BÁSQUETBOL

El arquitecto del ascenso

Diego Cal llegó a las formativas de Capitol en 2013 y el viernes hizo historia

Foto: Gerardo Pérez
Diego Cal en acción en la definición. Foto: Gerardo Pérez

Todavía no caemos. No lo podemos creer”. Las palabras son de Diego Cal, el entrenador de Capitol que en 2013 llegó a las formativas del club y que en su segundo año como entrenador en jefe, hizo historia.

Es que el sueño de Capitol está cumplido: el equipo venció a Lagomar 82-70 en la tercera final por el segundo ascenso y después de casi cuatro décadas, regresará al círculo de privilegio del básquetbol uruguayo.

Y no fue fácil. Nunca lo es para un club que la remó de atrás desde el inicio de la temporada, pero que se metió en la Liguilla para luego ir por el gran premio.

El equipo de Diego Cal finalizó la temporada regular en el sexto lugar con ocho triunfos y cinco derrotas. Luego, en la Liguilla, culminó séptimo y debió enfrentar al segundo, nada menos que Cordón.

Capitol se hizo fuerte y en cuartos de final se empezó a convencer de que podía haber una luz al final del camino.

“Sacar de la lucha por el ascenso a Cordón nos potenció muchísimo en lo deportivo y sobre todo en lo anímico. Fue una serie clave para nosotros”, le contó Diego Cal a Ovación.

Pero más allá de las cosas buenas, el “Metro” tuvo sus parates y eso pudo haber complicado las cosas: “No está bueno parar de jugar y después no saber cuándo lo volvés a hacer. Se hace bravo mantener la motivación con esas cosas, pero por suerte conseguimos el objetivo”.

En su segundo año al frente del primer equipo de Capitol, Cal explicó cuáles fueron las claves para lograr el ascenso: “El año pasado intentamos armar un plantel para mantenerlo esta temporada y en gran parte no pudimos. Solo repitieron Héctor Silva, Lucas Bosca y Juan Wenzel. Así y todo llegaron hombres importantes y se armó un muy lindo grupo que siempre tiró del carro para el mismo lado. Defensivamente fuimos muy buenos en toda la temporada y crecimos mucho en ese aspecto en los playoffs porque ahí pensábamos que iba a estar la clave para hacernos fuertes. En la ofensiva tuvimos muy buen juego colectivo y el no depender de un solo jugador nos facilitó las cosas”.

Capitol ya es de Primera. Los jugadores y el cuerpo técnico todavía no cayeron. Diego Cal fue el arquitecto del ascenso y se ilusiona con poder dirigir la Liga Uruguaya: “Tengo una alegría inmensa por lo que conseguimos y es un gran orgullo para mí. Ahora debemos disfrutar de este momento pero sería un placer dirigir al club en Primera División”.

Diego Cal por tres

¿Se habían puesto el objetivo de ascender?

Cuando armamos el equipo para esta temporada, sabíamos que jugábamos con la meta de ascender, aunque sabíamos que iba a ser algo muy difícil por cómo es el Metropolitano, pero nos teníamos mucha fe.

¿Qué tuvo Capitol para conseguir el ascenso?

Yo pongo al grupo por encima de todo. Los jugadores entendieron cada uno su rol y el equipo funcionó muy bien para terminar quedándose con el ascenso.

¿Son conscientes de que hicieron historia?


La verdad no. Después del partido y de la euforia empezamos a darnos cuenta de que Capitol hacía muchísimos años no estaba en Primera División. Muchos niños y jóvenes jamás lo vieron jugar Liga Uruguaya y varios veteranos soñaban con este momento que al final llegó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º