensando en qué le convenía a su equipo. Y eso los hace especiales. Tal vez ambos lleguen al Salón de la Fama sin haber sido titulares durante gran parte de su carrera. Ginóbili estará seguro, y a Iguodala yo lo incluiría solamente por lo que concedió para que Golden State tuviera éxito.

-¿Qué cree que pasaría si se juntaran en los New York Knicks -una franquicia bastante disfuncional- Kevin Durant y Kyrie Irving?

-Podría ser la novela del siglo. La expectativa aumentaría inmediatamente y todo el mundo empezaría a hablar de ganar campeonatos, cuando realidad no es tan fácil porque tienes que establecer una química determinada y debes rodearte de otros jugadores de calidad. Entonces, la gente que no sabe mucho creerá que ganarán sí o sí. Pero si no se diera, con las historias y los periódicos amarillistas que hay en Nueva York, sería un fenómeno interesante de ver. Claro, interesante como un choque de trenes: ¡para nada agradable! (risas).

-Para terminar, usted es un apasionado del básquetbol desde que tiene memoria, y cada vez más. ¿Qué otra cosa le da paz y felicidad?

-Sinceramente pasar el tiempo con mis hijos y con mi señora y disfrutar el modo en que mis nietos van superando etapas en el comienzo de sus vidas. Es algo realmente hermoso. El mayor tiene cuatro años, y lo he estado siguiendo desde bebé. La verdad es que yo soy bastante casero y familiar, y poder compartir una velada con mis hijos y con mis nietos me hace la semana completa y me hace feliz.

humildes

Estrategas y cracks sin ego

Cuando Ovación le pregunta cuáles son los cracks con menor ego que ha conocido, Morales no duda en mencionar a Steve Nash, Stephen Curry, Marc Gasol, José Juan Barea y Ron Adams. Respecto al MVP y al mejor entrenador de la temporada, el coach elige a Giannis Antetokounmpo y a Mike Budenholzer, aunque aclara que ha habido muchos técnicos que consiguieron cosas inesperadas, y estima que la prensa votará mayoritariamente no a Antetokounmpo, sino a James Harden.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)