ENTREVISTA

Alejandro Sánchez Varela: la renovación

El arbitraje uruguayo se está profesionalizando cada vez más con una nueva camada de jueces jóvenes de proyección internacional.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

A los 17 años vio un aviso de la Escuela de Jueces de la Federación Uruguaya de Basketball que llamaba a aspirantes para hacer sus cursos. La curiosidad le ganó, fue, lo hizo, lo terminó y ahí nació una pasión: el arbitraje.

Alejandro Sánchez Varela (37) es uno de los principales hombres del referato uruguayo actual en el básquetbol y tras haber arbitrado el Mundial de España 2015, sueña con llegar nuevamente a la gran cita y también se ilusiona con los Juegos Olímpicos.

Dueño de una gran personalidad que lo llevó a sacar partidos muy complicados adelante, está en permanente consideración en el plano internacional.

“Soy fanático de la NBA desde chico. Ahí nació mi amor por el básquetbol, incluso de grande fui a ver varios partidos y es espectacular. Nunca jugué a nivel de federación, pero sí lo hice socialmente desde los 12 hasta que a los 17 años vi ese aviso en el diario El País y fui. Me enganché. Fue raro porque estoy seguro que más del 90% de los árbitros jugaron y por una razón u otra dejaron para luego dedicarse al arbitraje”, le contó Alejandro Sánchez Varela a Ovación mientras no dejaba pasar oportunidad de tirar al aro en el gimnasio de la Unión de Veteranos del Uruguay: “Jugaba bien, ¡eh!”, tiró entre risas.

Su caso es similar al de Alberto Arenas, quien en octubre de 2017 se retiró del arbitraje luego de más de 30 años de actividad y había comenzado igual: vio un aviso en el diario y se metió en el curso de árbitros.

Foto: Marcelo Bonjour

Pero si el amor por el arbitraje sigue, Sánchez Varela va camino a superar en años la carrera de Arenas, ya que hoy con 37 lleva 20 años arbitrando. “El curso lo hice a los 17, a los 23 me ascendieron a primera categoría y desde los 27 soy árbitro FIBA”, explicó.

Y dentro de las experiencias como árbitro internacional, la del Mundial de España 2015 se roba toda la atención. “Me tocó estar en un grupo de 40 jueces que fuimos a ese torneo. Es una experiencia inolvidable estar ahí. Yo solo arbitré en primera fase y para la segunda quedaron los 20 de más trayectoria, pero arbitré seis partidos y tres de ellos a Estados Unidos que tenía a Stephen Curry y James Harden entre otras figuras. Eso me sirvió muchísimo para aprender y seguir creciendo de cara a todo lo que se vino después”.

Eso lo catapultó a Sánchez Varela en el plano internacional, ya que luego llegaron designaciones importantes para su carrera: en 2016 arbitró finales de la Liga Sudamericana de Básquebtol, hecho que también repitió en 2017; el año pasado estuvo en la Liga de las Américas, en cuadrangulares de primera fase y también el Final Four, fue elegido para arbitrar la AmeriCup en Colombia y luego hizo la final entre Argentina y Estados Unidos, y a nivel local hizo cuatro de las siete últimas finales entre Aguada y Hebraica Macabi.

Como por si eso fuera poco, en noviembre fue designado para las ventanas de Eliminatorias en el nuevo formato de FIBA y primero le tocó arbitrar Venezuela-Colombia y luego Estados Unidos-México.

“Yo estuve en el último Preolímpico, ahora me tocó estar en las primeras ventanas y la verdad que el cambio es brutal y también espectacular, porque vos en un torneo único tenés partidos con 50 personas y solo el del local va a estar a estadio lleno. Ahora, con este sistema parecido al fútbol, ves las canchas llenas, un fervor importante y todo eso es una motivación extra para todos, incluso para nosotros los árbitros, más allá de que no cambia mucho jugar con cancha llena o vacía a la hora de arbitrar, pero es como que te falta algo y ahora el clima de Eliminatorias está muy lindo”, contó.

Y si el 2017 fue bueno, el 2018 arranca de la mejor manera. Sánchez Varela fue designado para arbitrar dos cuadrangulares de Liga de las Américas entre enero y febrero en Chile y en Brasil, y en febrero volverá a impartir justicia en duelos de Eliminatorias. Primero estará en Venezuela-Chile y posteriormente viajará hacer Estados Unidos-Puerto Rico.

Todas esas designaciones con posteriores actuaciones, dejaron muy contento a Sánchez Varela, quien ya está listo para afrontar otro año de mucha participación internacional. “La verdad que me pone feliz porque yo hago esto porque me gusta, es una pasión. No lo hago por dinero ni otra cosa. Me encanta arbitrar y lo hago con sumo gusto cada vez que me toca hacerlo”, dice.

EN 2002

Un partido que le marcó la carrera.

Los árbitros de básquetbol recorren todas las canchas y a veces deben soportar muchas cosas. Alejandro Sánchez Varela recordó un encuentro del año 2002 entre Verdirrojo y Ateneo de Piriápolis. “Era un partido muy complicado porque en la primera rueda había pasado algo en Piriápolis y el clima en el Cerro estaba muy salado, no había buen ambiente. Pero allá fuimos con Roberto Mouradian y salió notable, hasta incluso expulsamos a un jugador y nos querían comer crudos, pero estuvo bien sacado. Nos felicitó mucha gente después y varios lo recuerdan. Fue un partido que me marcó. Ahí dije ‘esto sí es para mí’”.

Un gran cambio.

El arbitraje uruguayo está en pleno proceso de renovación. El retiro de varios referentes como Isaac Glass, Roberto Mouradian, Alberto Arenas y Héctor Uslenghi obligaron a catapultar a nuevos árbitros que vienen cumpliendo con buenas actuaciones y cada vez son más lo que son designados para actuar a nivel internacional.

“Se le está dando oportunidades a mucha gente joven que por supuesto tiene capacidad para arbitrar. Hubo un cambio muy grande en ese sentido porque la salida de varios jueces de la vieja escuela llevó a eso. Lo bueno es que esos mismos que se retiraron hoy son parte de la Comisión Técnica y aportan toda su experiencia en las cosas nuevas que se están llevando a cabo.

¿Cómo se trabaja en la Comisión Técnica? La Federación Uruguaya de BasketBall (FUBB) tiene un Departamento Arbitral y ahí hay varios organismos que trabajan en la Escuela Nacional de Árbitros, en las designaciones, los reglamentos y la Comisión Técnica.

Hoy en día, se está profesionalizando la gestión y la educación hacia los árbitros con gente de mucha experiencia en esta asignatura. “Eso es clave porque tipos que arbitraron durante muchísimos años en la FUBB y también en el plano internacional, hoy están dando una mano con eso. Ahora los árbitros después de cada partido tenemos devoluciones con videos, ya sea para marcar errores o también aciertos, hay reuniones prácticamente que semanales, algo que antes no existía y nos tiene muy conformes y contentos porque es una manera de crecer y profesionalizarnos para después volcar todo el aprendizaje en la cancha”, dijo Alejandro Sánchez Varela.

Reuniones en las que se tocan varios puntos, actualización de reglas y los partidos en una plataforma digital son algunos de los aspectos que forman parte de este proceso de profesionalización arbitral. “Una cosa es que te hablen de una jugada puntual y te digan un parecer y otra muy distinta es que puedas ver las imágenes. Eso se hace cada vez más y es como debe ser”, remarcó.

“Hubo un gran cambio y el arbitraje en Uruguay se está profesionalizando para mejorar cada día”

Alejandro Sánchez VarelaÁrbitro uruguayo de básquetbol

Ser árbitro.

No es fácil tomar el silbato y salir a una cancha, pero Alejandro Sánchez Varela lo hace con amor y dedicación. “Es una pasión. Me encanta arbitrar. A veces te tenés que bancar a la gente que te grita, pero yo ya me acostumbré porque cuando la cancha está llena, por ejemplo en el Palacio Peñarol, no escuchás nada, te pueden putear en colores y no sentís. Ahora, en una cancha chica, puede que una o dos personas te griten y te sacan”.

Ahí es donde entra a jugar la personalidad de cada uno a la hora de cumplir su función. Algunos se calientan, se van furiosos a su casa y otros ya están totalmente acostumbrados. Lo toman como parte de la profesión. “Yo no me caliento, es más, a veces me río con alguna puteada porque te da gracia”.

Pero no se trata solamente de saltar a la cancha y arbitrar. Hay que prepararse. “Tenemos varios aspectos. Uno es el físico. La Unión de Jueces Oficiales de BasketBall (UJOBB) tiene un profe con clases en el Cefubb. Yo no voy porque es de noche y me queda muy lejos, pero entreno con la rutina que nos marcan y además voy al gimnasio y salgo a correr. Pero por otra parte, está el tema del reglamento, de estar actualizado y sobre todo preparar los partidos. A nivel local ya prácticamente nos conocemos todos, pero en lo internacional requiere un scouting previo, charlas y videos de internet”, explicó.

Alejandro Sánchez Varela disfruta de la profesión y quiere seguir cumpliendo objetivos en una labor que no es sencilla: “Es una tarea de mucha exposición, hay que tomar decisiones y lo importante es que la mayoría sean buenas, pero siempre hay errores. Convivimos permanentemente con el error”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)