Básquetbol

El camino a la gloria

Malvín venció a Trouville en la quinta final de la Liga Uruguay se consagró campeón por cuarta vez en las últimas nueve temporadas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Finales. El Palacio Peñarol recibe a los mejores del torneo.

Fue el mejor del torneo clasificatorio, luego bajó su nivel en la Súper Liga, que lo llevó a ser el tercero de la fase regular, en playoffs tuvo altibajos y en las finales llegó a su mejor versión.

Malvín comenzó su recorrido hacia su cuarto título en setiembre de 2014, y hoy, siete meses después, logró el objetivo. El Clasificatorio empezó muy bien para el azul de la playa, dejaba a sus equipos por debajo de los 60 puntos con su defensa, y siempre mantuvo el primer puesto de la tabla. El récord del equipo fue de 10 partidos ganados y sólo dos perdidos. Terminó como único líder.

En el medio tuvo participación internacional, donde también le fue muy bien, porque hizo la mejor campaña de su historia en Liga Sudamericana (perdió en semifinales) y realizó un digno papel en la Liga de las Américas.

Luego volvió al torneo local, y en la SuperLiga parecía que arrollaba a los rivales, pero una seguidilla de cinco derrotas en siete partidos jugados lo marginó a la segunda posición para jugar los playoffs.

Allí se encontró a Goes, un rival que ya le había ganado dos veces en la temporada regular y que vendió cara su derrota. Además, en el medio de esa serie, el azul de la playa tuvo que cambiar de extranjero por la partida de Richard Chaney. En su lugar, llegó Kennedy Winston, que ya había reforzado al club en Liga de las Américas.

El playero sorteó la serie 3-1, y en semifinales se encontró con un Hebraica Macabi crecido, que venía de eliminar muy bien a Aguada, pero días antes de comenzar esa serie, se dio otro cambio de extranjero, ya que el cuerpo técnico y la dirigencia resolvieron cortar a Rubén Garcés por bajo rendimiento, y en su lugar vino Terence Dials, un jugador desconocido para Uruguay.

Con más dudas que certezas, el equipo de López perdió el primer juego con el macabeo, pero se repuso al ganar el segundo. También perdió el tercero, pero en el segundo tiempo del cuarto encuentro y en todo el quinto se vio la mejor versión del equipo en el año, y Malvín terminó aplastando a Hebraica en el quinto juego por 75-47.

En las finales enfrentó a Trouville, equipo que venía de eliminar jugando muy buen básquetbol, a Atenas. El rojo se impuso 75-62 en el primer juego, con mucha autoridad. Pero luego, el vigente campeón mostró su jerarquía y dio vuelta la serie ganando los cuatro partidos consecutivos (79-56, 77-54, 62-59 y 66-55) con los que llegó a su cuarta copa en nueve temporadas. Histórico para el club.

El playero terminó la temporada con un récord de 27 partidos ganados y 12 perdidos, lo que lo corona como mejor equipo del torneo una vez más..

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error