Básquetbol

La apuesta es a la defensa

Si pretende igualar la serie, Trouville deberá bajar el goleo de Malvín y tienen que aparacer las figuras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Agustin Martínez

A Trouville no le queda otra que volver a sus raíces: la defensa. El equipo de Álvaro Tito ganó la primera final en base a una espectacular tarea defensiva —sustentada en Young, Colmenares y Bascou— ya que ese aspecto hace que Malvín no encuentre soluciones fáciles en ataque.

En la primera final el equipo de López apenas sobrepasó los 60 puntos (62) y eso hizo que Trouville se quedara con el punto. Esa noche, los rojos de Pocitos mostraron una intensidad espectacular y una concentración envidiable a la que deberá regresar si pretende seguir ilusionado.

Está claro que hay jugadores que tienen que levantar su rendimiento. Santiago Vidal está en el debe porque no ha logrado sacar a relucir su fortaleza en la marca ni sus habilidades en el traslado de la pelota y el equipo lo ha sufrido. Incluso, desde el banco, Trouville ha encontrado buenos minutos de Manuel Romero.

Además, debajo del cesto tanto Young como Colmenares no han podido sacar ventaja en los dos últimos juegos sobre los pivots de Malvín.

Por último, Joaquín Izuibejeres no ha logrado ser el protagonista ya que ha sido muy bien marcado por Winston.

Trouville aún está con vida e intentará igualar la serie.

EN EL DEBE...

Santiago Vidal.

El "Pepo" es quizás el jugador que más está en el debe en Trouville. Entreverado, ofuscado y, por momentos, obsesionado con su gol.

Joaquín Izuibejeres.

El capitán fue la estrella en la primera final pero en los últimos dos partidos estuvo bien marcado y el equipo lo sintió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados